25 septiembre, 2020

Cómo la energía solar solucionará la falta de energía en la zona rural del Cesar

Las zonas rurales de Codazzi, Becerril, Pueblo Bello, La Paz, Valledupar, San Diego y Manaure contarán a mediados del 2021 con energías cuya materia prima es la luz solar.

La energía fotovoltaica se asume como una energía limpia y confiable ya que no consume ningún tipo de combustible fósil, lo que indica que no impacta negativamente el medio ambiente. 

Archivo/EL PILÓN

Las condiciones geográficas del departamento del Cesar lo tornan atractivo para las energías fotovoltaicas  (transformación directa de la radiación solar en electricidad): cuenta con la mayor cantidad de radiación solar en el país, con alrededor de seis a ocho horas pico de sol; además tiene vastas extensiones planas de terreno, lo que favorece esta iniciativa.

Le también: Por OCAD Paz serán invertidos $102.000 millones en nueve municipios del Cesar

Así lo aseguró el secretario de Minas del Cesar, Manuel Mejía, indicando que el departamento hace parte del proyecto Parque Solar que le proporciona energía a la matriz energética del país para que esta se pueda comercializar; se trata de un proyecto de mayor escala de más de 100 mil paneles solares, que se conectan a las redes eléctricas de alta tensión y con esto inyectan de energía renovable a la matriz energética. Por otra parte, les fueron aprobados proyectos por OCAD Paz, que lo que hacen es resolver soluciones fotovoltaicas individuales.

Por el Órgano Colegiado de Administración y Decisión, OCAD Paz, al Cesar le fueron aprobados más de 40 mil millones de pesos para los municipios de Codazzi, Becerril, Pueblo Bello, La Paz, Valledupar, San Diego y Manaure.

Consisten en dos o tres paneles solares, unas baterías y una instalación dentro de la vivienda. Se beneficiarán más de 3.000 familias que si tienen cuatro integrantes se hablarían de casi 12.000 mil habitantes. Este proyecto es importantes porque son personas que han vivido toda la vida en la penumbra por ser zonas apartadas y por fin les llegará el fluido eléctrico”, acotó Mejía.

Los recursos se estarían adjudicando para que a finales de este año y principios del 2021 comience la construcción. La idea es que a mediados de 2021 las poblaciones antes mencionadas cuenten con el servicio de energía.

Las zonas rurales del Cesar, hasta donde no llega la energía eléctrica, serán las beneficiadas de este proyecto que entrará a mejorar la calidad de vida. Archivo/EL PILÓN

PUEBLO BELLO

El proyecto en el municipio de Pueblo Bello consiste en la implementación de sistemas de energía eléctrica fotovoltaica para 502 viviendas rurales. Entre las 20 veredas seleccionadas por la cartera de Minas y Energía se encuentran: El Hondo, La Neblina, Los Palmitos y Unkumechun, que según información de la Alcaldía de Pueblo Bello, las familias aún utilizan lámparas de gasolina, velas y mechones. 

No dejes de leer: El Cesar pionero en energías renovables, ¿qué dicen las autoridades?

BECERRIL

En Becerril se trata de la instalación de sistemas de autogeneración eléctrica solar fotovoltaica en viviendas rurales no interconectadas.  Aquí se beneficiarán 541 viviendas rurales, con lo cual se brinda cobertura de energía eléctrica a 2.582 personas. Algunas de las veredas beneficiadas por el proyecto son Kosarhi, Los Laureles, Sikakao y Yowa.

CODAZZI

Un total de $7.500 millones fueron aprobados para la energización rural del municipio de Agustín Codazzi. Se trata de un  proyecto de energía alternativa fotovoltaica que beneficiará a más de 1.500 personas de la zona rural, entre las que se incluyen poblaciones como 7 De Agosto, Coco Solo, El Milagro, Fernambuco y Sierra de Perijá.

MANAURE

En Manaure se aprobaron $2.405 millones para la implementación de sistemas autónomos de generación de energía solar fotovoltaica para la energización de viviendas en las zonas rurales no interconectadas del municipio.

