Publicidad
Cesar y La Guajira - 24 noviembre, 2020

El Cesar tiene desactualizados los planes de saneamiento y manejo de vertimientos

Los municipios del departamento del Cesar no están cumpliendo con las normas para el vertimiento de aguas residuales en fuentes hídricas.

Las aguas residuales de Valledupar son tratadas en la planta de oxidación El Salguero. 

FOTO/CORTESÍA.
Las aguas residuales de Valledupar son tratadas en la planta de oxidación El Salguero. FOTO/CORTESÍA.

El 80 % de los municipios del departamento del Cesar tienen actualmente vencido el Plan de Saneamiento y Manejo de Vertimientos, PSMV, el cual los certifica en el cumplimiento de las normas en el manejo de las aguas residuales, esto con base a la Resolución 0631 de 2017 del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, que establece los parámetros y los valores límites máximos permisibles que deberán cumplir quienes realizan vertimientos puntuales a los cuerpos de aguas superficiales y a los sistemas de alcantarillado público, principalmente descargas de los retretes y servicios sanitarios.

Lee también: La planta de tratamiento de aguas residuales que salvaría al río Cesar

En el caso del Cesar,  los PSMV deben ser elaborados en concordancia con Corpocesar, cuya entidad establece los objetivos de calidad que debe cumplir cada empresa prestadora de servicios públicos en los municipios que aplique o los entes territoriales, como las alcaldías.

De acuerdo con el coordinador de Vertimientos a las Fuentes Hídricas, Suelo, Redes y Alcantarillado de Corpocesar, Eduardo López, estos permisos se otorgan cada 10 años, y en este caso la última actualización se expidió hace dos años cuando se elaboró la Resolución 1418 de 2018, con nuevos objetivos de calidad y se les pidió a los municipios que revisaran los PSMV.

A  la mayoría de los municipios se les ha vencido el PSMV porque el aprobado debe ir hasta el 2018 y algunos municipios tienen más tiempo para el vencimiento, pero todos deben revisarlo en concordancia con los nuevos objetivos de calidad que es la 1418 de 2018. Luego la corporación hizo un acuerdo aprobado por el consejo directivo en el cual trata sobre las cargas contaminantes que solo tiene dos parámetros: la demanda bioquímica de oxígeno y de  sodio suspendidos totales; con eso parámetros se les dice a los municipios o prestadores cuál debe ser la carga máxima que debe vertir a las fuentes hídricas. Esto también les va a  incidir en el cobro de la tasa retributiva y si ellos no cumplen con esas metas entonces se les incrementa el valor.  El incumplimiento del PSMV tiene una sanción jurídica por parte de Corpocesar”, indicó el funcionario.

Los municipios que están en esta situación son Valledupar, el cual se venció en marzo de este 2020, pero desde el 2018 debió realizar la actualización; Codazzi, El Paso, Astrea, La Paz, Becerril, Bosconia, Pueblo Bello, El Copey (zonas rurales, ya que en la zona urbana vierte a un predio no a una fuente hídrica), La Jagua de Ibirico, Pailitas, Tamalameque, Gamarra, La Gloria, San Martín, San Alberto, Río de Oro, San Diego (pasa lo mismo que El Copey). De estos municipios, el único que ha iniciado los procesos de actualización es Pueblo Bello y está ad portas que se le entregue la resolución de renovación de los objetivos de calidad, según señaló López.

Emdupar sostuvo que están en los trabajos de actualización del PSMV. FOTO/CORTESÍA.

Asimismo explicó que estos municipios por obligación deben seguir vertiendo las aguas residuales ya que no las pueden contener, entonces al tener vencidos o desactualizados los PSMV, están incurriendo en un proceso sancionatorio al municipio o a la empresa de servicios públicos por estar vertiendo sin autorización al cuerpo hídrico.

No dejes de leer: ¿Tendrán agua potable los corregimientos de Valledupar?

En el año 2019 emitimos una circular a los municipios en la que se le recordaba que debían actualizarlos, pero hubo cambio de mandato. En junio de este 2020 también hicimos un recordatorio a cada municipio que debían actualizarlos porque hay nuevos objetivos de calidad, y tienen que revisar si cumplen o no y actualizarlo. La corporación evalúa la calidad del recurso hídrico para saber cuál es la capacidad de asimilación que tiene y dependiendo de esto se le exige al usuario cómo debe vertir las aguas porque hay cuerpos que no asimilan las descargas fácilmente”, señaló Eduardo López.

