15 abril, 2019

La promesa incumplida de la Gobernación al Santo Ecce Homo

Para este año estaba planeada la construcción de un sendero al cerro de la estatua del Santo Ecce Homo, patrono de Valledupar, sin embargo, el proyecto está estancado.

DEIVIS CARO DAZA / EL PILÓN

Cada lunes de Semana Santa en Valledupar cientos de fieles se congregan para celebrar la misa del patrono de la ciudad: el Santo Ecce Homo, este año con la plaza Alfonso López renovada.

El Santo Ecce Homo, que en castellano traduce ‘He aquí el hombre’, cuenta con miles de fieles en Valledupar y con un monumento que la fe y el ambiente convirtieron en sitio turístico.

Más allá de si es Semana Santa o no, al norte de Valledupar cientos de vallenatos emprenden la subida de más o menos 30 minutos de camino hasta llegar al monumento de 35 metros de altura, ubicado en lo más alto del cerro Las Antenas.

Pero más allá de un sitio turístico para hacer ejercicio y visitar al patrono del valle, el camino de tierra y piedras destapadas hacia el mirador requiere de una inversión que la Gobernación prometió empezar a ejecutar al finalizar el primer semestre del año pasado.

LA PROMESA INCUMPLIDA

“Comparto imágenes del diseño del proyecto Sendero de Santo Ecce Homo en Valledupar, nuestro objetivo es iniciar su construcción al finalizar el 1er semestre del presente año (2018)”, publicó en todas sus redes sociales el 26 de marzo del 2018 el gobernador Francisco Ovalle.

En total, son 1.7 kilómetros de longitud en los que se construiría un sendero para “fomentar el turismo religioso, deportivo y ecológico. La Diócesis del Cesar (Valledupar) será la encargada de administrar la iniciativa esperada por los vallenatos hace más de 11 años”, agregó el Gobernador.

Sin embargo, pasado un año y 20 días de la promesa, la obra no inicia por varios problemas. El primero fue el resultado negativo que obtuvo el proyecto.

El sendero recreacional, que tiene proyectado alrededor de $1.271 millones en inversión inicial, alcanzó en su momento un puntaje inferior a 40 puntos (de 100), lo que denotó falencias en la relevancia, objetividad, pertinencia, sostenibilidad, “impacto social y consistencia con las prioridades señaladas por los planes de desarrollo regionales”, reseña un informe de la Gobernación del Cesar. Por esa calificación el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo emitió concepto no favorable al proyecto.

Pero como la obra obtuvo el voto positivo del municipio y departamento se viabilizó y aprobó el proyecto, designando al departamento del Cesar en el mes de diciembre del año pasado como entidad pública ejecutora y contratante de la interventoría. Con eso, se autorizaron vigencias futuras.
“El Ecce Homo para Valledupar es una bendición que llegó a Valledupar y desde ese momento el fervor y el amor profundo al hijo de Dios, al Ecce Homo, es una bendición. Hoy estamos entre 15.000 y 20.000 que se encuentran con el Santo Ecce Homo en las misas del lunes desde las cuatro de la mañana hasta las siete de la noche que entra la procesión”, comentó el padre Doriam Rocha.

LOS PRIVADOS CON LOS QUE SE DEBE NEGOCIAR

Y al proyecto lo termina de complicar la presencia de dueños de los terrenos. Pero, ¿por qué le aparecen dueños a un terreno que fue considerado por la autoridad departamental como reserva forestal?
“En estos momentos está formulado el proyecto por parte de la Gobernación, el cual contempla el sendero y otras obras, pero en el desarrollo del recorrido este se ve interrumpido por unos predios de propiedad privada debido a una parcelación realizada hace muchos años, lo que requiere solucionar para continuar”, explicó el secretario de Obras, Jorge Maestre.

En estos momentos se está definiendo la fuente de financiación para adquirir los predios por motivo de ‘Calidad pública’, teniendo en cuenta la Ley 388 de 1997 que sustenta la enajenación voluntariamente o expropiación.

