30 diciembre, 2020

La lucha de los docentes en Becerril para impartir clases en medio de la pandemia

Pese a las dificultades, el 90 % de los educandos en Becerril y sus corregimientos lograron ganar el año lectivo. Entre tanto, los docentes pidieron más apoyo del Gobierno nacional.

María de la Rosa es una de las docentes que se reinventó para seguir impartiendo clases.

El  2020 será catalogado como el “año de la reinvención”. En cuanto a lo educativo fueron muchas las situaciones que afrontaron educandos, profesores y padres de familia, quienes debieron adaptarse a la nueva realidad que les planteó la pandemia, la cual puso a prueba el ingenio humano para salir adelante.

Lee también: Territorios kankuamos reabrirían sus puertas bajo medidas de bioseguridad

En ese sentido, uno de los departamentos que fue puesto a prueba fue el Cesar, el cual ‘se rajó’ en materia de conectividad, lo que generó muchos retrasos a la hora de dictar las clases. No obstante, docentes del municipio de Becerril se las arreglaron para que el 90 % de los alumnos  ganaran su año escolar.

Una de las iniciativas que tomaron los docentes de esta municipalidad fue alquilar espacios en el canal de televisión y la emisora local para dictar por segmentos las materias que le correspondían a cada grado. Esta situación fue favorable según los docentes debido a que  una gran porción de estudiantes avanzó a otro grado.

El apoyo lo dio el alcalde, quien contrató una emisora y el canal de televisión para que nosotros le impartiéramos  clases a los niños; ellos veían y copiaban los ejercicios, mientras que por la radio la dinámica consistía en escuchar y escribir”, relató la docente María de la Rosa Díaz.

LA DINÁMICA DE TRABAJO

En medio de la pandemia los docentes del municipio de Becerril tuvieron que hacer de actores; es decir,  pararse  frente a una cámara, exponer su clase y que los menores, en compañía de sus padres, tomaran nota de la lección.

Este recurso ante la falta de conectividad se volvió el método más popular de aprendizaje, teniendo en cuenta que la carestía económica obligó a muchos padres de familia a realizar labores en el campo, pero mientras ellos trabajaban sus hijos se instruían por medio de la radio y la televisión.

No dejes de leer: Gobierno nacional quita autonomía financiera a la Universidad Popular del Cesar

El niño que no tenía internet veía las clases por el canal 4; ellos retransmitían la lección una vez nosotros trabajamos los temas para los alumnos. Pero la televisión también se reinventó y con un camarógrafo se hacían las clases en vivo para mayor comodidad de los alumnos, esta dinámica también entregó buenos resultados”, comentó la docente.

María Eugenia Arriaga pide apoyo del Gobierno nacional para los profesores.

HORARIOS DE TRANSMISIÓN

Como si se tratara de las clases presenciales, los espacios televisivos también estaban divididos por segmentos. Todos los cursos trabajaban en horas de la mañana debido a que el canal en horas de la tarde debía cumplir con otras programaciones.

Los horarios se dividían por espacios. Ejemplo: el grado cuarto trabajaba de 8:00 a 8:30 a.m., y así sucesivamente hasta completar la parrilla de la mañana porque ya en la tarde el canal tenía esos espacios rentados”, dijo la educadora María Eugenia Arriaga.

La educadora agregó que esta metodología le dejó una enorme satisfacción. “Antes de la pandemia tenía una alumna con dificultades para leer; cuando las clases se suspendieron y luego retornaron pensé que los problemas continuarían, sin embargo ella me dio una sorpresa porque había superado sus dificultades y para probarme que los vídeos no eran editados hicimos una conferencia en la que su lectura fue impecable. Este tipo de cosas hacen que esta labor valga la pena”, enfatizó.

Pero la reinvención de los docentes no fue solo en el casco urbano de Becerril.  En el corregimiento de Estados Unidos, el profesor Alexander Díaz tuvo que hacer muchos esfuerzos para poder impartir las clases, pero tras la llegada de la pandemia todo se limitó a guías y módulos, elementos a los que algunos alumnos se les hizo complicado entender, pero al final la gran mayoría pasó la prueba.

Yo trabajo en la vereda La Unión y la reinvención que tuvimos que hacer fue impresionante. Nosotros preparábamos los módulos para entregárselo a los padres de familia y luego ellos se los entregaban a los niños; una vez resueltos los trabajos que allí se encontraban, los alumnos nos devolvían el paquete de guías, esto se convirtió en un lleva y trae. Todo fue muy duro”, contó el docente.

Te puede interesar: Esta es la nueva fecha de entrega de los resultados de la prueba Saber 11

Por otro lado, el grupo de docentes hizo un llamado al Gobierno nacional para que se acuerde de ellos, quienes igual que otros trabajadores también estuvieron al frente de las obligaciones, en su caso en el sector educativo.

El Gobierno nacional debe acordarse de nosotros, de los corregimientos y las veredas donde la señal de internet no es la mejor; aun así nosotros hacemos nuestro mayor esfuerzo. Queremos que las clases retornen a las clases presenciales, pero sabemos que por el momento es complicado. Nos hace falta abrazar a los alumnos y sentir el calor humano”, manifestó la docente.

ROBERT CADAVID / EL PILÓN.