20 septiembre, 2021

“Los subsidios solo benefician a los políticos porque no acaban la pobreza”: María Fernanda Cabal

En su visita a Valledupar, la precandidata presidencial María Fernanda Cabal habló sobre mecanismos para impulsar la economía del país, microcréditos para los medianos y pequeños empresarios; además, habló de Petro y el expresidente Juan Manuel Santos.

María Fernanda Cabal, precandidata presidencial. 
FOTO: Joaquín Ramírez.

La senadora María Fernanda Cabal siempre es noticia. Su estilo y sus posiciones pocas veces pasan desapercibidas. Por eso genera amores y odio. Ahora, aspira ser la elegida del Centro Democrático, partido liderado por el expresidente Álvaro Uribe, para estar en el 2022 como candidata presidencial. La semana pasada la senadora visitó a Valledupar y en diálogo con el diario EL PILÓN abordó algunas de sus propuestas de campaña. 

En este momento el partido está proyectando sus precandidatos, usted puso su nombre, ¿en qué consiste esta propuesta para el 2022? 

Yo había empezado una ruta para recoger apoyos para mi candidatura al Senado,  pero con todos esos bloqueos criminales, que yo los llamo tomas guerrilleras financiadas por el narcotráfico, las cuales trataron de dibujarlas como si fueran un reclamo legítimo, la gente me empezó a decir que por qué en vez de Senado mejor no ponía mi nombre para la Presidencia.  

En el recorrido que yo tenía planeado para el Senado la gente empezó a preguntar por temas nacionales y presidenciales: ¿qué vamos hacer con la seguridad del país?, ¿cómo vamos a enfrentar el narcotráfico?, ¿cómo vamos a enfrentar el nivel de desempleo?, ¿cómo reactivamos la economía si venimos de pandemia y el país empezó a crecer y nos bloquearon? 

He tenido contacto con los gremios, el sector productivo, con el informal y con aquellos que son generadores de riquezas, enfrentado a un país que está atrapado. Este es un país atrapado. 

¿A qué se refiere con un país atrapado?

Es un país atrapado por intereses. Yo digo que es un país cartelizado, hay un pedazo de Colombia que le pertenece a uno, un pedazo a otro y usted lo que tiene que hacer es ‘desatrapar’. Se ‘desatrapa’ siendo novedosos e innovadores.  

Según María Fernanda Cabal, las políticas de Petro solo generarían pobreza. FOTO: Joaquín Ramírez.

Yo sé cómo generar riquezas, he sido empresaria, conozco el sector público y todos los laberintos a los que obliga el Estado a través de leyes que salen de un Congreso desconectado de la realidad del país. También conozco los decretos y toda la reglamentación que no permite que la gente sea independiente económicamente. 

Tengo toda una cruzada de, podríamos decir, ‘desatrapamiento’. Vamos a empezar a cortar reglamentos, decretos y cambiar las leyes malas porque la gente necesita y tiene derecho a producir riquezas. Un primer obstáculo es el acceso al capital.

Hablemos de ese tema tan complejo: el acceso al capital

Hay cinco millones de personas en el gota a gota. ¿Qué vamos hacer? ¿Vamos a seguir excluyéndolos? También es violencia cuando la gente quiere salir adelante y termina dependiendo de un político o de un subsidio. Finalmente, el subsidio solo beneficia al político y deja al pobre en una pobreza permanente. No hay ningún pobre que haya superado la pobreza a través de un subsidio. Yo quiero voltear eso al tema del microcrédito, acceso al capital y dinamizar la economía. 

En este recorrido he encontrado unas propuestas maravillosas que me tienen muy entusiasmada. Si despega la economía se empieza a pensar en temas como la seguridad, que tienen que ir en paralelo, porque sin seguridad no se puede hacer nada. 

Pocas veces sus posiciones pasan desapercibidas. ¿Cómo será esta campaña? 

Yo soy una persona coherente. Esta es una campaña con la verdad. Yo jamás hago promesas que no puedo cumplir. Tengo una ventaja sobre el político: yo no tengo mascaras. Nos han llevado de gobierno en gobierno diciendo que lo van hacer y no lo hacen. 

