22 diciembre, 2020

En Valledupar se quejan por deficiencias en el alumbrado público

Habitantes de diferentes sectores de la ciudad aseguran que el servicio prestado por la Concesión Alumbrado Público es deficiente, mientras que desde el Concejo Municipal de Valledupar demandan a la actual administración revisar este contrato.

Barrio Don Alberto de Valledupar.

FOTO/CORTESÍA.

Entre $18.000 a $20.000 es el valor que cobra la empresa de alumbrado público a cada usuario en Valledupar por las luminarias que están instaladas en las diferentes calles, avenidas, parques y en los corregimientos.  Sin embargo, estos mismos usuarios han manifestado que el servicio que presta la concesión de Alumbrado Público no es óptimo.

Lee también: La mensajería, un oficio de riesgo en Valledupar

Uno de los sectores donde se han presentado quejas es el barrio Arizona, específicamente en la calle principal; lo mismo en el barrio Don Alberto; y en la carrera 5 con calle 25 en el barrio Santa Rosa, en inmediaciones del colegio ‘Hogar del Niño’.

Esta situación ha sido objeto de debate en el Concejo de Valledupar, donde el corporado Wilber Hinojoza ha sido uno de los más críticos. El concejal refirió que uno de los aspectos más importantes a analizar con respecto a la concesión es que recauda grandes cuantías de dinero y esto no se ve compensado en el servicio.

La concesión Alumbrado Público está recaudando alrededor de $20.000 millones al año, esto según cifras reveladas por la Secretaría de Hacienda Municipal de Valledupar. Ese recaudo no lo vemos en retribución en la ciudad, tomando en cuenta que el objeto contractual desde hace más de 20 años solo es para reparar las luminarias del municipio. Cuando se amerita  un cambio o ampliación de nuevas luminarias la Alcaldía de Valledupar tiene que autorizar a través de un recurso extra, pese a que el contrato especifica que cuando hay excedentes mensuales deben destinarse para la ampliación de nuevas luminarias y hoy vemos un alumbrado muy deprimente”, explicó el cabildante.

Añadió que esta situación también genera focos de inseguridad debido a la oscuridad en las calles. “Esto se ha evidenciado con fuerza en varios sectores de Valledupar”, refirió Hinojoza.

Igualmente explicó que dentro de un año el contrato con la concesión, que data desde hace dos décadas, está por vencerse, por lo cual se hace recomendable que los términos y las condiciones sean revisadas si se llegara a renovar con el mismo operador.

No dejes de leer: “En Lorenzo Morales no todo es malo, hay personas que quieren salir adelante”

La administración actual del Mello Castro González debe revisar el contrato porque en la actualidad prevalece ventaja a favor del concesionario  y si no mejora se debe mirar la opción de una nueva empresa para que brinde un mejor servicio”, manifestó Hinojoza, destacando que “de lo que recaudan hay un porcentaje mínimo para la empresa prestadora del recaudo que es la electrificadora y una fiduciaria que se encarga de manejar los recursos, pero prácticamente un 80 % son para la concesión.  Esta es una queja constante de líderes y ciudadanos en general”, puntualizó el corporado.

“NUESTRA RESPONSABILIDAD ES EL MANTENIMIENTO DE LAS LUMINARIAS”

Sobre estas quejas, el gerente de la Concesión Alumbrado Público de Valledupar, Jaison Penso, explicó que en la ciudad se está presentando una situación que va relacionada con los urbanizadores y es que estos no están colocando las luminarias como la norma lo señala.

Explicó que en el caso del barrio Don Alberto sucedió que fue construido con las normas de alumbrado público; es decir, en una cuadra  hay dos luminarias donde deben existir 4, lo que aritméticamente deja como resultado que el 50 % del sector quede oscuro.

En este tipo de sectores es responsabilidad de los urbanizadores, pero no le construyen un adecuado alumbrado a las urbanizaciones. A eso se le suma la espesa arborización en Valledupar, que es lo que pasa en el sector de Arizona y en Santa Rosa“, describió Penso.

Añadió que de acuerdo a la norma técnica colombiana para alumbrado público, la cual se estableció desde hace tres décadas, la instalación de luminarias de 70 vatios en poste de 80 metros de altura con interdistancia de 15 metros, en Valledupar los colocan a 30 metros.

Te puede interesar: Las luchas y necesidades del barrio Villa Yaneth durante más de 18 años

 “No cumplen con la norma del alumbrado público y eso pasa con el 99 % de las urbanizaciones de la ciudad. Tampoco hay una dependencia de la Alcaldía de Valledupar que haga control a los urbanizadores y esto está contemplado en la Ley que establece la reforma urbana y la resolución que regula el alumbrado público y el Plan de Ordenamiento Territorial.  Nosotros asumimos la responsabilidad que nos corresponde en el mantenimiento de las luminarias, pero la expansión que requiere no.  La ciudad para corregir la negligencia de los urbanizadores requiere invertir $30.000 millones”, puntualizó Jaison Penso.

POR MILAGRO SÁNCHEZ FLÓREZ/ EL PILÓN.