20 julio, 2020

“Auguro que el panorama político en el Cesar cambiará, la gente lo está pidiendo”: Christian José Moreno

El escritor Carlos César Silva entrevistó al representante a la cámara Christian José Moreno.

Christian José Moreno Villamizar. 

FOTO/CORTESÍA.

Conversé con el representante a la Cámara Christian José Moreno sobre la crisis del Hospital Rosario Pumarejo de López, la pandemia del covid-19, la condena en contra del gobernador Luis Alberto Monsalvo, las próximas elecciones al Congreso y el legado de Duque en el Cesar. Fue una charla franca, sin tapujos.  Christian José no se guardó nada.

Ante la crisis financiera que vive el Hospital Rosario Pumarejo de López, usted solicitó la intervención de la Superintendencia de Salud: ¿eso demuestra que a nuestra dirigencia política le quedó grande la salud del departamento?

Eso demuestra una cosa clara: a la casa política que ha tenido el poder durante los últimos ocho años en el departamento, le ha quedado grande el sector salud.  Prueba de ello es el deterioro del Hospital Rosario Pumarejo de López, el Idreec y la red primaria en salud pública de todos los municipios del departamento.  Por falta de control y vigilancia de la Secretaría de Salud Departamental, por patrocinar malas gerencias, por ver la salud como un negocio y no como un derecho, está intervenido el hospital de Chiriguaná, que para que vuelva a su normalidad necesita que la Gobernación lo apoye con recursos, pero esto no le interesa a la casa de gobierno porque no tienen el manejo de la gerencia. 

Lee también: ¿La intervención es la única salvación para el Hospital Rosario Pumarejo de López?

Lo anterior justifica la intervención del Hospital Rosario Pumarejo, el cual no es sostenible actualmente porque arrastra unos pasivos crecientes, día a día pierde servicios frente a las clínicas privadas, no le paga hace más de ocho meses a sus trabajadores y sobrevive con la promesa efímera de que las EPS le pagarán más de $116 mil millones de los cuales difícilmente recaudarán el 50 %, mientras que la Gobernación, que le debe alrededor de $43 mil millones, no da señales de pagarle.

El covid-19 ha generado una crisis económica, ¿qué aportes concretos hará usted desde el Congreso para contrarrestar este panorama en el Cesar?

Las soluciones de fondo para esta crisis dependen de los gobiernos tanto nacional como regional.  En mi opinión, para reactivar el Cesar se deben gastar los recursos públicos en lo prioritario, lo que la gente necesita son inversiones públicas en bienes básicos que mejoren su calidad de vida como agua, saneamiento básico, salud, educación, energía y esas obras que se hagan deben generar empleo local, pero además deben destinarse recursos públicos al agro, al comercio y al turismo, que son sectores que venían jalonando la economía del departamento.  Desde el Congreso se debe discutir un proyecto de ley de reactivación económica del Cesar de mi autoría que plantea medidas tributarias benéficas y proyectos que incentiven los sectores que pueden recuperar la economía cesarense.

¿Cuál es su opinión sobre el manejo que el alcalde Mello Castro y el gobernador Luis Alberto Monsalvo le han dado a la pandemia?

El alcalde de Valledupar ha tenido un manejo aceptable de la pandemia.  Utilizó adecuadamente los recursos en mercados, ha sido discreto y ha evitado gastos innecesarios. Asimismo, la Secretaría de Salud Municipal ha estado atenta a toda esta situación.

 Sin embargo, han faltado más medidas focalizadas y eficientes.  Por eso he sugerido cerrar los barrios más afectados y llevar toda la atención del municipio para controlar mejor los focos, no con toques de queda de fines de semana, sino más bien desplegando en estas zonas la realización de pruebas, censando familias, brindando toda la atención primaria en salud, garantizando alimentos y bienes básicos.  Además, es necesario emprender medidas para reactivar la economía de la ciudad que está fuertemente golpeada.

Por su parte, el gobernador del Cesar ha tenido un desempeño lamentable en el manejo de la pandemia.  Ha sido escandaloso su ejercicio durante estos seis meses. Los posibles sobrecostos de los mercados lo tienen en la lupa de todos los órganos de control y con dos funcionarias suspendidas.  Invirtió unos recursos en adecuar salones de eventos y auditorios en lugar de gastarlos en los hospitales.  

Se molestó con el alcalde y la fuerza pública porque estaban cumpliendo su deber.  Visita los municipios sin tener en cuenta a los alcaldes, pero se irrita cuando los funcionarios nacionales toman decisiones en el territorio sin consultarle.  Le apunta a obras que el departamento en este momento no necesita como Centro de la Música y la Cultura Vallenata.  Se enfrasca en una pelea con el sector minero en lugar de apoyarlo y buscar soluciones.

No dejes de leer: “El cemento puede esperar, la prioridad es contener la pandemia”: Mello Castro

Creo que el gobernador está en una lucha interna y personal por demostrarse así sea a las malas que es el que manda, cuando el departamento necesita en medio de la pandemia y en lo que resta del periodo, un verdadero líder, que sienta que los recursos públicos hay que invertirlos en la gente y no en vanidades personales y en cemento.

¿Qué opina de la condena en primera instancia que profirió la Corte Suprema de Justicia contra el gobernador por el delito de corrupción al elector?

Soy un demócrata que respeta las instituciones y las decisiones judiciales, es un momento para reflexionar sobre cómo elegimos nuestros gobernantes y un llamado de atención para quienes buscan el voto popular sin considerar que las investigaciones precedentes ponen en un grave riesgo institucional a las entidades.

¿Cuál ha sido el costo que ha tenido que asumir por haber roto la alianza que tenía con la actual casa de gobierno departamental? 

Ningún costo, al contrario, he demostrado que se puede hacer política de otra manera; con austeridad, sin empeñársele a nadie, por fuera de los círculos del poder regional, con el fruto del trabajo legislativo, la gestión, el control político y con una estructura de amigos que seguimos creyendo en un cambio para el departamento.

¿Por qué cree que los demás congresistas del Cesar no se atreven a romper la alianza que tienen con esa casa política?

Algunos solo tienen esa opción, son hechura o producto del sector que gobierna, otros no dependen en lo absoluto de la alianza con la casa de gobierno, pueden lograrlo solos, y otros están esperando qué pasa con ellos, si los tienen o no los tienen en cuenta, eso es un riesgo muy grande y pueden terminar utilizados.

¿Cómo serán las próximas elecciones al Congreso en el Cesar?

Las próximas elecciones de Congreso serán interesantes, auguro que el panorama político cambiará, la gente está pidiendo y necesitando un cambio, se configurará un nuevo panorama de cara a lo que debe ser la representación del departamento, pero también de cara al cambio en el gobierno departamental de los últimos dos periodos que es inminente.

Te puede interesar: Panorama político por la condena del gobernador Monsalvo

Finalmente, ¿cómo se ha portado el presidente Iván Duque con el Cesar? 

Hay importantes cesarenses en el Gobierno nacional, yo espero que en lo que resta del gobierno del presidente Duque podamos hacer más gestiones con ellos y realizaciones importantes para el Cesar; se han logrado algunas cosas importantes, pero con el arranque de los nuevos gobiernos municipales deben llegar obras e inversiones importantes para los municipios.  

Les he insistido a los ministros, directores de departamentos y al propio presidente, que los municipios y los alcaldes han vivido directamente la situación de la pandemia, sus ingresos se han afectado de manera importante, debe ser con ellos con quienes se hagan las inversiones para atender y compensar la situación de los municipios.