6 enero, 2021

Los lugares más emblemáticos de Valledupar

La plaza Alfonso López Pumarejo, el Balneario Hurtado, el callejón de La Purrututú, entre otros, son algunos de los sitios llenos de historias y leyendas que enriquecen con la cultura y la tradición representativa de la ‘Ciudad de los Santos Reyes’.

La parroquia Inmaculada Concepción está ubicada en pleno centro histórico de Valledupar. 

FOTO/JOAQUÍN RAMÍREZ.

Con 471 años, Valledupar también conocida como la ‘Ciudad de los Santos Reyes´, está llena de distintos lugares que representan la cultura, el folclor y  las raíces vallenatas.

Lee también: Así podrá disfrutar del concierto virtual por los 471 años de Valledupar

Entre estos sitios se encuentran el Centro Histórico de Valledupar, el Balneario Hurtado, la plaza Alfonso López, entre otros sitios que para el año 1.710 tenía una población que oscilaba entre 1.500 a 2.000, en contraste con la actualidad, que según el Departamento Nacional de Estadísticas Nacionales, Dane, más de 500.000 personas habitan esta ciudad.

La capital del Cesar que fue proclamada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, Unesco, como ‘Ciudad Creativa de la Música’ en el 2019 tiene diferentes atractivos que no solo evocan la música, sino que exaltan la infraestructura de la época colonial. De acuerdo con la empresaria turística, Adela Becerra, el Centro Histórico de Valledupar es uno de los lugares más emblemáticos y con caracterización histórica.

En el Centro Histórico de Valledupar se puede apreciar la  arquitectura colonial debido a que hay casas que se remontan al año 1.730.  Por esta razón el centro de la ciudad es visitado por una gran cantidad de turistas. Por otro lado, el Balneario Hurtado también tiene connotación histórica y turística de gran envergadura porque en el corren  las aguas del río Guatapurí, inspiración de muchos juglares vallenatos”, manifestó Becerra. 

De acuerdo con esta experta en turismo, algunos de los  sitios con mayor belleza y tradición que hay en la capital del Cesar son las glorietas distribuidas a lo largo de la ciudad como Los Juglares (donde están los máximos exponentes de la cultura vallenata), como el Pedazo de Acordeón, Los Músicos, La Pilonera Mayor, entre otras; así como el Museo del Acordeón.

También destaca el Parque de la Leyenda Vallenata, ‘El cuartico’, el parque La Provincia; los 11 monumentos alusivos a la música vallenata, entre esos: un caracol, la flauta, caja, guacharaca, acordeón y tambores ubicados en la calle 44, entre otros lugares en donde vallenatos y visitantes pueden disfrutar de la riqueza cultural y musical de la capital del Cesar.

LUGARES MÁGICOS Y DE TRADICIÓN

El folclor y cultura vallenata transpiran en estos espacios que están cargados de historias y tradiciones que forjaron los cimientos de la sociedad actual. Por esta razón en el 2015 la Unesco declaró la música  vallenata  como Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad en Necesidad Urgente de Salvaguarda y también  Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Nación por el Consejo Nacional de Patrimonio del Ministerio de Cultura en el 2013.

No dejes de leer: El cielo es una hamaca grande, muy grande

Según Roberto Daza, historiador del Cesar, Valledupar cuenta con espacios que cumplen con todas las “bellezas arquitectónicas, históricas y tradicionales de la época colonial”. Aseguró que estos lugares son los principales atractivos para los turistas e incluso para los ciudadanos que quieran conocer más de la fundación de la ciudad y visitar lugares “mágicos y agradables” para pasar tiempo en familia.

Valledupar es una ciudad que es reconocida a nivel mundial por su música. Ciertamente hay espacios que han sido modernizados como el parque La Provincia, pero estos también son sitios que para la vista y la historia de la ciudad son importantes porque las personas pueden hacer un recorrido por los parques, el callejón de La Purrututú y demás para reencontrarse con la raíces de la capital del Cesar ”, manifestó Daza.

LUGARES DESTACADOS

De acuerdo con las opiniones de los entrevistados destacamos algunos de los  lugares más populares de la ciudad para los vallenatos y turistas.

471 años cumple de fundación la ciudad de Valledupar. FOTO/ARCHIVO.