Yo lo que prometo lo cumplo. Tengo un inmenso deseo de servir, eso es lo que quiero hacer y seguro no va a pasar desapercibido porque vamos a tomar decisiones que no son fáciles, pero vamos a tener el respaldo de una inmensa mayoría. 

Hablemos de puntos claves: superación de pobreza y su visión del capital 

En el tema del acceso al crédito no podemos dejar de lado que el mundo cambió. Hay una cantidad de servicios financieros que deben crecer. Cuando se pueda sacar un crédito en 10 minutos y no tenga que estar rogando para que le presten el país cambiará. 

No tenemos que ver la economía como un sistema excluyente, hay que verlo como uno participativo. El subsidio solamente es coyuntural, si a usted le dan la ilusión de producir algo su ser espiritual es creativo, usted va a estar feliz.  

Queremos poner a soñar a la gente porque todo el mundo puede generar su propia riqueza y no depender de otro. El 85 % del trabajo lo genera la pequeña y mediana industria. Si se irriga el capital al que hace la máquina, le entra la liquidez, el comprador queda con un crédito y todo esto empieza a circular. 

Acceder al capital es un derecho que mejora la calidad de vida sin quitarle a los demás, no ese cuento de la redistribución de riqueza, eso es un cuento chino. Las riquezas no se redistribuyen, las riquezas se crean y para hacerlo se debe tener capital de trabajo. La gente innovadora y emprendedora llega a un límite por no tener acceso al capital. Cuando usted democratice el acceso al crédito este país cambia y podremos hablar de paz, no como ahora. 

Otro punto: la seguridad en Colombia… 

La seguridad fue uno de los tres huevitos de Uribe, que luego se convirtieron en cinco. La historia de la humanidad siempre se ha basado en que los pueblos buscan quién los proteja porque si usted sale de su casa y lo matan o roban no puede trabajar; si no trabaja no genera para usted ni para el Estado. Los países ricos nunca descuidan la seguridad. En Colombia sí la descuidamos. 

¿Descuidamos la seguridad en Colombia? 

Juan Manuel Santos empezó por desmantelar la inteligencia del Ejército Nacional, la misma inteligencia que en ocho años dio los mejores golpes contra la guerrilla. Aquí había en el imaginario un sentimiento de que el secretariado de las FARC era invencible y el expresidente Uribe empezó a desmitificar esa idea. 

Prácticamente se acabó con la guerrilla, pero si usted después se relaja y toma cualquier excusa para que terminemos con 300.000 hectáreas de coca, pues difícilmente se puede volver a tener control territorial. 

La lucha contra el narcotráfico… ¿Cómo ganar esa guerra? 

Esa es una guerra que nunca se va a ganar ni tampoco se perderá. De hecho, a mi criterio llamarla guerra es una mala determinación. Aquí no se va a ganar y no se va a perder porque el Estado no la perderá, pero nosotros vamos a seguir poniendo los muertos.  Tampoco sirvió la política de sustitución de cultivos donde se gastaron más medio punto del PIB  dándole a campesinos cocaleros $36 millones al año, monto que no se lo han dado a un campesino que no ha delinquido en toda su vida. 

Los que no cultivaban se volvieron cultivadores para acceder al crédito. Se les paga para que no cultiven, pero reciben la plata y cultivan. El Estado debe tener mucho cuidado con cualquier diseño de política pública, social o programa contra el narcotráfico porque todo lo pervierte la misma conducta humana. 

Entonces, ¿qué hacer?

Cuando a usted le regalan las cosas no tienen el mismo sentimiento que cuando las trabajó. El ser humano necesita trabajar porque es parte de la dignidad propia. Con las drogas tenemos que ser mucho más audaces. Sí hay que pensar en sustitución, pero usted no puede dejar los territorios para que el pobre campesino siga de esclavo del cartel de Sinaloa o de las FARC. 

Ellos corrompen la fuerza pública, corrompen los jueces, compran las elecciones. Sí hay que luchar contra el narcotráfico, pero no puede ser la misma lucha de siempre. Así se fumigue otra vez, que yo sí estoy de acuerdo, hay que darle alternativas a la gente. ¿Qué vamos hacer con el departamento de Nariño que está casi todo copado de cultivos ilícitos? 