Es un sistema adecuado para zonas rurales o aisladas donde el tendido eléctrico no llega, es dificultoso o costoso su instalación. Archivo/EL PILÓN

VALLEDUPAR

Recientemente la capital del Cesar fue beneficiada con un proyecto de energía fotovoltaica  a través de OCAD Paz por un valor de $7.806 millones para beneficiar a 2.000 familias de 11 veredas en el corregimiento de Azúcar Buena – La Mesa: Cuba Putumayo, El Palmar, Tierras Nuevas, Sabanitas, El Mamón, La Montaña, La Montañita, Las Estrellas, Nuevo Mundo, Nueva Esperanza y Cominos de Tamacal.

Anteriormente se había aprobado el proyecto de energía fotovoltaica que tiene un valor de $10.210 millones para la implementación de sistemas de energía solar fotovoltaica en 12 veredas de los corregimientos de Mariangola, Aguas Blancas, Sabana Crespo, Villa Germania y Caracolí con el fin de favorecer a 2.335 personas en 508 viviendas de las veredas: Buenos Aires, Canta Rana, El Oasis, El Túnel, La Guitarra, Los Jardines, Los Laureles, Los Palmitos, Marquetalia, Montecristo, Sicarare y Tierras Nueva.

Te puede interesar: Más de $10 mil millones para energía fotovoltaica rural en Valledupar

De acuerdo con el alcalde Mello Castro González, este sistema amigable con el medio ambiente, no solo permitirá que las comunidades cuenten con el servicio de energía solar, sino que a su vez aportará al fortalecimiento de proyectos productivos en esta zona del municipio. “Una vez asignado el recurso por el Ministerio de Hacienda, que se estará dando en las próximas  semanas, procederemos al proceso de licitación para la ejecución del proyecto en dos meses”, anunció.

IMPACTO AMBIENTAL

Frente al tema de energías alternativas, el secretario de Medio Ambiente del Cesar, Andrés Meza, expresó: “Vale la pena considerar que el mundo ha dado un vuelco muy importante, buscando la manera de que la producción mundial se oriente a la generación de energía alternativa. Colombia no ha sido la excepción, dado que este tipo de energía es de fácil instalación, son más económicas que la energía convencional y son energías limpias que no generan afectación contra los recursos naturales”.

De acuerdo a Meza: “En el caso de los paneles solares se aprovecha la energía solar para convertirla en energía lumínica que se requieren en las viviendas. En estos momentos hemos visto un ‘boom’ en el Cesar en esta iniciativa; es evidente que no se presenten esas emisiones de carbono porque estamos propendiendo por reducirla, coadyuvan a mitigar los efectos relacionados con el cambio climático porque ese tipo de energías que se generan desde las termoeléctricas son muy contaminantes puesto que afectan la capa de ozono y generan afectaciones en el cambio climático”.

Algunas ventajas de la tecnología fotovoltaica son la fiabilidad, durabilidad, bajos costos de mantenimiento, reducción de la contaminación, independencia y descentralización de la red eléctrica. Archivo/EL PILÓN

 ALCANCES DEL PROYECTO DE VALLEDUPAR

La asesora de Planeación de Valledupar, Cecilia Castro, explicó el paso a paso de este proyecto, objetivos y tiempos. “Es un proyecto bien importante, de energías limpias como se le llama ahora. No es un proyecto de energía convencional, es llevarle energías renovables a esas familias que están en lo más disperso del municipio, a esas zonas donde casi nadie llega, donde nadie los beneficia. En estos momentos tenemos una bolsa concursable del OCAD Paz, donde hay recursos del Sistema General de Regalías para acceder a ellos y llevarlos a la población más vulnerables”, recalcó.

Lee también: Promueven energías limpias en edificaciones oficiales del Área Metropolitana de Valledupar

Castro aseguró que  se les llevarán paneles solares donde los beneficiados no van a pagar energía como ocurre en el casco urbano que se debe pagar la energía mensual. “En las veredas tendrán energía del sol, donde  podrán conectar  neveras, televisores, baterías para celulares, radios, licuadoras y ventiladores”.

El paso a seguir es explicado por la funcionaria así: “El alcalde primero tiene que aceptar que él es el ejecutor, nosotros enviamos un plan de giro, tenemos que mandar la certificación donde el alcalde asume que será el ejecutor de esos recursos y lo mandamos a la Secretaría Técnica del OCAD Paz. Ellos, a su vez, nos mandan los recursos, luego viene la etapa contractual del proyecto; esto dura aproximadamente 11 meses para llevarle todos estos beneficios a la población”.

POR: ANNELISE BARRIGA RAMÍREZ/EL PILÓN
annelise.barriga@elpilon.com.co