14 octubre, 2020

Víctimas conmemoran la semana de la inclusión y la equidad

En el Cesar hay 370 mil víctimas, representando que 1 de cada 4 cesarenses aproximadamente fue víctima por el conflicto armado, localizadas principalmente en los municipios de Valledupar, Aguachica, Codazzi, La Jagua, Pailitas, Curumaní, Astrea y El Copey, entre otros.

La territorial de la Unidad de Atención a las Víctimas Cesar-La Guajira adelanta procesos de reparación colectiva en el corregimiento de Atánquez. 

Foto: Cortesía/EL PILÓN

Con el ánimo de exaltar las acciones para lograr el componente de la inclusión como requisito de la equidad y buscar que más personas se comprometan con este aspecto, la Territorial de la Unidad de Atención y Reparación Integral para las Víctimas Cesar-La Guajira conmemora la Semana de la Inclusión y la Equidad.

Lee también: Unidad de Víctimas alerta sobre falsos subsidios de vivienda a cambio de dinero

Para estos días se prevén varios foros virtuales en alianza con Prosperidad Social y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF. El jueves en el municipio de Pailitas, donde más del 60 % de su población es víctima del conflicto, será sede de un evento central, haciendo énfasis en las prácticas de autocuidado de los asistentes, donde reunirán 30 mujeres víctimas cabezas de hogar para entregarles kits de apoyo al emprendimiento, ayudarán a 15 vendedoras estacionarias de jugos como insumos y frutas; al igual que otras 15 mujeres cabezas de hogar que tienen emprendimiento en modistería a quienes les donarán telas y utensilios para sus confecciones. 

Al mismo tiempo entregarán 60 oficios de compensaciones económicas solidarias para las víctimas y 85 kits alimentarios para soslayar la situación de algunos hogares que tienen dificultad en su ingreso diario.

Así lo dio a conocer el director de la Unidad Territorial para las Víctimas Cesar-La Guajira, Víctor Hugo Mosquera Galvis, quien acotó: “En medio de la pandemia el Gobierno nacional giró recursos para el pago de indemnizaciones por más de 92 mil millones de pesos para más de 11.300 víctimas en nuestro territorio. Este proceso se entrega con el componente de capacitación de inversión adecuada de los recursos, con lo que buscamos que se reconecten con su proyecto de vida y logren tener las condiciones socioeconómicas para estar dentro de nuestro sistema, ejerciendo su ciudadanía”.

No dejes de leer: Unidad de Víctimas alista reparación colectiva en La Jagua de Ibirico y las Palmitas

Añadió que este año han brindado asistencia psicosocial a más de 1.300 víctimas y apoyaron a más de 150 iniciativas de emprendedores con fortalecimiento al emprendimiento. “Buscamos que las diversas entidades del país focalicen a las víctimas dentro de su apuesta social, en planes de inversión productivo y económico porque necesitan mucho el componente social”, indicó.

SU PRINCIPAL NECESIDAD

El gran llamado que hace la Unidad Territorial para las Víctimas a las instituciones, tanto públicas como privadas, es que en cada una de las inversiones de empleabilidad, de productividad y de economía incluyan a las víctimas porque lo que más demanda esta población es una oportunidad para producir, trabajar y para ejercer su negocio. “El gran llamado es que logremos diseñar acciones que permitan que las víctimas puedan desarrollarse nuevamente social y económicamente en nuestros territorios”, subrayó Mosquera Galvis.

Al respecto aseveró: “Hago un llamado respetuoso a las instituciones, a alcaldes y gobernador para que miremos con ojo de solidaridad y de oportunidad a las víctimas porque ellos desde su experiencia de resiliencia tienen mucho que aportar al desarrollo social, económico y productivo de nuestra región”.

Te puede interesar: Kankuamos bloquearon vía Río Seco – Valledupar

ACTIVIDAD EN ATÁNQUEZ

En el corregimiento de Atánquez adelantan procesos de reparación colectiva en las comunidades étnicas. La idea es retomar las medidas de reparación del pueblo kankuamo que representa la cultura y ancestros valduparenses, en el marco de la concertación de la Ruta de Reparación Colectiva.

POR: ANNELISE BARRIGA RAMÍREZ/EL PILÓN
annelise.barriga@elpilon.com.co