1 septiembre, 2020

Cerrejón suspende operaciones: ¿Por qué las partes no llegaron a un acuerdo?

Ni Cerrejón ni el sindicato cedieron durante los últimos diez días, por eso, este lunes llegó la hora cero y los trabajadores entraron en huelga. La empresa habla de pérdidas millonarias por la suspensión; el sindicato dice que Cerrejón es el culpable.

Lunes de incertidumbre para la minería de la región. Luego de no alcanzar un acuerdo con la multinacional, el Sindicato de Trabajadores de la Industria del Carbón, Sintracarbón, anunció el inicio de la huelga este lunes a partir de las 03:15 de la tarde.

Lee también: Trabajadores de Cerrejón entran en huelga

Tanto los representantes de Sintracarbón como de Cerrejón estuvieron más de dos semanas sentados negociando para establecer una nueva Convención Colectiva de Trabajadores. La mesa fracasó, los trabajadores acudieron a votaciones y decidieron que la huelga sería el camino para dirimir las diferencias. Este lunes llegó la hora cero.

Pero, ¿cuáles son las diferencias insalvables que llevaron a Cerrejón a suspender sus actividades de extracción de carbón en La Guajira? Desde que inició la pandemia la multinacional ha reportado que la crisis afectó directamente sus finanzas. Empezando porque, según reportaron,  en el primer semestre del 2020 registraron la cifra de exportaciones más baja para este periodo en los últimos 18 años: 9.5 millones de toneladas de carbón. Comparando con la producción del primer semestre de 2019, hay una reducción de 3,8 millones de toneladas.

A eso se le sumó que en los primeros seis meses del año el precio del carbón ha caído un 26 % con respecto al mismo periodo del 2019. Una tendencia que se mantiene y que ha llevado a precios, en algunos momentos, por debajo de los 33 dólares por tonelada, precios que hacen insostenible el negocio.

“El mundo ha cambiado y por lo tanto debemos cambiar y adaptarnos para que Cerrejón siga existiendo por muchos años más, esto es una responsabilidad de todos nosotros. Como parte del plan de transformación para superar esta crisis, hemos venido implementando ya varias iniciativas. El cambio de turno es una más, que se ha estudiado en detalle desde todos los ángulos. Sabemos que es una iniciativa compleja y que cambiará la forma como veníamos trabajando”, afirmó Claudia Bejarano, presidenta de Cerrejón.

Justamente, es el cambio de turno la barrera insuperable que impidió la llegada a buen término de las negociaciones. Mientras que Cerrejón califica esta transformación como “su salvación”, el sindicato lo calificó duramente como el “turno de la muerte”.

No dejes de leer: Desempleo de julio en Valledupar fue del 24,3%

Así lo hicieron saber en el comunicado que confirmó la huelga. “Son dos temas los que había que resolver: la negociación propiamente dicha y la imposición del turno de la muerte (7×3-7×4) que Cerrejón insertó de manera paralela al conflicto colectivo de trabajo. Un nuevo portazo dio la multinacional cuando planteó que el turno va mañana (hoy) 1º de septiembre, que es una decisión de patrón y que no es objeto de negociación, a pesar que se le demostró que por una parte afecta ítems neurálgicos de la convención colectiva de trabajo (por ejemplo art. 42.-Transporte Terrestre, entre otros)”, señalaron los sindicalistas.

¿En qué consiste el nuevo turno? Actualmente los mineros trabajan en cuatro cuadrillas. La propuesta de la compañía establecería un turno de 7×3 -7×4, por lo cual  se eliminaría una cuadrilla, que son más de 1.000 trabajadores, según el sindicato.

El polémico turno 7×3 – 7×4 la empresa lo dividiría así: el operario trabajaría 4 días en jornadas de 6:00 de la mañana a 6:00 de la tarde; después haría 3 días de noche: de 6 de la tarde a 6 de la mañana. Luego vendrían tres días de descanso. Siete de trabajos por tres de descanso.

En el siguiente turno trabajaría 3 días de 6:00 de la mañana a 6:00 de la tarde y cuatro de noche, descansando 4 días.  Con esta nueva jornada aumentan seis días la jornada mensual del trabajador.

Aunque ha sido cuestionada, Cerrejón  defiende esta propuesta por las millonarias pérdidas ante la crisis mundial del carbón. “Por mucho que queramos volver a tiempos pasados, el mundo ha cambiado y Cerrejón debe hacerlo para sobrevivir. Solo en los 6 primeros meses del año, la compañía ha perdido más de $368.000 millones de pesos”, sostiene la empresa.

BENEFICIOS…

Aunque el turno ha concentrado el debate, en las propuestas y beneficios tampoco se llegó a un acuerdo. Según explicó Juan Carlos Consuegra, vicepresidente de Cerrejón, la empresa se ha esforzado en preservar muchos beneficios.

“Una potencial huelga nos perjudica a todos. Cerrejón está haciendo un gran esfuerzo, en medio de un contexto adverso, para mantener los beneficios más importantes que reciben nuestros trabajadores. Ni el mercado, ni los precios del carbón son los de hace unos años y todos tenemos que adaptarnos a esta realidad”, señaló el vicepresidente de Cerrejón.

Asimismo, indicaron que la huelga significará “que unas 10.000 familias de empleados y contratistas se queden sin ingresos. Además, obligaría a la compañía a parar toda la ayuda humanitaria que ha estado entregando para apoyar al departamento durante la crisis generada por la propagación del covid-19”.

Te puede interesar: Las actividades que estarán prohibidas en Valledupar del 1 al 15 de septiembre

Contrario, el sindicato indicó que la propuesta solo trae recortes y suspensiones. “Por el lado de la negociación, se demostró por parte nuestra que lo que el patrono ‘ofrece’ a la fecha no es más que la actual Convención Colectiva de Trabajo pero disminuida, reducida, menoscabada, que solo la suscribiría un sindicato derrotado que le toque aceptar para sus representados tres medidas de un perverso paquete: la imposición de un turno de la muerte, la disminución de los puestos de trabajo y el quiebre de la CCT”, crítica el sindicato.

¿QUÉ SIGNIFICARÍA LA HUELGA?

Una vez se hizo pública la noticia de la huelga, las partes establecieron posiciones claras y preocupantes. Por un lado, el sindicato acusó a Cerrejón de ser “la única responsable de la huelga y así debe responderle a la nación, a la región, a los trabajadores y a la comunidad. Esta organización sindical solo está ejerciendo un derecho, en el marco de la constitución y la ley”.

Mientras que la empresa, sin señalar responsables, indicó que cada día de huelga en Cerrejón le costaría a La Guajira y a Colombia cerca de 7.000 millones de pesos. “Esta cantidad incluye lo que deja de percibir el departamento y el país en términos de impuestos y regalías, pero también otros conceptos como los salarios y beneficios que reciben los trabajadores y todos los servicios que tiene contratados la compañía”, aseguró por su lado Cerrejón.

En conclusión, el  único punto que une a las partes es que todos perderán. Si el futuro de Cerrejón estaba amenazado por la crisis del carbón, esta huelga incrementará los riesgos; mientras que por la huelga los contratos de los operadores mineros serán suspendidos. En el medio de la negociación están las finanzas y la inversión social en La Guajira, departamento beneficiado por los millonarios recursos de regalías que recibe por la explotación del carbón.

Por Deivis Caro/EL PILÓN