8 abril, 2019

La promesa al santo Ecce Homo

En la cima del cerro de Las Antenas, a menos de dos kilómetros del balneario Hurtado, está el imponente monumento de Santo Ecce Homo, una figura de Cristo, oscuro, con las manos detrás y trepado en un mirador inconcluso de 35 metros de altura. Después de 12 años de haber iniciado la construcción han pasado […]

En la cima del cerro de Las Antenas, a menos de dos kilómetros del balneario Hurtado, está el imponente monumento de Santo Ecce Homo, una figura de Cristo, oscuro, con las manos detrás y trepado en un mirador inconcluso de 35 metros de altura.
Después de 12 años de haber iniciado la construcción han pasado cinco alcaldes (Ciro Pupo, Rubén Carvajal, Luis Fabián Fernández, Fredys Socarrás y Augusto Ramírez Uhía) y sigue embolatado el proyecto del Parque Ecoturístico Campestre Ecce Homo, en el cual hay más de 10 mil millones de pesos invertidos.
Falta de recursos, de voluntad política y mala planeación han mantenido estancada esta obra que Valledupar necesita, y esa necesidad va más allá del aspecto religioso, porque este tiene otros componentes de desarrollo económico y social para la ciudad.
En el mencionado cerro ha tomado fuerza el ecoturismo y varias actividades deportivas, por lo que sus visitantes se verían beneficiados con las inversiones para mejorar el acceso a este espacio de sano esparcimiento. 
El próximo lunes 15 de abril, durante la misa mayor, seguramente veremos a los devotos gobernantes y candidatos haciendo anuncios para congraciarse con los miles de feligreses del santo patrono de Valledupar, como tradicionalmente ocurre. Durante la Semana Santa anterior el alcalde aclaró que pese a no ser católico no se opone a la obra, pero que le han faltado recursos, mientras que el gobernador del Cesar anunció una inversión de 1.200 millones de pesos, que a la fecha no se ha materializado por problemas en la extracción de la zona de reserva para construir 1.7 kilómetros de senderos.  
También llama la atención cómo algunas personas han ido cercando los alrededores del cerro Las Antenas, han aparecido dueños de los terrenos y así como van las cosas puede llegarse al punto en el que los senderistas deberán volarse los alambres de púas para hacer sus recorridos en esta reserva natural. No hay controles efectivos ante esa situación que se ha venido presentando desde hace varios años.
Sin embargo, hay que destacar la vigilancia que presta la Policía y el Ejército para la seguridad de los visitantes, acompañamiento que se fortaleció después de los casos de robos que fueron denunciados a través de redes sociales y medios de comunicación.
Entre tanto, los políticos ya deben estar preparando el discurso para echarse al bolsillo los devotos de Santo Ecce Homo, pero recalcamos que deberían tener presente que destrabar este proyecto del mirador es muy importante porque beneficia a la ciudad, sin distingo de credo.
Para concluir, hacemos una propuesta que puede sonar atrevida, teniendo en cuenta todos los problemas que ha presentado el proyecto: ¿Qué tal un teleférico para que las personas con algún grado de discapacidad también puedan apreciar de esa hermosa panorámica que ofrece el mirador?
En los próximos días explicaremos en un informe especial más detalles de lo que está ocurriendo con este proyecto que complementaría las obras realizadas en el Parque Lineal del Balneario Hurtado, la zona más turística de Valledupar.

Siguenos como @El_Pilon