26 marzo, 2020

Una mirada hacia la verdadera sostenibilidad (II)

Al desarrollar este tema entonces supongamos que las necesidades a que se refiere la definición, son las de la subsistencia básica de las especies; luego tendríamos que suponer también que, para poder lograr el objetivo, debemos procurar el cuidado, conservación, y recuperación del los elementos básicos vitales (agua, aire y tierra), trilogía que siempre estará […]

Al desarrollar este tema entonces supongamos que las necesidades a que se refiere la definición, son las de la subsistencia básica de las especies; luego tendríamos que suponer también que, para poder lograr el objetivo, debemos procurar el cuidado, conservación, y recuperación del los elementos básicos vitales (agua, aire y tierra), trilogía que siempre estará presente en cualquier forma de vida y respecto a la cual, además existe una inminente dependencia dado que los elementos no solo originaron la vida en la Tierra, sino que lo sustentan. En efecto, aunque no están lo suficientemente explicito, la sostenibilidad del planeta Tierra y de las especies que lo habitamos depende fundamentalmente del entorno ambiental, del cual provienen todos los  requerimientos para atender de forma integral y abundante todas las necesidades de los seres vivos. Además este entorno es único e irremplazable en vista de que pese a que vivimos una gran evolución científica la ciencia nunca podrá suplir o producir los elementos básicos vitales ya que es directamente dependiente del entorno para todo, ni podrá manipular el entorno ambiental en su benefician sin que se genere un grave desequilibrio. Es por ello retornar a la concepción, reconocimiento y respeto del entorno ambiental, de la misma forma en que nuestros antepasados lo concibieron con la madre Tierra, Pacha Mama; única proveedora posible de la especie humana animal y vegetal es decir, generadora y guardiana de la vida. Lo que nos pondría en la verdadera sostenibilidad que la humanidad busca.

Aquí debemos formular un modelo que responda adecuadamente a los requerimientos de la sostenibilidad del planeta puede parecer complejo dada la cantidad de variables que se deben de tener en cuenta. No obstante consideramos que es totalmente opuesto pues lo vemos desde la perspectiva de lo simple y natural, es necesario formularlo así, si consideramos que se requieren acciones inmediatas que, en forma sencilla y creciente respondan a las necesidades y aporten resultados que se evidencien en la calidad de vida. Por ello, debemos desarrollar un modelo extraído de las experiencias que empresas y organizaciones con un alto grado ético y responsable, han adquirido en el ejercicio de sus actividades corporativas y empresariales.

Nuestro aporte de la sociedad humana, es presentar el concepto desde una perspectiva distinta pero enmarcada en el reconocimiento del entorno ambiental como espacio vital esencial y actuar en consecuencia. Podemos decir que los principios que determinen el modelo pueden ser: el entorno ambiental es único, es decir, no hay otra posibilidad. Es proveedor vital y dispone de todo. Es cocreador de la vida: contiene todo. Es sostenedor de las especies: dispone de todo para todos.

NOTA: Ojo con el coronavirus, esta pandemia no es para juego, es para afrontarla, atendiendo las recomendaciones que nos están haciendo las autoridades y el autocontrol. Que Dios mire con ojos de piedad a la raza humana y que esta experiencia nos lleve a cambiar el trato hacia la naturaleza y le de sabiduría e inteligencia a la misma raza humana para lograr el tratamiento de cura.