4 septiembre, 2020

‘Euparí-Roll’: el viaje de César González por Valledupar

El escritor plasmó en más de 22 poemas su recorrido por lugares simbólicos del valle del Cacique Upar.

Después de haber estado un tiempo en Ocaña, Norte de Santander, el periodista y escritor César González regresó a Valledupar para escribir su libro de poemas ‘Euparí- Roll’, en el que hace un recorrido por las calles y lugares emblemáticos de la capital del Cesar para plasmarlos en más de 22 escritos antológicos basados en anécdotas y personajes de la cultura vallenata.

Lee también: ‘Churo’ Díaz aplaza lanzamiento de su nuevo álbum por problemas de salud

El artista describió su libro como “un consuelo” y de cierta manera, como la forma de “cerrar un ciclo”. “Comencé a estudiar un poco más a fondo donde había vivido un tiempo y cuando volví veía a Valledupar de otra manera: el centro histórico, las calles, lo artístico, la bohemia”, dijo González a EL PILÓN.

Añadió que junto a un grupo de amigos de la Universidad Popular del Cesar, UPC, crearon el Colectivo Literario El Manjol, que se encargaba de organizar lecturas colectivas en varios lugares de la ciudad como el parque de La Madres, el río Guatapurí, balneario Hurtado, hasta el punto de hacer una piqueria en uno de los bares del Centro Histórico de Valledupar, del que nacieron varios poemas de ‘Eupari Roll’.

Con los estudiantes de Derecho, ingenierías, poetas y narradores de Codazzi comenzamos a recitar en Tlön Bar e inventamos como una piqueria. Una vez con el maestro Félix Molina, y con el ímpetu más que con el conocimiento, lo invitamos a una piqueria y entramos más al diálogo poético”, expresó.

Por otro lado, manifestó que emprender este camino de escritor no ha sido fácil para él, relató que varias editoriales le dieron un no como respuesta para la publicación de su libro, por lo que decidió publicarlo como independiente bajo el sello de El Manjol Ediciones.

No dejes de leer: El actor Marlon Brando y el conjunto musical Variedades

Sobre la particular portada de ‘Eupari Roll’, que es una fotografía de la carrera novena con calle 14, González dijo que la imagen es un poema que invita a un recorrido por Valledupar. “La sola imagen te invita a un recorrido, pasa hasta un taxi y eso lo podría llamar como realidad en la cotidianidad, pero también hay un momento para la ficción como un estilo budista y hay algo de los jardines de Kyoto”, finalizó.

OTROS ESCRITOS

César González antes de lanzar ‘Eupari Roll’, su primer libro de poesías, ya había lanzado ‘Jardín de pringamosa’ y ‘Ecce Homo por el taller del alfarero’, que aunque no fueron presentados ante una editorial, él mismo se encargó de producirlos y darlos a conocer con sus amigos y los habitantes de Valledupar.

-Estos son algunos de los poemas de ‘Eupari Roll’

BUCHANAN’S NIGHT CLUB

Blanco transparente es el babydoll
que ante mi hambre revela manjares exquisitos.

Mi mano asciende por tu cumbre neón vertebrada
cuando mis ojos juegan con tu boca
y tus manos con mis ganas.
¡Firmes ganas!

La noche te ha socavado
a ti, la de tantos nombres,
gracias doy por cuidar de mí
por plasmar arte en una servilleta:
un rojo labial y numerosas esperanzas.

No dejes de leer: Rolando Ochoa donó lote a familias de Aguas Blancas: ‘Barrio R8’ será el nombre del sector

RUINAS DEL GUATAPURÍ

Mallas cortantes,
remolino de espinas.
Meandros de canciones empedradas
semejante a ver morir el río;
cada serenata, cada poema, es inútil.

No me responde la sirena
ni alumbran peces dorados
bajo el puente.
Es todo esto más que una pena
y parecieran huevos de iguana nada más, pero no:
es el monocotú indignado;
acrobacias a las seis, sin lograr comunicarnos…

La 1009315039

Quienes temblaban
de soberbia,
de mal de rabia,
diciendo que no sacaría la cédula de ciudadanía
/de mierda.

Quiero que sepan que ayer no más, después de beber
todo el Guatapurí —ya no sé cuántas veces—, otra
vez pagué una picada mixta, de chinchurria y otras
delicias con bollo, y su respectivo picante de hojita en
la Calle 17, donde el Benjamín; todo esto, con la C.C.
1009315039 de Euparí-Roll.

Por: Carmen Lucía Mendoza Cuello / EL PILÓN