18 septiembre, 2020

La historia del Valledupar F.C. contada con la pluma de EL PILÓN

Durante 26 años, diferentes periodistas que han pasado por esta casa editorial, plasmando en sus páginas los momentos buenos y malos que ha vivido el Valledupar Fútbol Club; pero también han hecho el cubrimiento deportivo en las canchas de los diferentes barrios de Valledupar.

Esta fue la última vez que los jugadores del Valledupar Fútbol Club lograron clasificar a los cuadrangulares.

FOTO/CORTESÍA.

El periodismo deportivo de Valledupar ha cubierto épocas gloriosas, pasando desde medallas en campeonatos nacionales, organización de ventos internacionales y por supuesto, la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, la cual obtuvo un hijo adoptivo de esta tierra, pero que se siente más vallenato que cualquiera, Óscar Muñoz Oviedo.

Lee también: El Armando Maestre abrirá sus puertas para recibir al Huila el 27 de septiembre

Desde el 17 de septiembre de 1994, día en que el diario El PILÓN fue fundado, han pasado 26 años de cubrimiento continuo de los eventos que marcaron la historia del deporte local, regional y nacional. Pero, fue diez años después (2004) cuando un nuevo integrante llegó a la familia deportiva de la ciudad.

En 2007, bajo la dirección de Pablo Zuleta, el Valledupar FC tuvo un torneo discreto. FOTO/CORTESÍA.

UN CAMINO ENTRE PENAS Y PLACERES

Son 16 años en los que la casa editorial ha estado en todo momento con el Valledupar Fútbol Club, siendo parte y mostrando la historia no solo de cada partido, sino también de jugadores y personajes que han realizado importes gestas  para el club. Dentro de esos acontecimientos escritos están grandes victorias duras derrotas, vergüenzas goleadas y triunfos que quedarán plasmados en la retina del hincha.

Entre los momentos gloriosos registrados por el diario EL PILÓN se destacan las dos ocasiones en las que el equipo verdiblanco estuvo cerca de llegar a la máxima categoría, sueños que fueron truncados por el Atlético Huila en 2006 y el Real Cartagena en 2008; así mismo, el 2 de junio de 2010, los vallenatos cayeron estrepitosamente ante Real Santander, partido que culminó 7-0.

Entre tanto, en noviembre del 2004, se dio un hecho que puso en tela de juicio al equipo cesarense, y fue la derrota por 0-5 ante Real Cartagena, que a la postre le daría el cupo a la final al equipo ‘heroico’, un partido que fue registrado por los medios locales y nacionales, a quienes no les tembló el pulso para escribir que en ese partido “hubo cosas irregulares”.

No dejes de leer: El Armando Maestre abrirá sus puertas para recibir al Huila el 27 de septiembre

En el tiempo que el equipo vallenato ha sido inquilino de la segunda división en el fútbol profesional colombiano, también le ha regalado instantes de alegrías al periodismo deportivo y por supuesto a la hinchada.

No solo en el torneo de ascenso se han registrado eventos del conjunto valduparense. En la Copa Colombia son tres las ocasiones en las que el conjunto del Cacique Upar llegó a los cuartos de final (2011, 2012 y 2014).

Valledupar FC contra América en cuartos de final”, 22 de junio de 2012; “Valledupar FC en cuartos de final de Copa Postobón”, 19 de septiembre de 2014; estos han sido varios de los titulares en los que esta casa editorial ha resaltado el trabajo del elenco vallenato, acompañándolo en los momentos buenos y malos.

Entre los jugadores encumbrados del fútbol colombiano que enfrentaron al Valledupar FC se encuentra Teófilo Gutiérrez. FOTO/CORTESÍA.

EL CAMBIO DE SEDE

Las páginas deportivas del diario EL PILÓN también tuvieron la firma de la periodista Tatiana Orozco, quien estuvo en este medio entre 2015 y 2016. Orozco hizo parte de una historia en la que el Valledupar Fútbol Club por esos años tuvo que cambiar de sede debido a que el estadio Armando Maestre entró en su primera etapa de remodelación.

La periodista que en la actualidad hace parte de la Radio Nacional de Colombia, rememoró su paso por el diario que celebra 26 años de existencia, pero lo que más recuerda de cubrir al Valledupar Fútbol Club en el estadio Erasmo Camacho fue el idilio que vivió el equipo con la afición, debido a que por la estructura del escenario deportivo, además de la temperatura natural de la ciudad, el equipo podía sentir el calor de quienes lo acompañaron desde diferentes barrios.

