22 mayo, 2020

Prevén 700 millones de pesos para el arbolado urbano de Valledupar

El proyecto de la Gobernación del Cesar contempla: recuperación, erradicación de árboles sin solución y siembra de árboles; así como el Vivero Departamental donde en cinco hectáreas sembrarán dos millones de árboles frutales y maderables.

Las plagas y/o parásitos dañan a gran parte de los árboles de Valledupar.

FOTO/ Joaquín Ramírez/EL PILÓN

Valledupar a pesar de ser identificada como una “ciudad verde” de Colombia, con más de 70.000 árboles, aproximadamente el 70 % de ellos están enfermos. De acuerdo al Plan Arbolado de la capital del Cesar, el crecimiento poblacional está dejando un déficit de aproximadamente 70.000 árboles, si se tiene en cuenta que se necesita por lo menos un árbol por cada tres habitantes, según lineamientos de la Organización Mundial de la Salud.

Lee también: Este viernes se realizará el foro virtual ‘Hablemos del árbol’ en Valledupar

La administración anterior dejó por escrito en el Plan de Arbolado, que sirve de base al gobierno de Mello Castro, que el rápido crecimiento espacial y demográfico de las ciudades, unido a la reducción de espacios verdes, fragmentación de ecosistemas urbanos, focos de contaminación, entre otros factores, han traído un sinnúmero de impactos ambientales y sociales. Estos impactos han generado la necesidad de una planificación urbana integral, que contemple los espacios verdes y parques urbanos como eje fundamental en la apuesta de desarrollo.

En este sentido, de acuerdo a la asesora de la Oficina de Planeación de Valledupar, Castro Martínez, los bosques urbanos en las últimas décadas han cobrado importancia siendo reconocidos y valorados en el desarrollo de las ciudades. Estas áreas deben responder a expectativas sociales, urbanísticas y ecológicas que la ciudad demande de ellas. Por tal motivo, es necesario estudiar y conocer cómo mantener y conservar el arbolado urbano para lograr maximizar los beneficios de este hacia sus residentes.

En ciudades cálidas la arborización mejora el micro clima influyendo en la radiación solar, el movimiento del aire, la humedad, la temperatura, protege contra las fuertes lluvias y regula la escorrentía. Se ha comprobado que los arboles urbanos limpian el aire produciendo oxígeno a través de la captación de gases como el dióxido de carbono y la filtración del material particulado (polvo)”, explicó la funcionaria encargada del medio ambiente en el municipio.

No dejes de leer: EL PILÓN abre un espacio para hablar de los árboles de Valledupar

A nivel nacional e internacional Valledupar es conocida por el vallenato y su Festival; así como por la imagen acogedora y placentera que brinda a través de su amplia cobertura arbórea y a la que le debe la denominación de ‘Ciudad verde’. La gran mayoría de sus especies están representadas por los géneros Cassia, Tabebuia, Crescentia e Inga, entre otras, con nombres comunes como acacias, cañaguates, guanábanos, cedros, ceibas y una importante variedad de especies foráneas adaptadas al medio local como los mangos, eucaliptos y cítricos.

Una de las estrategias establecidas en el Plan de Desarrollo de la Alcaldía de Valledupar es ejecutar el Plan de Manejo del Arbolado Urbano, que se torna como una primera herramienta para diagnosticar la gobernanza y el estado del arbolado urbano.

El Plan de Manejo de Arbolado es articulado con las entidades locales y departamentales, así como Corpocesar, Electricaribe, organizaciones ambientales, Policía y comunidad en general, donde cada funcionario tiene una responsabilidad específica, pero a raíz de la covid-19 nos ha tocado reunirnos de manera virtual y atender algunos casos urgentes donde se vea el riesgo para mitigar un poco la ocurrencia de cualquier problemática que se presente en materia de árboles”, acotó Castro Martínez.

ESPECIES

De acuerdo al inventario forestal realizado por Aseo del Norte hay 68.879 árboles en la ciudad de Valledupar, de los cuales el 85 % de estos son frutales, siendo el mango la especie más predominante. Así mismo, según el Comité Agropecuario del César (2013), de los 70.000 árboles que tiene Valledupar, el 70 % está afectado, especialmente por comején y hormiga arriera.

Te puede interesar: El papel de los árboles en la sostenibilidad de la ciudad

De acuerdo con el ingeniero forestal Luis Alberto Guerra, entre las especies más destacadas en Valledupar están el guasimo, mamón, maíz tostao, aceituno, mango, almendro, matarratón, roble morado, campano, algarrobillo, uvita, tamarindo, naranjo, limón, totumo, corazón fino, flor de la reina, entre otras.