En 2014 el alcalde Freddys Socarras solicitó el levantamiento de la medida preventiva impuesta por Corpocesar aportando copia de la Resolución número 1399 del 22 de agosto de 2014 expedida por el Ministerio de Ambiente. Con esa resolución se realizó la sustracción definitiva de un área de 15,36 hectáreas de reserva forestal de la Sierra Nevada de Santa Marta, para continuar la construcción del monumento que se encontraba frenada para ese entonces.

No obstante, para el desarrollo del proyecto denominado “Macroproyecto Parque Ecoturístico Campestre el Ecce-Homo” el área solicitada a sustraer corresponde a una extensión total de 648.1 hectáreas dividida en dos sectores, parte de ella con propietarios privados.

La primera parte dentro del proyecto comprende el Jardín Botánico, monumento del Santo Ecce Homo, casas ecológicas campestres y tiene una extensión de 633 hectáreas, la cual abarca varios predios privados como La bonanza, La Esmeralda, Buenos Aires y Villa Claudia.

Con ellos ya se han registrado reuniones y según cuentan los presentes hay disposición para negociar los terrenos.

“La Gobernación tiene el compromiso de entregar el sendero. Está el dinero, pero hay que hacer unos trámites, también hay unos predios que no son de la Alcaldía y que toca entrar a negociar para no cometer ningún delito”, aseguró el padre Doriam.

LA CONSTRUCCIÓN DEL MONUMENTO Y EL IMPEDIMENTO AMBIENTAL

Para el 2009, cuando la obra diseñada por el fallecido Héctor Lombana, que mide 35 metros, estaba avanzada, Corpocesar consideró que nunca debió iniciar por estar ubicada en zona de reserva forestal. Por eso la paralizaron por más de cinco años.

La génesis de esta historia se dio a mediados del año 2007. La empresa encargada de la obra comenzó a estructurarla sin tener el permiso del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, toda vez que el lugar era un área de reserva forestal.

“Que revisadas las coordenadas a la cartografía digital sobre la reserva forestal de la Sierra Nevada de Santa Marta, mediante el sistema ARCVIUW, se pudo concluir que efectivamente el monumento está ubicado dentro del área de reserva forestal (Ley 2 de 1959)”, aseguraba el informe de la autoridad ambiental.

Como se menciona anteriormente, a los seis años se consiguió mediante la Resolución 1399 de 22 de agosto de 2014 una sustracción definitiva del área de la reserva forestal de la Sierra Nevada de Santa Marta, con un total de 16 hectáreas que se circunscriben al cerro donde está el monumento y el parque lineal.

En estos momentos, la negociación es con privados, quienes deben fijar precios para vender el terreno cercano a lo que era una reserva forestal. De esa negociación de venta depende el futuro de un sendero necesario para fortalecer el turismo en Valledupar.

¿CÓMO NACIÓ LA LEYENDA DE SANTO ECCE HOMO?

Hay una leyenda que es la más aceptada por los fieles e historiadores. Hace más de 200 años, un hombre de ‘rasgos judíos’ llegó a la celebración de Semana Santa en Valledupar.

Al percatarse que el día lunes no existía programación y que la población no contaba con un patrono, pidió madera, pan, agua, vino y un papel. Él lo tallaría durante cuarenta días encerrado en una pieza, con el compromiso de que nadie lo interrumpiera.

La comunidad accedió, sin embargo, el afán impidió esperar el plazo requerido, por eso entraron antes de tiempo a la pieza. Allí encontraron la imagen tallada en madera del Santo Ecce Homo, un hombre de “un rostro de resignación y un semblante de un hombre tierno consciente que va a dar su vida por la salvación de todos”, con las manos atrás.

Allí estaba el papel, pero vacío. Se cree que por el afán de las personas, el carpintero no alcanzó a llenar la oración o mensaje que tenía planeado.
Desde entonces, cada lunes de Semana Santa es dedicado al patrono de Valledupar, a quien le endilgan milagros de sanación.