26 febrero, 2021

Comunidad de La Paz ‘agoniza’ por falta de agua potable

Barrios como el Fray Joaquín, La Florida, 19 de Mayo, entre otros, están sin el servicio de agua potable por varias semanas, lo cual ha provocado que se bañen en el río Mocho y compren canecas de agua para subsistir.

El contratista Ingeaguas señaló que no está en su competencia el funcionamiento del sistema de acueducto porque hicieron lo que estaba contemplado en un diseño que contrató Empaz.  

FOTO/JOAQUÍN RAMÍREZ.

La comunidad del municipio de La Paz denunció estar sin el servicio de agua potable en sus tuberías desde hace aproximadamente un mes. Los barrios afectados son Fray Joaquín, Las Flores y el centro de esta localidad del Cesar, cuyos habitantes se ven obligados a bañarse en el río Mocho y comprar hasta cinco canecas de agua diarias para poder hidratarse, cocinar y hacer el resto de tareas del hogar.

Lee también: ¿Tendrán agua potable los corregimientos de Valledupar?

De acuerdo con Oscar Gutiérrez, habitantes del barrio Fray Joaquín, el agua escasea entre ocho a doce días y en este tiempo la comunidad debe pagarle a carrotanques para que lleven el preciado líquido a este sector y así suplir las necesidades que tiene la población.

Señaló que no es “justo” que pagando de manera puntual la factura a la Empresa de Aguas de La Paz, Empaz, los dejen “padecer” durante tanto tiempo sin agua en sus hogares. Agregó que paga $80.000 por un servicio que no tienen de manera constante, afectando su calidad de vida y su economía porque deben comprar agua a vendedores clandestinos.

Los afectados son los que estamos ubicados en la zona alta, donde las tuberías no represan el agua y se va directamente hacia los barrios de la parte baja como San Francisco, 6 de Enero, entre otros. El jueves nos dieron agua tres horas porque la comunidad del barrio Fray Joaquín y La Flores nos reunimos con los ingenieros a cargo de la intervención de las redes para que nos solucionaran el problema”, manifestó Gutiérrez.

¿LA CULPA ES DEL CONTRATISTA?

De acuerdo con Laura Núñez, habitante del barrio Las Flores, desde que la contratista Ingeaguas inició una intervención en la zona para instalar 31.000 tubos lineales de polietileno, la dificultad en la prestación del servicio de agua potable se agudizó porque regularmente el líquido llegaba a sus hogares “un día sí, un día no” y en el día que les tocaba tenían tres horas para abastecerse de agua. 

Esta información la corrobora Jaime Ramírez, del barrio Fray Joaquín, al asegurar que desde hace 10 años el servicio de agua potable en esta zona llega entre una a tres horas y volvía al día siguiente o después durante el mismo periodo de tiempo. Pero desde que se hizo la intervención de las tuberías desde hace un mes el preciado líquido es ausente en este sector. “A diario compro entre seis y siete canecas agua a $1.500 para poder cocinar y tomar agua; también traigo del río Mocho para lavar y hacer las tareas del hogar. Para irse para el trabajo a uno le toca ir al río”, comentó.

Los pobladores de los sectores con déficit de agua compran hasta siete canecas de agua diarias. FOTO/JOAQUÍN RAMÍREZ.

SOLIDARIDAD ENTRE VECINOS

Según Edinson Mieles, habitante del barrio  Fray Joaquín, el agua potable no llega al sector con regularidad desde hace tres meses. Aseveró que las pocas veces que ha llegado el líquido ha sido por 20 minutos y luego se vuelve a ir, por lo que le ha tocado acudir a la solidaridad de sus vecinos.

No dejes de leer: “Desviaron el río y nos dejaron sin agua”, denuncian en La Paz

A los vecinos del otro lado de la avenida si les llega el agua, así que ellos nos dan el permiso para entrar a sus casas a recolectar el agua en canecas y balde. La falta del agua nos ha afectado la calidad de vida demasiado. No hay agua para bajar los baños, cocinar, lavar la ropa y bañarnos. Todos los días tenemos que ir a pedir agua porque aquí no llega”, manifestó Mieles.

Aseveró que en su hogar viven seis personas, por lo que el agua que recolectan no es suficiente y están muy limitados para ahorrarla. Comentó que hace 15 días la comunidad hizo una huelga y desde entonces llega en algunas casas,  pero “bajita” y por corto tiempo.