El experto aseguró que existen cerca de 160 especies sembradas en las calles, de las cuales 70 son nativas y 90 exóticas o traídos de otras localidades.

PROBLEMAS FITOSANITARIOS

Entre los problemas fitosanitarios de los árboles de Valledupar, según Guerra, está la presencia de plagas o parásitos como sajarito, comején, barba de nido y mosca del mango; así como colocar tanques de basura cerca de los árboles, puesto que trae comején a las especies vegetales.

Igualmente, un estudio realizado por Corpocesar (2006) evidencia que los árboles de Valledupar presentan un alto porcentaje de problemas fitosanitarios y problemas de ubicación, como por ejemplo: emplazamiento (cubierta las raíces con asfalto), crecimiento abundante de raíces ocasionando deterioro en las estructuras asfálticas (especialmente el Caucho – Ficus Involuta), árboles inestables (que pueden ocasionar problemas en la caída de ramas en caso de ventarrones) y árboles comprometiendo estructuras físicas (por ondulamiento de placas, ocasionando grietas), entre otros.

Los diagnósticos documentados coinciden en que se deben atender los árboles de manera preventiva inicialmente con un subsecuente mantenimiento responsable. Además, se deben desarrollar programas que permitan erradicar arboles con gran avance de deterioro e identificar las medidas y tratamientos adecuados para aquellos que presenten problemas fitosanitarios con la finalidad de lograr su recuperación.

Lee también: En Valledupar urge manejo adecuado de los árboles

RUBROS

Un total de 700 millones de pesos para el proyecto de arbolado urbano (de recuperación, erradicación de árboles sin solución y siembra de árboles) dispone la Gobernación del Cesar, así lo indicó el secretario de Medio Ambiente, Andrés Meza.

Respecto al estado de los árboles, el funcionario aseguró que hay un barrido donde se dice que hay de 70 mil a 80 mil árboles en Valledupar, de los cuales el 50 % se encuentran enfermos, necesitan tratamiento para su recuperación o erradicarlos por problemas de riesgo a la integridad de las personas, enfatizando que hay que aumentar la cobertura vegetal en la ciudad para lo que será clave el Vivero Departamental, previsto en la Laguna de Tarullal. Serán cinco hectáreas con dos millones de árboles frutales y maderables.

RETOS

Para el director de Corpocesar, Jhon Valle Cuello, el principal reto que tiene en materia de arbolado es la siembra de más árboles nativos para una mayor cobertura en la ciudad que ayude en el embellecimiento del paisaje, así como erradicar las variedades de árboles foráneos que están causando daño a la infraestructura y representan riesgo para los habitantes. Asimismo mencionó la importancia de continuar las podas técnicas necesarias para que las ramas no afecten el cableado aéreo y el tránsito de vehículos sobre las vías.

GÉNESIS

De acuerdo al Plan Arbolado de Valledupar 2016-2019, el proceso de arborización de Valledupar se da en la etapa final de la colonización cuando los españoles trajeron mangos y se adoptó la cultura de sembrar dicha especie en los frentes y patios de las casas de la época.

En el marco de los procesos histórico de arborización de Valledupar se resaltan las siguientes acciones:

-En 1936 se siembran dos árboles de mangos en la Plaza Mayor por parte del señor Eloy Quintero Baute.

-En 1955 se siembra el guayacán azul en la calle 17 con 12 por parte de Víctor Hinojosa Daza.

-En 1965, el Colegio Ateneo El Rosario, liderado por su rector César Mendoza Hinojosa, realiza la siembra de árboles de acacia amarilla en toda la carrera 11 convirtiéndola en la primera avenida con bulevar arborizado de la ciudad, actividad que tuvo continuidad por el proceso de mantenimiento y cuidado, realizado por dicha institución.

-En 1968, Cecilia Caballero de López inició una campaña de arborización con almendros de la Plaza de Las Madres y de la Plaza Alfonso López.

-En 1973, el entonces alcalde Edgardo Pupo Pupo creó el Vivero Municipal en la carrera 3ª, a orillas del Río Guatapurí.

-En 1978, el Gobernador Jaime Murgas Arzuaga lidera la siembra de los Cauchos en la plazoleta de la Gobernación y en las carreras 5A y 12.

POR: ANNELISE BARRIGA RAMÍREZ/EL PILÓN annelise.barriga@elpilon.com.co