24 septiembre, 2020

“Es apremiante una secretaría de Medio Ambiente”: Mesa del Árbol de Valledupar

La necesidad de solucionar problemáticas ambientales como la contaminación del río Cesar, la cantidad apremiante de escombros en sitios no aptos para ellos y la necesidad de educar en medio ambiente a la población constituyeron los hilos conductores de la reciente reunión de la Mesa del Árbol en Valledupar.

La falta de un punto específico para la disposición de residuos de construcción estimuló la creación de botaderos ilegales de basura. 

Foto: Joaquín Ramírez/EL PILÓN

Conformar una comisión para hablar con los concejales sobre la necesidad e importancia de la Secretaría de Medio Ambiente, pero como una sectorial independiente y no mezclada con la secretaría de Desarrollo Económico como pretende la administración municipal, fue una de las conclusiones del reciente encuentro virtual de los integrantes de la Mesa del Árbol de Valledupar.

Lee también: Promueven energías limpias en edificaciones oficiales del Área Metropolitana de Valledupar

Mostrar una propuesta que abarque aspectos financieros, políticos, científicos y de normatividad, brindándole una visión holística al municipio acerca del tema, es fundamental dividiéndonos en grupos para presentarla de mejor manera”, aseguró Martín Mendoza.

EDUCACIÓN AMBIENTAL

Según Rodolfo Quintero, las problemáticas ambientales de la región tienen sus causas políticas, por lo que “debe salirse de este espacio y entrar la ciudadanía presentando problemas concretos como la escombrera, el manejo de árboles de la ciudad, los animales en situación de calle, entre otros”.

Por su parte, Luis Guerra planteó que la educación ambiental se debe enseñar desde el cómo y la cotidianidad ambiental. “Debe ser una educación puntual, que se enfoque en una cátedra vallenata, donde se incluya el río, los árboles y que todo sea un eje armónico y a groso modo desde los medios de comunicación, no solo en cuatro paredes en una institución educativa”, acotó.

RÍO CESAR

Con respecto al río Cesar se habló de los antecedentes, de lo que se había hecho, de la propuesta que tiene el Gobierno nacional para hacer una nueva Planta de Tratamiento de Aguas Residuales y de la necesidad de mirar los antecedentes de la región, “porque no es traer tecnología por traerla. Es necesario un trabajo ambiental de concientización para que se asuman compromisos al manejo de aguas residuales”, manifestó Víctor Martínez.

No dejes de leer: En Valledupar intercambian plástico por plantas: ¿cómo hacer el canje?

Este afluente sufre de contaminación que presenta en la Curva del Salguero, ubicada en la carretera que une a La Paz con Valledupar, que ha incidido en la pérdida de capacidad de pesca. Olores nauseabundos indican su alto grado de contaminación, en el que se puede visualizar la espuma, producto de las aguas servidas que se incorporan al afluente provenientes del sistema de aguas residuales de Valledupar.

Frente a este tema, Gustavo Arregocés, refirió que el Ministro de Vivienda habló de que había recursos para cambiar la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales, pero aún faltaba un 40 % y que el proyecto aún se encontraba en estudio.

Cabe anotar que con el crecimiento poblacional de Valledupar se han desnudado falencias como la falta de una Planta de Tratamiento de Aguas Residuales, toda vez que las lagunas de oxidación son métodos obsoletos que impiden a la capital del Cesar ingresar al rango de ciudades vanguardistas como Bogotá, Barranquilla, Cali o Medellín, que cuentan con plantas de tratamientos actualizadas”, argumentó.

La necesidad de educar en medio ambiente a los habitantes de Valledupar es apremiante según los integrantes de la Mesa del Árbol. Joaquín Ramírez/EL PILÓN

LA ESCOMBRERA

Otra de las temáticas tratadas en este encuentro fue el de la escombrera de Valledupar, que pese a ser una de las metas del Plan de Desarrollo para el periodo 2016-2019 no se cristalizó.  “De la escombrera no se sabe qué va a pasar pese a que es una obligación que tiene el municipio. Es un lote que el municipio debe entregar para depositar todos los materiales de escombros. No hay sitio pese a la problemática de los carromuleros que depositan basura en cualquier parte de la ciudad”, aseveró el ambientalista Miguel Ángel Sierra.

Te puede interesar: Las basuras y la deforestación, los ‘enemigos urbanos’ del río Guatapurí

La falta de un punto específico de disposición de residuos estimuló la creación de botaderos de basura en la ciudad. Por ejemplo, en las corrientes de la margen derecha del río Guatapurí se crearon montañas de escombros de residuos de construcción, desechos que contaminan el río que abastece el acueducto de Valledupar. Ladrillos, cemento, vidrios, papeles y desechos higiénicos. Todo acumulado en montañas de basura a menos de cinco metros del río Guatapurí.

Cabe recordar que en Valledupar desde hace más de seis años se proyectó la creación de una escombrera que a 2019 no se ha materializado. La Resolución 472 del 2017 es la que reglamenta la gestión integral de los residuos generados en las actividades de Construcción y Demolición, RCD. La resolución ordena que primero se gestione la prevención y reducción de la generación de RCD, y también el aprovechamiento, y en caso extremo como última opción, realizar la disposición final.

POR: ANNELISE BARRIGA RAMÍREZ/EL PILÓN
annelise.barriga@elpilon.com.co