¿QUÉ DICE EMPAZ?

Al respecto, el gerente del Empresa de Aguas de La Paz, Empaz, Orlando Cruz, comentó que las fallas en el suministro del agua en el  barrio Fray Joaquín, Las Flores, 19 de Mayo y la zona céntrica donde se encuentran los almacenes de cadena Ara, D1 y distintos locales comerciales no se presentaban antes de la intervención de la contratista Ingeaguas. Agregó que el servicio se prestaba un día sí y un día no, lo cual era eficiente.

“Nosotros habitualmente lo que hacíamos era abrir una válvula del tanque de almacenamiento de la Planta de Tratamiento del Municipio de La Paz y dividíamos la parte alta y baja del municipio en donde se distribuiría el líquido por días y horas, con eso cubríamos todo el municipio”, comentó Cruz.

Explicó que esta intervención que se llevó a cabo hace aproximadamente un año, que tiene por nombre ‘Construcción y utilización de las redes de acueducto de la cabecera urbana del municipio de La Paz’, ha sido infructífera porque no se ha cumplido con el propósito de mejorar el servicio, sino que en cambio se ha desmejorado.

Aseveró que  dicha situación es un “detrimento” al Gobierno nacional porque el proyecto tuvo una inversión de 6.808 millones fue por el concepto de obras por impuestos. Acotó que desde que Ingeaguas finalizó la obra jurídicamente hace 15 días y la empresa se niega a recibir por las fallas en el servicio del agua, por lo que se tienen que cerrar las válvulas que envían el flujo del líquido  para alimentar a algunos barrios de La Paz por horas.

LA OBRA

De acuerdo con el gerente de la Empresa de Aguas de La Paz, Empaz, Orlando Orozco, el proyecto contemplaba la instalación de 31.000 redes de acueducto  de polietileno en la cabecera del municipio de La Paz, pero presuntamente no hubo un acuerdo entre los ejecutores del proyecto porque instalaron una tubería de polietileno con una ya existente de PVC.

Te puede interesar: En La Paz cambiaron las pimpinas de gasolina por las de agua

Se suponía que en el momento de instalar las redes de polietileno inmediatamente las redes de PVC quedarían obsoletas, pero ellos realizaron las adecuaciones de esa forma, provocando una descompensación en el flujo del agua”, comentó el funcionario.

Aseveró que la empresa se reunió con Ingeaguas y les explicó todas las afectaciones que tiene la comunidad con la prestación del servicio después de su intervención y que debían brindar una solución porque el proyecto no debía perjudicar el suministro del agua. Acotó que frente a este requerimiento, la contratista señaló que el problema se debe al diseño del proyecto y no a la obra realizada por ellos.

Como no llega agua a sus hogares, las comunidades afectadas se van a bañar al río Mocho. FOTO/JOAQUÍN RAMÍREZ.

INGEAGUAS ¿ACLARA? 

El director de obras del proyecto ‘Construcción y utilización de las redes de acueducto de la cabecera urbana del municipio de La Paz’ de Ingeaguas, Pedro Muñoz, aseveró que la contratista intervino en la utilización de las redes, no en el funcionamiento. Comentó que la empresa instaló 31.000 metros de tubería lineal de acuerdo a un diseño que contrató Empaz.

Empaz es quien contrató el diseño de optimización de las redes de acueducto y lo presentó ante el  Gobierno nacional. Nosotros construimos las redes, cambiamos las tuberías viejas por nuevas de polietileno; lo relacionado al funcionamiento, la presión y el flujo del agua no tenemos nada que ver”, manifestó Muñoz.  

Lee también: Se conocen más detalles sobre la salud de Jorge Oñate; habría sido operado en Medellín

Señaló que Empaz debe consultarle a su diseñador sobre la forma en la que funcionará el sistema de acueducto de manera óptima ahora que las tuberías están instaladas. Acotó que a la empresa le entregaron unos planos en donde se especificaban en qué puntos debían  instalarse las redes y eso realizaron. “Si llega o no llega agua, eso le compete a Empaz; nosotros lo que hicimos fue instalar las redes y conectarlas a las existentes”, subrayó.

POR: Namieh Baute Barrios / EL PILÓN.