Publicidad
Categorías
Categorías
Cesar y La Guajira - 4 marzo, 2020

Tragedia ambiental: arden los frailejones

90% de los incendios que ocurren son provocados por el hombre. Más de 1.000 hectáreas estarían comprometidas en la quema.

 Hasta ahora hay un promedio entre 1.000 a 2.000 hectáreas quemadas.

FOTO/CORTESÍA.
Hasta ahora hay un promedio entre 1.000 a 2.000 hectáreas quemadas. FOTO/CORTESÍA.

Un incendio de proporciones incalculables en los alrededores del páramo Sabana Rubia y que al parecer arropó parte de los municipios de Manaure y Codazzi que encendió las alarmas del sector ambiental por la enorme cantidad de frailejones quemados, una especie de vital importancia para la generación de agua en la serranía.

La temperatura habitual de unos 10° grados en las montañas del páramo Sabana Rubia presentó un cambio radical al producirse el incendio forestal; el frio pasó a la conflagración.

Lee también: Por qué suceden los incendios forestales, y cómo es posible evitarlos

Explicó el director de Corpocesar, Jhon Valle, que el incendio fue de gran magnitud: “Nos dan cuenta de unas 1.000 hectáreas que se han destruido con las consecuencias lamentables de pérdida de fauna principalmente pero también de biodiversidad, el daño es incalculable”.

Ante este aparatoso evento, ratificó que se está trabajando con distintos organismos ambientales para controlar los daños del incendio.

El director además hizo un llamado a los habitantes de la serranía de Perijá para que se abstengan de hacer quemas controladas que tienen como consecuencia que cualquier chispa que se genere provoque incendios forestales. En relación al impacto en la zona urbana manifestó que con el incendio se destruye la protección ambiental que nace desde la serranía

El secretario de Ambiente Departamental, Felipe Meza, manifestó: “Esto tiene unas medidas muy importantes porque desde enero venimos trabajando, y se dieron las pautas para evitar incendios. Hoy en Pueblo Bello se presentó un incendio donde unas 80 personas estaban intento apagar el fuego también”.

FOTO/CORTESÍA.

En el caso de la serranía de Perijá, y según explicaciones del secretario, el incendio abarcó parte de Manaure y Codazzi. La zona será sobrevolada hoy para controlar las llamas que aún persistan.

Lee también: Activan alerta roja en el Cesar por incendios forestales

En relación con las consecuencias ambientales para el departamento, manifestó Meza que al final del día no va a ver gestores de agua porque la montaña es un generador de humedad vital. “Mientras haya brisa y viento es difícil controlar el fuego”, porque estos climas actuales generan la propagación rápidamente manifestó el secretario Andrés Felipe Meza.

Para los estudiosos de la vida ecológica como el biólogo Miguel Ángel Sierra las consecuencias son terribles, y remarcó que el Cesar está viviendo una crisis ambiental que lamentablemente se ven intensificadas por el clima actual.

2.000 hectáreas de frailejón quemado representa para nosotros el 70 % de la producción de agua para la serranía de Perijá, eso a futuro será catastrófico a nivel de producción de alimento”, añadió.

A su visión las entidades públicas deben emprender una campaña de educación para que las personas aprendan a no quemar para sembrar porque según testimonio del investigador la quema fue originada por un “campesino”.

Por: Daniela Minorta / EL PILÓN
[email protected]

Cesar y La Guajira
4 marzo, 2020

Tragedia ambiental: arden los frailejones

90% de los incendios que ocurren son provocados por el hombre. Más de 1.000 hectáreas estarían comprometidas en la quema.


 Hasta ahora hay un promedio entre 1.000 a 2.000 hectáreas quemadas.

FOTO/CORTESÍA.
Hasta ahora hay un promedio entre 1.000 a 2.000 hectáreas quemadas. FOTO/CORTESÍA.

Un incendio de proporciones incalculables en los alrededores del páramo Sabana Rubia y que al parecer arropó parte de los municipios de Manaure y Codazzi que encendió las alarmas del sector ambiental por la enorme cantidad de frailejones quemados, una especie de vital importancia para la generación de agua en la serranía.

La temperatura habitual de unos 10° grados en las montañas del páramo Sabana Rubia presentó un cambio radical al producirse el incendio forestal; el frio pasó a la conflagración.

Lee también: Por qué suceden los incendios forestales, y cómo es posible evitarlos

Explicó el director de Corpocesar, Jhon Valle, que el incendio fue de gran magnitud: “Nos dan cuenta de unas 1.000 hectáreas que se han destruido con las consecuencias lamentables de pérdida de fauna principalmente pero también de biodiversidad, el daño es incalculable”.

Ante este aparatoso evento, ratificó que se está trabajando con distintos organismos ambientales para controlar los daños del incendio.

El director además hizo un llamado a los habitantes de la serranía de Perijá para que se abstengan de hacer quemas controladas que tienen como consecuencia que cualquier chispa que se genere provoque incendios forestales. En relación al impacto en la zona urbana manifestó que con el incendio se destruye la protección ambiental que nace desde la serranía

El secretario de Ambiente Departamental, Felipe Meza, manifestó: “Esto tiene unas medidas muy importantes porque desde enero venimos trabajando, y se dieron las pautas para evitar incendios. Hoy en Pueblo Bello se presentó un incendio donde unas 80 personas estaban intento apagar el fuego también”.

FOTO/CORTESÍA.

En el caso de la serranía de Perijá, y según explicaciones del secretario, el incendio abarcó parte de Manaure y Codazzi. La zona será sobrevolada hoy para controlar las llamas que aún persistan.

Lee también: Activan alerta roja en el Cesar por incendios forestales

En relación con las consecuencias ambientales para el departamento, manifestó Meza que al final del día no va a ver gestores de agua porque la montaña es un generador de humedad vital. “Mientras haya brisa y viento es difícil controlar el fuego”, porque estos climas actuales generan la propagación rápidamente manifestó el secretario Andrés Felipe Meza.

Para los estudiosos de la vida ecológica como el biólogo Miguel Ángel Sierra las consecuencias son terribles, y remarcó que el Cesar está viviendo una crisis ambiental que lamentablemente se ven intensificadas por el clima actual.

2.000 hectáreas de frailejón quemado representa para nosotros el 70 % de la producción de agua para la serranía de Perijá, eso a futuro será catastrófico a nivel de producción de alimento”, añadió.

A su visión las entidades públicas deben emprender una campaña de educación para que las personas aprendan a no quemar para sembrar porque según testimonio del investigador la quema fue originada por un “campesino”.

Por: Daniela Minorta / EL PILÓN
[email protected]