30 mayo, 2020

La tragedia del desempleo: en tres meses 16.370 vallenatos perdieron sus empleos

Almacenes, discotecas y mercados cerrados, obras de construcción paralizadas y vendedores estacionarios en casa provocaron que el trimestre de febrero-marzo-abril mostrara los peores resultados de las últimas dos décadas en materia laboral para Valledupar.

El cierre de los negocios permitió que el desempleo creciera en un 20.7% en diciembre. 

FOTO/JOAQUÍN RAMÍREZ.

Lo cierto es que cuando en Valledupar nos espantábamos por estar entre las tres primeras ciudades del país con los mayores porcentajes de desempleo, pocos imaginaban que podríamos estar mucho peor. Y es que Valledupar había cerrado el 2019 con una recuperación gradual de la economía que se evidenció en la disminución de la cantidad de desempleados.

Lee también: La tragedia económica: 13.715 nuevos desempleados en Valledupar, según el Dane

Del 16,4 % en el índice de desempleo con el que iniciamos el año pasado, diciembre terminó con un 15,9 %. Una disminución no significativa pero que mantenía la tendencia de seis meses con la tasa de desocupados por debajo del 16 %.

Pero cualquier asomo de recuperación se hizo nada con la aparición de la pandemia provocada por el coronavirus. Desde que se conoció el primer caso positivo en Colombia el 6 de marzo y a finales del mes se declaró el inicio de la cuarentena, la mayoría de actividades económicas suspendieron. Allí empezó la tragedia laboral en el país que hasta abril significó la perdida de 5,4 millones de empleos en Colombia, más de 16.370  de esos empleos en Valledupar.

PRIMERA HERIDA

 Un mes antes de iniciar la cuarentena, en febrero, con el fantasma del virus torpedeando las principales economías del mundo, se sintieron los primeros  efectos en Colombia y sus regiones.

En ese momento, la cifra de desocupados en el país llegó al 12,2 % mientras que en Valledupar fue de 17,9 %, hasta ese momento la segunda más alta de la historia de la ciudad desde que el Dane realiza la medición.

No dejes de leer: Los $29.815 millones de la discordia: ¿hay o no superávit en Valledupar?

Eso significó que solo iniciando el trimestre de febrero-marzo-abril, en Valledupar, según el Dane, cerca de 2.828 personas pasaron a estar desocupadas.  En otras palabras, 2.828 nuevos desempleados.

Luego, en marzo, con la economía inicialmente a medias y luego paralizada del todo, Valledupar registró un histórico 19,0 % en desempleo.  Ya para ese mes la cifra de desocupados alcanzaba las 38.225 personas, cuando en enero el número era de 33.075. Se paralizó la economía un 24 de marzo y a finales de ese mes la medición marcaba que 5.150 personas se habían quedado sin empleo en la capital del departamento.

Una tragedia social y económica, así la definió el economista y director del Centro de estudios socioeconomicos y regionales, Cesore, Fernando Herrera.

Son personas que  entran a una zona de angustia y sufrimiento. Eso en lo social. En lo económico es menos demanda y por tanto si no hay gente que compre, se afectará la producción”, sostuvo Herrera.

LA HERIDA LETAL

Los vendedores de licores, los taxistas, el artesano, los hoteles, los transportadores intermunicipales, las aerolineas instaladas en la ciudad, los restaurantes, los guías turisticos, casi todo el mercado laboral de Valledupar esperaba para el mes de abril la llegada del Festival de la Leyenda Vallenata.

Te puede interesar: Pandemia, desempleo y propuestas para la reactivación económica de Valledupar

Solo en época de Festival en el 2019 ingresaron 26.542 buses,  por la terminal 21.021 personas, por el aeropuerto Alfonso López Pumarejo llegaron 7.547 turistas, y en promedio cada turista gastó $1.100.145, considerando todo tipo de gastos como boletas, transporte, alojamiento, compras, artesanías, comidas y bebidas.  

Este año se aplazaron todos los eventos masivos y Valledupar se quedó sin su mayor fiesta folclórica y el mayor dinamizador de la economía. Si a eso se le suma que en abril la actividad económica estuvo cerrada todo el mes, se entiende por qué el desempleo alcanzó el 20,7 % en el trimestre febrero-marzo-abril, el más alto de la historia de la ciudad desde que el Dane entrega esta cifra (2007). Respecto al mes de abril del 2019, el aumento fue de 4,3 puntos porcentuales.

 Pero la entidad no solo entrega los porcentajes sino unos aproximados de la población ocupada y desocupada, numeros con los cuales se puede explicar mejor la tragedia laboral de los últimos tres meses.

Mientras que para el mes de abril del 2019, el Dane contabilizaba que en Valledupar 168.468 personas estaban ocupadas (contaban con un empleo, formal o informal), para abril del 2020 esa cifra de ocupados era de 149.684. En otras palabras, en el transcurso de doce meses más o menos 18.784 personas en Valledupar dejaron de estar ocupadas o  perdieron  su empleo, según la entidad.

