10 junio, 2020

Valledupar y sus corregimientos, afectados por fuerte aguacero

La lluvia causó daños materiales: los escenarios deportivos no pudieron resistir los embates del torrencial aguacero que inició, en algunas partes, desde las horas de la tarde del martes.

En el corregimiento de Badillo un pesado árbol cayó sobre una vivienda.

FOTO/CORTESÍA.

Valledupar y sus corregimientos sufrieron afectaciones luego del aguacero que cayó este martes en horas de la noche y parte de la madrugada del  miércoles. En algunos sectores de la ciudad las afectaciones no fueron graves, mientras que en otras zonas el miedo se apoderó de la gente, luego que en la madrugada los sorprendiera la borrasca.

Lee también: Investigan posible envenenamiento de 26 vacas en finca de San Diego

En la capital del Cesar se registraron daños materiales. En el barrio Villa Castro la cancha de fútbol sufrió daños en su cubierta, la cual cedió ante los fuertes vientos que mecían los árboles de un lado a otro.

En el corregimiento de Badillo, las lluvias iniciaron desde las tres de la tarde y se extendieron hasta la madrugada causando afectaciones en viviendas como la de Josefa Vega, donde un árbol cayó sobre su hogar derrumbando una de las paredes.

 “¡Fue horrible! El árbol cayó sobre la vivienda causando daños materiales, todos nuestros enseres se dañaron y tuvimos que sacar agua de la casa hasta altas horas de la madrugada”, dijo Josefa Vega, habitante del corregimiento.

Ante la situación, efectivos de Electricaribe llegaron hasta el lugar para ayudar a remover los cables de alta tensión y de paso colaborar en la remoción de los escombros. Miembros de la Policía Nacional también llegaron hasta el corregimiento para prestar su ayuda a las familias afectadas.

Pedro Becerra, habitante de San Fernando fue uno de los afectados en la ciudad. FOTO/CORTESÍA.

También, la fuerte lluvia del martes originó la inundación de alrededor de 200 casas en las que el agua entró e interrumpió la tranquilidad de varias familias en el corregimiento de Guaimaral, sur de Valledupar. “La lluvia empezó a las 4:00 de la tarde y duró toda la noche lloviendo. Solicitamos ayuda, otro aguacero más como el de anoche y no queda nadie”, así relató una de las víctimas del aguacero del martes en el corregimiento Guaimaral.

No dejes de leer: Con acciones legales buscan cumplir el soterramiento de redes del Centro Histórico de Valledupar

En el barrio San Fernando (Valledupar), los habitantes tuvieron que levantarse en la madrugada para sacar el agua que se les metió a sus viviendas, agua que iba acompañada de residuos, según la comunidad.

Pedro Becerra, quien lleva más de 20 años viviendo en el barrio San Fernando, señaló que la situación que se presentó la madrugada del 10 de junio, más allá de ser una emergencia por cuenta de las lluvias, es un problema de salubridad por las aguas que se desbordan y generan malestar en la comunidad. 

 “El desbordamiento del canal desnudó una falencia social, toda vez que cuando llueve el conducto se desborda y con las aguas se meten a las casas residuos fecales. Esta madrugada nos levantamos, mi esposa y yo, para sacar el líquido que penetró la vivienda, pero que desagradable ver residuos fecales”, dijo Becerra.

El habitante agregó que en algunas casas los alcantarillados se rebosaron, situación que aumentó la cantidad de agua que ingresó a las viviendas.

LAS AGUAS RESIDUALES, “UN CRIADERO DE MOSQUITOS”

Nelly Álvarez, habitante del barrio Panamá tercera etapa, señaló que a raíz de las lluvias los enjambres de mosquitos han aumentado, sobre todo con las aguas que quedan estancadas en las casas y calles, además que “el mal cuidado del canal lo convierte en un gran foco de infección y un lugar predilecto para el aumento de los insectos”.

Te puede interesar: Incautan 20 kilos de cocaína camufladas en un carro en el Cesar

“Las aguas que se desbordan, en este sector, es un problema histórico, pues el canal en ocasiones se queda corto frente a las grandes descargas de agua, lo que sucede es que últimamente vemos que el alcantarillado ha colapsado y por ende las aguas se devuelven inundando las casas y generando malos olores cuando se evapora”, manifestó Álvarez.

El complejo de Tenis se inundó en la entrada, situación repetitiva cada vez que llueve fuertemente en la ciudad. FOTO/JOAQUÍN RAMÍREZ.

AFECTACIÓN EN ESCENARIOS DEPORTIVOS

Además de la cancha sintética del barrio Villa Castro, la cual lleva por nombre Hugo Arrieta, ídolo vallenato del fútbol, otro escenario que se inundó fue el Complejo de Tenis, luego del aguacero de la madrugada de ayer.

Entre tanto, otros escenarios deportivos como el estadio de fútbol Armando Mestre Pavajeau y el coliseo cubierto Julio Monsalvo sufrieron pequeñas filtraciones de agua en su parte interna, pero no pasaron a mayores.

Según el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, IDEAM, las lluvias seguirán cayendo sobre la costa Caribe colombiana. El promedio de lluvias para junio y julio de este año está por debajo del promedio en comparación con años anteriores, dado que en este mes se registra entre 20 y 40 % en las probabilidades de lluvias y solo hasta finales de mes y/o principios de julio se verían más días lluviosos.

Por: Robert Cadavid / EL PILÓN