NO SE ESTÁN HACIENDO MUESTREOS DE PARÁMETROS FÍSICOS, QUÍMICOS Y MICROBIOLÓGICOS

Pese a toda la problemática que generan las cargas contaminantes de aguas residuales a las fuentes hídricas, se conoció que Corpocesar no está realizando el muestreo correspondiente a los parámetros físicos, químicos y microbiológicos.

Al respecto, Eduardo López, sostuvo que esto se debe al fortalecimiento del laboratorio ambiental de Corpocesar.

En los últimos años nosotros no hemos adelantado caracterizaciones a nivel general porque hemos querido que nuestro laboratorio ambiental  se fortalezca y hemos adquirido equipos y esperamos que en la próxima vigencia se adelanten caracterizaciones a todos los vertimientos que lo necesitan.  Hay ya un profesional que va estar dirigiendo el laboratorio y con los resultados de las caracterizaciones que los municipios han entregado se evaluará y se determinará la calidad de los vertimientos; no obstante, hacemos dos visitas anuales a los vertimientos, pero este año se ha realizado una por la pandemia”, refirió el funcionario.

‘ESTAMOS EN PROCESO DE ACTUALIZACIÓN’

El jefe técnico de la Empresa de Servicios Públicos de Valledupar, Emdupar, José Daniel Laíno, manifestó que se encuentran en el proceso de actualización del PSMV.

Estamos en proceso de actualización. Se está trabajando de la mano con Corpocesar, se han hecho las visitas correspondientes en la planta de tratamiento de aguas residuales y se ha verificado el funcionamiento de acuerdo a las necesidades que tiene el municipio, en cuanto al vertimiento al río y también los vertimientos en la planta de agua potable que tiene que ver con el agua sobrante, que también se vierten al río”, destacó Laíno.

CARGAS CONTAMINANTES AL RÍO CESAR

Según la organización Protección Ambiental Valledupar, una de las principales cargas contaminantes que recibe el río Cesar proviene de los vertimientos de aguas residuales, como lo es la laguna de oxidación Salguero y la de otros municipios como La Paz, que se van arrastrando hasta la Ciénaga de Zapatosa, lo cual está afectando este espejo de agua. 

Te puede interesar: ‘La forma del agua’ en el Cesar

El ambientalista Luis Maestre, fundador de Protección Ambiental Valledupar, indica que la ‘gravedad’ de que los PSMV estén vencidos es la falta de control de las aguas residuales que están cayendo en estas importantes fuentes hídricas, lo cual ha llevado a una emergencia ambiental tanto en la Ciénaga como en el río Cesar.

Hice un  derecho de petición a Corpocesar para saber cuáles municipios vierten las aguas residuales al río Cesar por la problemática que presenta la Ciénaga de Zapatosa por la proliferación de la tarulla, porque hay investigaciones como del Banco de la República y un máster de la Universidad Nacional, que indican que la principal contaminante del río Cesar son las aguas residuales y este río desemboca en la Ciénaga, y la tarulla es un indicador negativo por la contaminación de la materia orgánica”, destacó el ambientalista.

Igualmente manifestó que una de las problemáticas es que no hay plantas de tratamientos de aguas residuales sino únicamente planes de saneamiento.

Hay que investigar si estos municipios tienen planta para el tratamiento de aguas residuales porque, al parecer, solo tienen un plan de saneamiento ambiental que es el que deben cumplir todos los municipios en cuanto al tema del recogido de los residuos sólidos y de las aguas residuales, que es el servicio de alcantarillado. El plan de manejo de aguas residuales según Corpocesar está vencido desde el 2019 y no le han hecho control microbiológico desde el 2017. También señalan que el laboratorio de análisis ambiental no está adecuado, entonces qué laboratorio está haciendo los análisis de agua, al parecer, es un tercero y no periódicamente. Según el documento el último muestreo en la planta Salguero fue en el 2017, y se debe hacer  un monitoreo seguido para certificar que la depuración se está haciendo correctamente bajo los parámetros que exige la normativa”, puntualizó, Luis Maestre.

POR MILAGRO SÁNCHEZ FLÓREZ/ EL PILÓN.