8 mayo, 2019

Hace un mes nadie trabaja en la obra de la Casa en el aire

El parque Casa en el Aire será una edificación de cuatro niveles, con musicalización permanente y exhibición de objetos que fueron de propiedad del homenajeado, Rafael Escalona Martínez, como cuadros, vestuario, letra de sus canciones, y demás contará con mirador, terraza, patio verde, baños, ascensores, espejo de agua y acceso a un túnel en el segundo nivel, entre otros.

Desde hace más de un mes la construcción de la Casa en el Aire está detenida. El lugar ubicado en la carrera novena en inmediaciones de la DPA luce abandonado y las varillas al aire libre están acompañadas de montañas de arena y el pasto que sigue creciendo. En la obra solo se halló un trabajador.

En un acto simbólico de la Gobernación y la Alcaldía, denominado ‘Entregatón de Obras 2018’,  se puso la primera piedra el 24 de diciembre del 2018 a la edificación que se le invertirán en un inicio $6,398 millones  gestionados por la Gobernación en el Sistema General de Regalías para ser ejecutados por la administración municipal a través de licitación pública. 

Pero desde hace un mes la obra no avanza, al parecer por contratiempos en los diseños. Igual que con la renovación de la plaza Alfonso López y la plaza de Patillal, los diseños se hicieron a través de un convenio con la Universidad Nacional.

El cambio en los diseños fue en la primera fase, la de cimentación. Para poder expedir la licencia de construcción los encargados de la obras debieron acoger las recomendaciones de una de las curadurías urbanas del municipio y trasladar toda la obra siete metros del lugar donde había iniciado. ¿Por qué? El diseño original de la Universidad Nacional tocaba el cerro de Cicolac que no está bajo propiedad del municipio y sobre todo es zona protegida.

Eso implicó nuevos parámetros, por ejemplo,  de 13 a 15 Caisson, que son un tipo de cimentación semiprofunda utilizada cuando los suelos no son adecuados para cimentaciones superficiales por ser blandos.   

Ante eso, el contratista manifestó preocupación. “Resulta angustioso para nosotros como ejecutores que revisando el componente (cimentación) el cual estamos abarcando constructiva, técnica y administrativamente evidenciamos cambios en su estructura o diseño, originando éstos retroceder en el proceso constructivo, trayendo consecuencias nefastas respecto a los tiempos, además de los costos que originan tales cambios”, manifestó el contratista en un documento firmado por su representante legal, Johana Vergara Abello.

A la obra se presentaron dos proponentes, sin embargo, uno solo de ellos resultó estar hábil: el Consorcio Broers Constructores con una propuesta de 6.893 millones de pesos.  El otro, el  Consorcio Ingome,  no fue hábil en ningún punto. No hubo competencia de ofertas.

A la preocupación del contratista, la administración municipal respondió que “en cualquier tiempo el municipio puede hacer cambios en el diseño, planos o especificaciones técnicas de la obra, y que si ello implica la extensión del plazo inicialmente pactado, el ajuste de las cantidades de obra estimadas en el presupuesto, podrá hacerse lo pertinente mediante los procedimientos a que haya lugar”.

“PARA NO DESTRUIR, MEJOR ESPERAR”

Igualmente, trasladar la obra siete metros implicó reformas en la construcción de las instalaciones hidrosanitarias y eléctricas. “El tema está en que queremos que la Universidad Nacional defina por dónde  van las tuberías de esa red antes de entrar a fundir las losas o el concreto que va a soportar la estructura  para no tener que romper la estructura después”, detalla Jorge Maestre, secretario de Obras Públicas. Esa espera de aclaraciones, complementa, es la que tiene pausada la obra que en inicio tenía un plazo de 11 meses desde la firma de ejecución del contrato el pasado 29 de noviembre del 2018.

Pero no es la única aclaración que esperan. Los diseños eléctricos no estaban acordes  a la normatividad que establece el Retie (Reglamente técnico de instalaciones eléctricas) y el Retilap (Reglamento técnico de alumbrado público). La Universidad Nacional como consultora y diseñadora debe dar claridad para evitar impedimentos con empresas como Electricaribe que en un futuro signifiquen volver a parar la obra.

“Son detalles de diseño, es una estructura compleja, en concreto monolítico a 25 metros de altura, el equivalente a casi ocho pisos. Es una estructura que necesita de un alto nivel de ingeniería. Esperamos y tenemos toda la certeza que el día viernes tendremos los resultados y las aclaraciones para poder hacer el reinicio el día lunes”, argumenta el secretario de Obras.

El parque Casa en el Aire será una edificación de cuatro niveles, con musicalización permanente y exhibición de objetos que fueron de propiedad del homenajeado, Rafael Escalona Martínez, como cuadros, vestuario, letra de sus canciones, y demás contará  con mirador, terraza, patio verde, baños,  ascensores, espejo de agua y acceso a un túnel en el segundo nivel, entre otros.

La edificación también ha recibido críticas por su posición. El escritor Alonso Sánchez Baute señaló en una columna que una vez terminada la afluencia de turistas ocasionará caos en una de las avenidas principales de la ciudad, además no hay parqueaderos cerca.

Del cumplimiento de la promesa de reiniciar la construcción este lunes depende el no dar vuelo a aquellos comentarios que hablan de que la Casa en el Aire se está como su nombre.