12 febrero, 2021

Carromuleros de Valledupar exigen cumplimiento de acuerdos

La administración municipal se comprometió a sostener una mesa de trabajo para el cumplimiento de la reconversión laboral que exige este sector de la ciudad.

Los carromuleros protestaron a las afueras de la Alcaldía de Valledupar. 

FOTO/JOAQUÍN RAMÍREZ.

Una vez más el gremio de carromuleros de Valledupar protestó a las afueras de la Alcaldía de Valledupar exigiendo a la administración municipal el cumplimiento de acuerdos pactados como la reconversión laboral y la adecuación de los botaderos de escombros y podas, ya que esta ciudad no cuenta con una escombrera, solo tienen un punto provisional para el desecho de los residuos, de tres que le prometieron en octubre de 2020.

Lee también: ¡No más desorden de basuras!: buscan predios para puntos de acopio

José Calderón, presidente de la Asociación de Vehículos de Tracción Animal de Valledupar, manifestó que esta ‘lucha’ no es desde ahora, sino desde el gobierno del exalcalde Luis Fabián Fernández, y desde entonces ningún alcalde les ha cumplido con las promesas y compromisos pactados.

“Estamos aquí por el incumplimiento que ha tenido la administración con las mesas de trabajo que se hicieron en octubre de 2020, en la que se estableció la implementación de puntos satélites para el desecho de las podas y los escombros para que esta población no siguiera arrojando estos desechos en cualquier sitio de la ciudad, pero el alcalde solo nos ha dado un sitio como botadero que es en el Tarullal y esto nos queda  muy lejos, al menos 25 minutos para llegar al sitio”, expresó el líder.

Añadió que en Valledupar hay agremiados 350 personas que se dedican a esta actividad, pero están cansados del inclemente sol, el poco trabajo que por estos días se consigue y el atropello verbal y hasta físico que reciben de algunos ciudadanos.

Esta población necesita que le hagan reconversión sociolaboral como está establecido por ley nacional; venimos luchando por esto por más d 14 años. En la anterior administración tuvimos la oportunidad de un proyecto piloto, en el cual se beneficiaron 27 carromuleros que tenían entre siete y ocho años en esta labor, pero hay población de carromuleros con 40 años en el oficio, algunos son discapacitados y no han recibido ningún beneficio”, acotó Calderón.

Estas personas manifestaron que un carromulero se levanta antes de la 5:00 de la mañana y labora cerca de 12 horas de domingo a domingo.  Un día se puede ganar $40.000 mil y otros $10.000.

Por su parte, Luis Alberto Contreras, también carromulero, destacó que en el gobierno del exalcalde Augusto Ramírez Uhía, quedó un documento firmado en el que otras 30 personas se iban a beneficiar con la entrega de un motocarro, pero esto no se ha cristalizado. 

No dejes de leer: Cuatro municipios del Cesar tienen alerta temprana por reclutamiento forzado en menores de edad

Estamos cansados de esperar en los compromisos de la administración, solo pedimos que nos ayuden”, dijo.

En este mismo orden, Faustino Pérez expresó que el botadero de desechos en el Tarullal les queda muy distante de la ciudad. “La entrada a este lugar es vía a La Paz y nos demoramos mucho en ir, a veces hasta una hora y los animales sufren, no tenemos al momento otra opción, dijeron que serían tres puntos y solo habilitaron ese”, sostuvo.

También denunciaron que son víctimas del robo de los caballos y al colocar la denuncia son ignorados.

Cabe recordar que, en noviembre de 2020, la administración municipal en conjunto con la Empresa de Servicios Públicos de Valledupar, anunció la adecuación de tres puntos satélites para el desecho de podas y escombros de construcción, uno es una hectárea de terreno en el Tarullal, donde hasta el año 2012 funcionaron las lagunas de oxidación. 

El otro lugar escogido fue parte del lote del antiguo Idema, donde se acumularían dichos residuos para luego ser recogido por Interaseo y llevarlos hasta el relleno sanitario, ubicado en cercanías al corregimiento Los Corazones, donde las podas de los árboles iban a ser procesadas para abono orgánico y los escombros para material de construcción, pero, al parecer, esto no ha sucedido.

COMPROMISOS EN MESAS DE TRABAJO

Al respecto, el secretario de Gobierno de Valledupar, Luis Galvis, manifestó que luego de un encuentro con los representantes de la Asociación de Vehículos de Tracción Animal de Valledupar se proyectó una mesa de trabajo para el 18 de febrero.

El gremio de carromuleros ha manifestado una preocupación frente al proceso de reconversión laboral. La administración municipal ha manifestado con claridad y contundencia su disposición por instaurar una mesa técnica, la cual junto a las sectoriales encargadas del estudio se llegará a la dinamización y materialización del proyecto. Se han generado compromisos porque el alcalde entiende las problemáticas de este sector. Más aún en estas épocas tan complejas de pandemia, donde la economía se ha visto afectada; el alcalde se compromete a iniciar estas mesas de trabajo técnica para dar una reconversión”, refirió el funcionario.

Te puede interesar: ¿Qué cambios aplicarán en la vía Aguas Blancas-Codazzi?

Frente a la ubicación de los botaderos de desechos, expresó: “He designado de manera inmediata un funcionario de la Secretaría para inspeccionar el botadero y darle solución a esta situación que ellos expresan que está muy lejos, pero el fondo del asunto es lo que hay que solucionar. Entre tanto se genera esta mesa de diálogo se necesita también el compromiso por parte del gremio en tener la ciudad limpia, que luego de prestar sus servicios los desechos terminen en los lugares establecidos”.

DECRETO 178 DE 2012

De acuerdo con el Decreto 178 de 2012, los municipios deben sacar de circulación los denominados carros de mula. Esta medida señala que las autoridades de cada región deben censar los vehículos, identificar a los conductores, adelantar programas de capacitación en actividades alternativas para los afectados (o apoyar la sustitución de los ‘carros de mula’ por automotores), y establecer procedimientos para desintegrar las carretas y garantizar el bienestar de los animales.

POR MILAGRO SÁNCHEZ FLÓREZ/ EL PILÓN