12 junio, 2020

¿Quiénes podrán salir durante el toque de queda en Valledupar?

Según explicó el secretario de Gobierno solo las droguerías estarán autorizadas para abrir durante el toque de queda y deberán trabajar con domiciliarios.

José Botello sigue andando en su bicicleta buscando una solución para su vida mientras consigue un empleo. 

FOTO/JOAQUÍN RAMÍREZ.

A pocas horas de que inicie el toque de queda en Valledupar, Cesar, los ciudadanos aún tienen dudas de cómo será adoptada la medida y cuál es su diferencia frente a la ley seca.

Lee también: Anuncian toque de queda en Valledupar a partir de este sábado

En ese sentido, el secretario de Gobierno, Luis Galvis, dijo que “la ley seca es un decreto que prohíbe en toda la ciudad el expendio y consumo de bebidas embriagantes”.

En esta oportunidad, la medida que iniciará a partir del sábado desde las seis de la tarde, es un toque de queda que prohíbe la circulación de personas para cualquier tipo de circunstancias.

El funcionario enfatizó que “desde las seis de la tarde del sábado arranca el toque de queda hasta las cinco de la mañana del día martes, espacio de tiempo donde los vallenatos no deberían estar en las calles porque esto sería motivo de amonestación”.

Los únicos autorizados para continuar laborando son las droguerías, pero por medio del servicio a domicilio, en ese orden de ideas, los motociclistas que laboren con este tipo de establecimientos deberán tener la respectiva identificación y no deberán prestarse para el expendio de licor”, dijo Galvis.

El secretario de Gobierno añadió: “La medida es excepcional para las droguerías y expendedores de medicamentos, solo ese tipo de establecimientos podrán prestar el servicio a domicilio, quien no tenga que ver con esta labor no podrá ser sorprendido en la calle durante el toque de queda”.

Luis García, secretario de Gobierno de Valledupar. Foto: Joaquín Ramírez.

¿Y EL PICO Y CÉDULA?

Según la Secretaría de Gobierno las personas que tengan pico y cédula los días sábado, domingo y lunes serán organizadas, numéricamente, para que puedan realizar sus compras los tres primeros días de la semana siguiente.

Según el secretario, el denominado ‘Toque de queda por la vida’ no es de carácter económico, sino un tema de salud. “La medida tiene un fundamento claro y contundente, el cual radica en el comportamiento de la ciudadanía. El fin de semana anterior más de 200 personas estaban voladas de manera irresponsable en el Balneario Hurtado, donde se pudo apreciar a padres de familia con menores de edad que no estaban en los tiempos estipulados para su esparcimiento y realización de actividad física al aire libre”, dijo el secretario.

No dejes de leer: Conoce las excepciones del toque de queda en Valledupar

Así las cosas, a raíz de los 8.900 comparendo que se han impuesto en la ciudad, la medida es decretada para que se retome el control, debido a que los vallenatos están irrespetando las normas.

CRÍTICA DE LOS COMERCIANTES

Pese a que desde la administración municipal sostienen que la medida está diseñada para mantener el orden en la ciudad, desde la Federación Nacional de Comerciantes del Cesar, Fenalco Cesar, las críticas contra esta gestión no se hicieron esperarar, puesto que “la medida va en contra de la reactivación del comercio”.

Y es que para el sector la situación pasaría de castaño a oscuro, pues según manifestó Octavio Pico Malaver, director de Fenalco Cesar, dejar de producir durante el 20 % de los días de la semana significará la quiebra para muchos.

Según el Departamento Nacional de Estadísticas, Dane, el 2019 fue un año donde el sector comercio, hotelero y de los restaurantes generó el 33,8 % de los empleos en Valledupar, lo que significa un aproximado de 57.086 personas.

Te puede interesar: “El toque de queda en Valledupar representa un golpe para los comerciantes”: Fenalco

Una de esas personas empleadas el año anterior, ahora deambula en bicicleta por Valledupar sin nada que hacer. Su nombre es José Botello, quien pasó a integrar el listado de desocupados que, en abril, con un promedio del 20.7 %, ha sido el más alto en toda la historia en la Ciudad de los Santos Reyes.

Yo tengo un negocio dedicado a las variedades, pero debido a que no pudimos seguir tuve que dejarlo. Ahora después de tres meses de no hacer nada y que tengo en mente retomar el negocio surge una medida que a todas luces significa ponerle ‘un freno de manos’ a la reactivación laboral. No veo el motivo que por unos desadaptados pague toda una ciudadanía”, concluyó.

POR: ROBERT CADAVID/ EL PILÓN