Mi insatisfacción con este Gobierno es que el Estado tiene formas de adquirir capacidad tecnológica, pero, ¿dónde están los drones en el Catatumbo? ¿Los drones no tripulados sobre el Tumaco? ¿Por qué pensamos solo en pie de fuerza cuando la tecnología está dando la solución? 

¿Qué piensa de la legalización? 

Yo tengo mis reparos por el tema de salud pública. Lo he pensado, a veces creo que legalizarla terminaría estrechando el precio. Pero, ¿cómo se hace con el resto del mundo?, ¿cómo haces con Estados Unidos que juega a dos vías?  No se va acabar la droga, el día que se legalice la coca saldrá otra cosa. Siempre habrá algo. ¿Legalizar? De pronto es una opción para más adelante, pasado ya por otras alternativas. 

En varias entrevistas ha resaltado y mostrado admiración por el trabajo de Trump y Bolsonaro

Hay demasiada ignorancia sobre las figuras de Trump y Bolsonaro, como la hay de mí. Siempre dijeron que yo era radical. Yo no tengo nada de radical. Yo invoco a Bolsonaro y Trump porque este país pide a gritos poder generar riquezas. Trump bajó los impuestos. Si uno cubre más base con un impuesto pequeño la gente paga.  

Trump generó tanta riqueza que en su época llegó haber 600.000 multimillonarios. Detrás de cada multimillonario hay una cadena de bienestar. Con Trump, el desempleo en Estados Unidos bajó a 3.5 %, eso significa cero porque hay movilidad laboral. 

Invoco a Bolsonaro porque bajó el marco de interés de la banca pública del 26 % al 6%. Cuando usted hace un préstamo le paga al banco con sus horas de trabajo. El banco simplemente te anota en un libro y no hace nada.

¿No se califica como radical? 

Yo no me considero radical, ¿qué tengo de radical? ¿Que digo la verdad y es mejor no decirla? Al público parece que le gustaran las mentiras. A la gente no le gusta la verdad, y yo lo único que hago en la política es decir lo que siento. Ahora tengo una pelea muy tesa por el tema de las 16 curules, pero yo no digo mentiras en mis peleas. 

¿Cuál es la discusión por las 16 curules?

Resulta que se les olvidó que en el tránsito de las curules, y qué para las víctimas, que no van a ser para ningunas víctimas, no hubo conciliación y nadie se dio cuenta, pero yo sí. 

Estoy haciendo la demanda para intervenir ahora en la Corte Constitucional cuando pase el control de constitucionalidad, que es un control automático de ficción de legalidad. Es obligatorio que cuando dos textos, que salen distintos de plenaria de Cámara y de Senado, se cree una comisión de conciliación. Aquí conciliaron y salieron los textos distintos, textos que tienen diferencias sustanciales. 

Las curules las revivieron porque Roy Barreras interpuso una tutela extemporánea que no debió ser escogida por la Corte, pero como la mayoría es santista. Las tutelas se hacen para evitar un daño inminente, ¿cuál daño si había pasado más de un año? Todo eso es un abuso de la Corte. 

En pocas palabras defina a estos personajes… el expresidente Álvaro Uribe

Estadista. 

El expresidente Juan Manuel Santos… 

Traidor. 

El presidente Iván Duque…

(Silencio) Tibio extremo. 

La precandidata cuestionó algunas políticas del actual gobierno.

¿El senador Gustavo Petro? 

Mitómano y narcisista.

¿Qué pasa si Gustavo Petro llega a la Presidencia? 

Solo hay que mirar los semáforos llenos de venezolanos, así estará Colombia, una diáspora de migrantes porque sus políticas económicas solamente sirven para su imaginario. Él no vive en la realidad, y su fantasía revolucionaria solo ha generado hambre y miseria. Petro nunca antes ha generado una empresa o pagado una nómina. 

¿El Congreso de la Republica? 

Un ente divorciado de la realidad del país. No le interesa. 

¿Oscar Iván Zuluaga? 

(Risas) Muy querido. 

¿Cómo va esa lucha dentro del partido? 

No hay lucha porque yo tengo una excelente relación con él y con todos. Con Paloma Valencia, anteriormente, por temperamentos, tuvimos algunas actitudes cuando estábamos tratando temas de bancada, pero Paloma ha sido una persona completamente respetuosa, Rafael Nieto igual y con Iván tengo mucha más cercanía que con los demás.