2 junio, 2020

“Los permisos para abrir los negocios en Valledupar son dispendiosos”: Fenalco

Según el gremio, hay alarma porque las cifras de desempleo no favorecen en absoluto y hay que hacer algo para evitar que se sigan destruyendo los puestos de trabajo.

Los comercios permanecen cerrados desde que a finales de marzo el Gobierno
nacional decretó el aislamiento obligatorio.

FOTO/JOAQUÍN RAMÍREZ.

A través de una carta dirigida al alcalde de Valledupar, Mello Castro, la Federación Nacional de Comerciantes en su seccional Cesar, señaló que los procesos para la reapertura de algunos negocios resultaban complejos para los comerciantes.

Lee también: Las ruedas que mueven a Valledupar en épocas de covid-19

“Al respecto de los trámites para la obtención de permisos individuales para poder abrir cada particular negocio,  hemos notado que son dispendiosos y contienen exigencias que,  a nuestro entender, no agrega valor al proceso pues se están requiriendo documentos que no están relacionados con el objeto de mitigar el riesgo de propagación del virus, sino que pertenecen a otro tipo de controles”, señaló Fenalco-Cesar en la carta enviada a la administración municipal.

Según el gremio, hay alarma porque las cifras de desempleo no favorecen en absoluto y “hay que hacer algo para evitar que se sigan destruyendo los puestos de trabajo, por lo menos los formales, en donde el Comercio es la actividad económica que más aporta a la ciudad en este sentido”.

Cabe señalar que desde este primero de junio el Gobierno nacional permitió la reapertura de varios sectores económicos, no obstante, cumpliendo protocolos de bioseguridad. En Valledupar no es la primera vez que los comerciantes se quejan acusando falta de agilidad.

“Creemos que alargar en el tiempo la expedición de estas autorizaciones para poder abrir los negocios agrega más tensión a la ya existente en la comunidad empresarial,  desestimulando la continuidad de la actividad económica lo que traería más desempleo agravando la situación, ya de por si calamitosa en que está nuestra ciudad”, sostuvo el gremio.

No dejes de leer: La tragedia del desempleo: en tres meses 16.370 vallenatos perdieron sus empleos

Fenalco hace referencia a la última cifra de desocupados compartida por el Dane. Con las actividades económicas cerradas todo el mes de abril el desempleo alcanzó el 20,7 % en el trimestre febrero-marzo-abril, el más alto de la historia de Valledupar desde que el Dane entrega esta cifra (2007).

Respecto al mes de abril del 2019, el aumento fue de 4,3 puntos porcentuales. Solo en el sector del comercio, de febrero a abril, se perdieron más de 3.500 empleos de los 38.634 que generaba antes de la crisis, según las cuentas del Dane.

En días pasados, el secretario de Gobierno de Valledupar, Luis Galvis, aseguró que las solicitudes llegan en masa. “Cada solicitud representa un proceso que amerita un tiempo para su revisión. Sin dudas es un número muy superior al grupo con el que contamos y que hace su mejor y mayor esfuerzo”, sostuvo Galvis Núñez.

PROPUESTA

En ese sentido, el gremio puso sobre la mesa la idea que el proceso de expedición de los mencionados permisos se agilice y se autorice a los establecimientos a abrir sus puertas con el compromiso de cumplir con los protocolos debidos,  “y que se verifique en el campo el cumplimiento de la norma y no en una dependencia oficial el contenido de un documento”.

Te puede interesar: Gobierno realizará tercer giro de Ingreso Solidario en junio

Mismo llamado ha hecho desde días anteriores el director de la seccional, Octavio Pico. “Hay que proteger los empleos que ya existen. Eso no es otra cosa que decirle al empresario: ‘Venga y yo lo acompaño para que arranque’. Pero no, es un viacrucis  para el empresario esperar que desde un escritorio  le aprueben unos reglamentos para abrir”, señaló el director.

Pico Malaver  cree que la operación debe ser al revés: permitir la apertura de los negocios y luego verificar que se estén cumpliendo los parámetros ordenados por el Gobierno nacional.

Podemos afirmar que el problema de la propagación del virus no está mayoritariamente en los establecimientos comerciales formales y que los empresarios están dispuestos, y así lo han venido haciendo, a asumir su responsabilidad en esta época difícil, pero que no entenderían que se les ponga trabas innecesarias para ejercer su actividad económica”, concluye la misiva.