El Valledupar Fútbol Club siempre ha tenido gente fiel que uno se encontraba en el estadio (Armando Maestre) y que se fue hasta el Erasmo Camacho. El equipo también ganó adeptos, gente que vivía en los alrededores y veían que el club estaba cerca de sus barrios. Pero no había espacio para la prensa, por eso siempre trataba de ponerme cerca de Royer y los periodistas de Radio Guatapurí. Era un espacio pequeño, pero teníamos que ver todo el partido, luego bajar y hacer las entrevistas”, contó Tatiana Orozco.

Te puede interesar: ¡Qué ruede el balón! Valledupar FC está listo para volver a competir

La comunicadora agregó que a pesar del estado que tenía el  escenario y que  no era el adecuado para ser sede de un equipo profesional, el tamaño permitía que los jugadores tuvieran más cercanía con el pueblo.

EL ÚLTIMO ÉXITO DEL VALLEDUPAR FC

Se cataloga la clasificación a los cuadrangulares del torneo 2018 I, como el último éxito del Valledupar Fútbol Club, equipo que fue dirigido por el entrenador Nilton Bernal y que logró ingresar al octagonal después de cinco años de sequía. Para ese entonces, quien reseñaba los triunfos, derrotas y empates del equipo verdiblanco era el periodista Nibaldo Bustamante.

Pero más allá de los logros del conjunto valduparense, Bustamante recordó cómo los tiempos cambiaron, igual que el manejo administrativo del club, que es diferente al de hace una década.

Anteriormente los periodistas podían quedarse toda la práctica. Nos permitían estar más cerca a los jugadores, conocer cómo es el manejo institucional. Ahora el acceso a los entrenamientos es un poco más limitado, pero se debe a que el equipo ha tomado forma y es lógico que el manejo institucional sea diferente”, relató el redactor deportivo.

“ANTES TE DEJABAN VIAJAR CON EL EQUIPO”

Los inicios del Valledupar Fútbol Club de la mano de ‘Kiko’ Barrios, fueron a todo furor, dos años en los que el conjunto verdiblanco acostumbró a su hinchada a celebrar clasificaciones a las rondas de cuadrangulares. Por aquellos años, prensa y club gozaban de una relación más estrecha; tanto así, que los peristas podían viajar en el mismo bus con el equipo.

Anteriormente lo hacíamos, viajábamos con los jugadores. Primero con el Atlético Cesar, lo acompañábamos a todos los partidos, lo mismo pasó años después, en los inicios del Valledupar Fútbol Club, pero después el equipo abolió esa política”, relató Nibaldo Bustamante.

EL PARTIDO 600

En el estadio Armando Maestre Pavajeau, Valledupar se midió ante Boca Juniors de Cali, juego que ganaran los verdiblancos por marcador de dos goles a uno gracias a los tantos de Cristian Cangá en dos oportunidades y para el Boca Junior descontó el futbolista Mike Campaz. Ese acontecimiento EL PILÓN lo titulo: “Valledupar ganó su partido 600 y rompió una mala racha”.

ANTES DEL VALLEDUPAR FC

Cuando el Valledupar Fútbol Club arribó a la ciudad para que esta se convirtiera en una de las sedes de los eventos realizados por Dimayor, llegó también un impulso a la economía, ya que abrió las puertas a diferentes fuentes de empleo, sobre todo con la visita de los equipos importantes. Pero antes del Valledupar Fútbol Club, EL PILÓN y el deporte aficionado comenzaron a estrechar fuertes lazos que hasta el sol de hoy siguen vigentes. Así lo cuenta el periodista Yimmis Núñez, primer editor deportivo que tuvo la casa editorial.

Por aquellos años en los que EL PILÓN iniciaba, el deporte aficionado era el eje central de la información; había diversos campeonatos de fútbol organizados por la liga, también los eventos en los barrios. Estaba Guzmán  Quintero como jefe de redacción. Él era un amante de las historias y siempre las pedía, vida de los deportistas, las crónicas que por aquellos días salían los miércoles y los viernes sacábamos las notas de los campeonatos de barrios”, apuntó Núñez.

Lejos de la llegada del fútbol, de ascenso, el equipo que enamoraba a la afición era el Atlético Cesar, que dejó una historia importante, anécdotas en las que EL PILÓN hizo presencia.

POR: ROBERT CADAVID / EL PILÓN