Pero casi todos esos puestos de trabajo desaparecieron en el último trimestre. Entre febrero (17,9 %), marzo (19 %)  y abril (20,7 %) el porcentaje de desocupados  ascendió 4,1 % respecto a enero.  Esos 4,1 puntos porcentuales significan que 16.370 puestos de trabajo desaparecieron. 

En ese sentido, mirando los dos últimos meses, de marzo a abril, casi de golpe, 13.715 personas dejaron de estar ocupadas en Valledupar. No hay antecedentes ni registro de una crisis similar en los últimos 50 años. Cabe señalar que esta reducción tan grande en la cantidad de personas ocupadas se entiende también por la reducción de la población económicamente activa, también llamada fuerza laboral y son las personas en edad de trabajar, que trabajan o están buscando empleo.

Lee también: El desempleo más alto de la historia de Valledupar, según el Dane

¿HABRÁ REACTIVACIÓN?

Con la claridad que ante el aislamiento obligatorio decretado para evitar la propagación del virus millones de empleos se perderían en el país, miles de ellos en Valledupar, los economistas han llamado a que desde ya se empiece a construir un plan para la reactivación económica de la ciudad.

Cesore, como centro de estudio, presentó ante la administración municipal un análisis con propuestas para recuperar los empleos perdidos durante el aislamiento. La primera propuesta va por el orden institucional. Y es que no existe dentro de la institucionalidad de la Alcaldía un responsable para el tema económico. Pero no se trata de establecer una Secretaría, es más bien generar las condiciones para crear una red de aliados e instituciones, dice Cesore.

Otra propuesta es la de comenzar con la transformación digital en Valledupar.  De una parte, propiciar las condiciones para el desarrollo de una economía digital en la capital en el mediano plazo que pueda crear call centers o centros de producción de softwares, que son grandes generadores de empleo.

También está el sector agropecuario. Cesore señala que es necesario apoyar a los campesinos, sin embargo, hay que hacerlo de manera inteligente y estructurada. Una forma es identificar cuáles alimentos de consumo masivo en Valledupar son “importados” de otros departamentos y de esos, ver cuáles pueden ser cultivados por nuestros campesinos.

En ese sentido, el profesional José Fuentes es uno de los asesores del gobierno municipal para la reactivación económica. ¿Cómo va ese proceso? Según explicó lo primero fue la conformacion de un grupo de coordinación y consultivo de la reactivación con el cual se diseñó la hoja de ruta.

A nivel rural las cosas están clara en la estructura:  la reactivación se basará en el campo. “En ese sentido el municipio está diseñando ya un completo plan de inversión, que incluye recursos del Gobierno nacional con el Plan de Extension Agropecuaria e inversiones con recursos propios. Dentro de los recursos propios se planea intervenir una cantidad importante de tramos de vias terciarias hoy fuera de servicio; el diseño de un completo (sistema) de siembra agricola para recuperar la seguridad alimentaria y el apoyo a la produccion de especies menores en unidades productivas”, aseguró el asesor municipal.

La idea es reducir el número de productos de la canasta familiar vallenata que son importados. En estos momentos el 87 % de lo que consumimos viene de otras regiones.

La zona urbana, agregó,  sería la segunda fase, la cual está en etapa de construcción pero buscará entregar capital semilla y microcreditos a emprendedores, empresas micro y medianas afectadas por la emergencia.

“EMPECEMOS POR SER ÁGILES”

En este proceso de reactivación una de las voces autorizadas es la Federación Nacional  de Comerciantes, Fenalco, en su seccional Cesar. Solo en el sector del comercio, de febrero a abril, se perdieron más de 3.500 empleos de los 38.634 que generaba antes de la crisis, según las cuentas del Dane.

No dejes de leer: “Valledupar es la ciudad con más jóvenes desempleados del país”: Dane

Su director, Octavio Pico  Malaver, indicó que la reactivación económica empieza por agilizar y facilitar los procesos de reapertura del comercio.  

No hay que buscar en otra parte, será dificil crear nuevas oportunidades, la administración debe es apalancar a los que ya están, facilitarles las cosas. Hay que proteger los empleos que ya existen. Eso no es otra cosa que decirle al empresario: ‘Venga y yo lo acompaño para que arranque’. Pero no, es un viacrucis  para el empresario esperar que desde un escritorio  le aprueben unos reglamentos para abrir”, señaló el director.

Pico Malaver  cree que la jugada debe ser alrevés: permitir la apertura de los negocios y luego verificar que se estén cumpliendo los parametros ordenados por el Gobierno nacional para evitar la propagación del virus.

POR: DEIVIS CARO DAZA defancaro1392@gmail.com