19 diciembre, 2020

Migrantes generan oportunidades de empleo y educación en el Cesar

Aproximadamente 34.000 venezolanos residen en la ciudad de Valledupar según Migración Colombia. Un alto porcentaje de esta población desarrolla emprendimientos y capacitaciones educativas para establecerse de manera formal en la capital del Cesar.

Según Migración Colombia aproximadamente 60.000 venezolanos habitan en el departamento del Cesar. 

FOTO/JOAQUÍN RAMÍREZ.

Debido a la crisis económica y política que desde hace más de cinco años ha obligado a gran parte de la población venezolana a salir de su país hacía otros donde las oportunidades laborales sean mejores, el número de estos compatriotas ha aumentado en el territorio nacional.  De acuerdo con Migración Colombia, 60.000 venezolanos residen en el departamento del Cesar y 34.000 en Valledupar, siendo esta la ciudad de la región con mayor afluencia migrante.

Lee también: “En el Cesar no se aceptará criminalidad por parte de los migrantes”: Migración Colombia

Es por ello que va en aumento el número de locales comerciales y trabajos donde se desempeña un venezolano, según el sociólogo especializado en economía Alejandro Peña. “La población venezolana que reside en Valledupar ya está ocupando puestos de trabajo formales donde incluso solicitan una carrera profesional o experiencia. Esto demuestra que el sector migrante ya se ha integrado al mercado laboral y puede cumplir con el requisito de un tiempo establecido a término fijo en un empleo”, comentó el especialista.

Peña aseguró que la ocupación de venezolanos con empleos  de sueldos mínimos evidencia que hay un avance en el asentamiento de los migrantes en Valledupar debido a que superaron la etapa del trabajo informal y por horas donde no se les requería experiencia ni preparación para pasar a cotizar como un vallenato común que labora en la ciudad.

Rafael Morales, director general de la Fundación Acción Humanitaria Soy tu Amigo, comentó que esta  organización creada y dirigida por venezolanos, trabaja con un grupo de voluntariado de quince personas en barrios como San Martín, Villa del Rosario, Las Manuelitas, Tierra Prometida y 25 de Diciembre, entre otros, para apoyar y focalizar las necesidades de la población migrante que reside en esos barrios.

Esta fundación sin ánimo de lucro está activa desde hace tres años y nació para brindarle el acompañamiento a todos aquellos venezolanos que tengan necesidades y que deseen integrarse en el mercado laboral para generar ingresos”, aseveró Morales.

 El director de esta fundación cree firmemente en la premisa de la ‘unión hace la fuerza’ y por ello están realizando proyectos de integración entre colombianos y venezolanos para crear emprendimientos.   

Los emprendimientos de la población de migrantes es un su mayoría son de trabajos manuales.

EMRENDIMIENTOS DE ESPERANZA

La necesidad de un trabajo que pueda brindar estabilidad económica y una buena calidad de vida es el propósito de mucho migrantes y  vallenatos que retornaron a la ciudad. La vallenata  Heidy Mizar, madre de cuatro hijos, volvió al país con su esposo hace cuatro años a raíz de la crisis económica y sanitaria que atravesaba Venezuela. “Decidimos regresar a Colombia porque despedían a las personas de los empleos y la comida comenzó a escasear al igual que las medicinas,  así que regresamos antes de que la crisis nos afectara mucho más”, comentó Mizar.

No dejes de leer: ¿Quiénes se están quedando atrás en el Cesar?

Esta colombiana de familia atanquera es una apasionada por los trabajos manuales y la enseñanza, por ello creó un emprendimiento que lleva por nombre Tejidos Heidy, donde dicta clases de punto de cruz, tejido, foami e icopor. Las clases son los fines de semana de 3: 00 p.m., a  5:00 p.m.; por razones de bioseguridad y la temporada decembrina solo cinco personas asisten, de las cuales dos son mujeres cabeza de hogar y tres adultos mayores.

Por otro lado, la Venezolana  Duismary Riera, quien llegó a la ciudad de Valledupar hace cinco años en la búsqueda de un mejor futuro para sus tres hijas, está al frente de una panadería y repostería en la que trabajan cinco personas.

Esta madre cabeza de hogar proveniente de la ciudad de Cabimas, estado Zulia, ve con esperanza y amor este emprendimiento que es el sostén de su familia y el de las dos personas que junto con ella hacen panes venezolanos y colombianos con el propósito de ganar ingresos para tener una mejor calidad de vida. Riera asegura que su negocio paulatinamente ha emergido hasta tal punto que abrirá  un nuevo espacio en el local para darles empleo a venezolanos y colombianos que estén necesitados.

UNA EDUCACIÓN PARA TODOS

La educación certificada al momento de solicitar un empleo es uno de los requisitos más importantes para acceder a un trabajo formal. Por ello Rafael Morales, director de la Fundación Acción Humanitaria Soy tu Amigo, aseveró que buscarán gestionar ante el Servicio Nacional de Aprendizaje, Sena, el ingreso de venezolanos a los programas de capacitación para que puedan obtener un certificado que les permita obtener mejores empleos.

Te puede interesar: La frontera y la migración venezolana en el Caribe, hablan los expertos

Señaló que el próximo año los líderes que están distribuidos en los distintos barrios donde reside la  población migrante serán capacitados para que sus conocimientos aumenten y les permitan obtener empleos. Según Morales, los proyectos de emprendimiento e integración no solo estarán en la ciudad de Valledupar, sino que se desplazarán a los diferentes  pueblos del Cesar, donde también hay venezolanos ansiosos por una oportunidad de estudio y trabajo que los ayude a forjar un mejor futuro.

PUNTOS DE VISTA

Rafael Morales

Nosotros buscamos focalizar el potencial que tengan los venezolanos en distintas áreas  para gestionar ante el Sena su ingreso y que de esta forma puedan obtener un certificado y posteriormente entrar en la bolsa de empleo de esta entidad o en los proyectos para que puedan obtener una mejor calidad de vida”, manifestó el director de la Fundación Acción Humanitaria Soy tu Amigo, Rafael Morales.

 Heidy Mizar

“El propósito de este emprendimiento es transmitirle a muchas personas estos conocimientos para que tengan una forma de generar ingresos a través de los trabajos manuales y así crear más fuentes de empleos que les permita tanto a venezolanos como colombianos salir adelante”, comentó la vallenata Heidy Mizar.

Duismary Riera

Mi propósito más allá de generar ganancias para mantener a mis hijas es ayudar a otros compatriotas que estén atravesando una difícil situación económica. Por eso de 10 a 15 personas comenzarán a trabajar aquí. Hay un grupo de jóvenes del barrio Nueve Marzo que necesitan el empleo y van a trabajar en el local porque nos debemos ayudar entre todos“, comentó la venezolana Duismary Riera.

Namieh Baute Barrios / EL PILÓN.