LA PLAZA ALFONSO LÓPEZ

La emblemática plaza Alfonso López, conocida en 1930 como la Plaza Mayor,  fue el epicentro político de la ciudad de Valledupar tanto para los españoles como para los vallenatos de esa época. Según Roberto Daza, historiador del Cesar, durante el proceso independista en el siglo XVIII la plaza  fue el escenario de las reuniones de los ciudadanos para conspirar en contra de la corona español.

En 1968 se realizó el primer Festival de la Leyenda Vallenata y en 1986 se construyó la tarima Francisco ‘El hombre’. La plaza está rodeada  por resaltantes construcciones coloniales, la Alcaldía de Valledupar, el Concejo Municipal, la iglesia Inmaculada Concepción y el monumento ‘La revolución en marcha’.

Callejón de la Purrututú. FOTO/JOAQUÍN RAMÍREZ.

El CALLEJÓN DE LA PURRUTUTÚ

Este callejón ubicado entre las carreras sexta y séptima, con calles 13 y 14. Es llamado de esta forma debido a  Encarnación Vigna Cotes, una habitante de esta zona residencial. Según los residentes de este callejón, Cotes, nacida en La Paz  y quien murió a la edad de 104 años, solía alimentar a las palomas gritando “purrututú, purrututú”, de allí se tomó el nombre.

Te puede interesar: Los sitios turísticos de Valledupar para disfrutar en vacaciones

Esta zona residencial debido a que las casas son de la época colonial ha sido escenario de grabaciones de telenovelas como Rafael Orozco ‘El ídolo’, ‘La Cacica’, Diomedes ‘El Cacique de La Junta’, entre otras producciones nacionales e internacionales.

FOTO/CORTESÍA.

EL BALNEARIO HURTADO

Este lugar está cerca de la popular y mitológica sirena dorada, obra del maestro Jorge Mestre; figura mítica reposa sobre una roca a la orilla del cristalino río Guatapurí. Este balneario es uno de los más importantes de la región, en el  fluyen  las aguas del río Guatapurí; nace en la laguna de Curigua, en la Sierra Nevada de Santa Marta y se encuentra rodeado por predominantes rocas en donde reconocidas figuras como Diomedes Díaz, Leandro Díaz, entre otros juglares han compuestos reconocidas canciones.

Más de 15 destinos turísticos existen en la capital del Cesar. FOTO/REFERENCIA.

EL CUARTICO

Es una casa de bahareque construida en 1966  por el campesino José Benito Jiménez y su esposa Bernarda Zuleta en el barrio San Joaquín. Esta vivienda es llamada por algunos vallenatos y turistas como “la máquina del tiempo” porque ofrece un retrato preciso de cómo se vivía a mediados del siglo XX en este barrio de la ciudad.

En la casa hay elementos tradicionales de la época como mecedoras originarias de Mompox, un equipo de sonido de 1975, una lámpara de petróleo de 1920, un baúl de madera, abanicos de paja, una cama de hierro,  planchas de vapor, tinajas de Guacoche, calambucos usados para comprar la leche, calderos para fritar arepuelas y todos los utensilios necesarios para preparar el sancocho tradicional del siglo pasado.

La Unesco declaró a Valledupar como Ciudad Creativa. FOTO/CORTESÍA.

EL MUSEO DEL ACORDEÓN

La casa de  Alberto ‘Beto’ Murgas, juglar contemporáneo muy conocido en Valledupar, es el denominado Museo del Acordeón, ubicado en el barrio San Joaquín. Desde 1982  ‘Beto’ comenzó a coleccionar acordeones hasta completar 20 ejemplares diferentes que actualmente son un tesoro musical invaluable.

Lee también: ¿Cómo reactivarán el turismo en el Cesar?

En el museo se puede encontrar el Sheng, instrumento musical chino que originó el acordeón; la dulzaina, la gaita indígena, variadas gamas de acordeones con distintos teclados y diferentes diseños como el acordeón cromático, el diatónico, el modelo piano, la concertina y el bandoneón.

PARROQUIA LA INMACULADA CONCEPCIÓN

Ubicada a un costado de la plaza Alfonso López, fue construida en 1782 por orden del obispo Francisco Navarro y Acevedo. Ella alberga en sus altares las imágenes de Nuestra Señora de la Concepción, de Madrid. En el corazón de la ciudad antigua, fue desde la fundación de la capital del Cesar, la única parroquia en donde se celebraban todos los sacramentos y asistían a las eucaristías las figuras políticas más representativas de la región.