24 junio, 2020

Suspenden extracción de material de arrastre en Guacochito

Corpocesar asegura que en la margen izquierda del río Cesar, a la altura del corregimiento de Guacohito, se presenta deterioro del afluente y erosión en sus alrededores producto de la extracción de material de arrastre (arena).

Al evidenciar el deterioro de la margen izquierda del río Cesar, a la altura del corregimiento de Guacochito, al norte de Valledupar,  y una erosión considerable en sus alrededores, la Corporación Autónoma Regional del Cesar, Corpocesar, suspendió de manera transitoria la extracción de material de arrastre (arena) en el afluente. La medida preventiva recayó sobre la Asociación de Paleros de Guacoche.

Lee también: En Guacochito reclaman dinero de regalías por la extracción de material de arrastre

En la actualidad la Asociación de Paleros viene adelantando la extracción de arena del río Cesar sin ningún tipo de licencia ni permisos ambientales, tal como lo exige la reciente resolución del Gobierno nacional que establece los términos de referencia para la explotación de minería de subsistencia; es decir, que todas aquellas actividades de minería a menor escala y  artesanal deben  contar con un permiso o con una licencia de explotación para desarrollar legalmente la actividad”, explicó el subdirector de Gestión Ambiental, Jorge Maestre.  

La suspensión es temporal, pero indefinida y está sujeta a que se logren superar las causas que generaron la medida preventiva, relacionada con una afectación ambiental considerable y erosión al lecho del río.

Por su parte, el secretario de Minas y Energía del Departamento, Manuel Mejía, anotó que lo que se da en esta región es un conflicto entre la Asociación de Paleros y el Consejo Comunitario Afrodescendiente debido al manejo de los recursos que reciben por la venta de arena y grava que extraen del río Cesar, recalcando que lo más importante es la conservación ambiental y que se llegue a un acuerdo pronto, ya que, según lo informó la misma Asociación de Paleros, esta es una comunidad donde el 80 por ciento de sus habitantes viven de la extracción de material de arrastre. 

No dejes de leer: ¿Cuáles son los efectos de la extracción de carbón a cielo abierto en el Cesar?

El funcionario informó que la licencia solicitada por la Asociación de Paleros para ejercer esta actividad se encuentra en trámite ante la Agencia Nacional de Minería, pero existe una prerrogativa para que se realice de manera artesanal mientras se surte el respectivo proceso.

Desde que se conoció el conflicto, la administración departamental ha hecho el acompañamiento técnico a los pequeños mineros de Guacochito y ha hecho visitas de campo con el fin de inspeccionar el área de reserva especial donde se realizan las labores de extracción de estos materiales”, anotó Mejía.

VOZ DE AFROS

 Este hecho es percibido con buenos ojos por el presidente del Consejo Comunitario Afrodescendiente de Guacochito, Carlos Guillén Churio, quien afirmó: “Nosotros interpusimos la queja por la explotación de material de arrastre y por la destrucción que se le hace al río Cesar debido a esta actividad, que no tenía ningún tipo de planificación ni permiso de licencia ambiental, solo existía una resolución de parte de la Agencia Nacional de Minería que tenía una prerrogativa  para poder explotar, que era el cumplimiento de la normativa ambiental  y de las normas de seguridad minera, las cuales no estaban cumpliendo. La acción se da para defender el río Cesar, que estaban destruyendo y no había una compensación como tal”.

VOZ DE PALEROS

En contraste, el vocero de la Asociación de Paleros de Guacochito, Asopalego,Ricardo Romero, enfatizó que lo que se da en este corregimiento de Valledupar no es una extracción ilegal, y que por el contrario está amparada por la ley. “Se está realizando un trámite pertinente ante la autoridad minera y ante la autoridad ambiental de la cual estamos esperando respuesta, en lo referente a los términos de referencia”, acotó.

A través de una misiva solicitan el levantamiento de la medida, argumentando: “Se demuestra que todo lo sindicado en el informe o acta levantada por los funcionarios de Corpocesar no es tan real, que se ciñó prácticamente a lo indicado por un denunciante. Otra cosa hubiera sido de ese informe si se hubiese notificado a los denunciados y nos hubieran participado de la inspección. Con esta medida se nos está violando el derecho al trabajo y al sustento de nuestras familias, dejándonos con las manos cruzadas y en medio de una crisis humanitaria”.

Romero puntualizó que la Asociación de Paleros de Guacochito está en la obligación de cumplir las normatividad ambiental y de realizar una explotación bien hecha responsable y amigable y sostenible con el ambiente para lo cual requieren el apoyo de Corpocesar.

Te puede interesar: Verifican estado de las concesiones del río Ariguaní

ÁREA DE RESERVA ESPECIAL

De acuerdo con la presidenta de la Agencia Nacional de Minería, Silvana Habib, la entidad que representa otorga las denominadas Áreas de Reserva Especial, ARE. Actualmente, en el Cesar está vigente el ARE de Guacochito (Resolución Nº020 del 9 de febrero de 2018) para explotación de material de arrastre en un área de 148 hectareas, la cual beneficia a 25 mineros tradicionales, entre los cuales se encuentran miembros del Consejo Comunitario de Guacochito.

El proceso de declaración de esta ARE estuvo acompañado de la Secretaría de Minas del departamento. La formalización parte de la base de reconocer al minero tradicional que viene haciendo la actividad por mucho tiempo y encausarlo dentro del marco legal vigente para que cumpla con los estándares ambientales, técnicos y sociales. Una vez dentro del proceso de formalización la actividad se convierte en una puerta de oportunidades para las regiones y una fuente de recursos claves para el desarrollo de la comunidad. Un minero formalizado es la prueba que con legalidad se pueden generar emprendimientos que repercutan en equidad para el país. Desde la ANM estamos aportando a la formalización con la eficiencia en trámites, el acompañamiento y fomento a la pequeña minería”, aseveró.

CONFLICTO SOCIAL

De acuerdo con la ANM, la conflictividad en Guacochito tiene más un origen social que minero. Los reclamos obedecen a los desacuerdos entre los beneficiarios del ARE y el Consejo Comunitario de Guacochito (sin territorio declarado), lo cual ha afectado las actividades de explotación de la ARE, y por ende la economía de la gran mayoría de las familias de ese corregimiento, las cuales tienen como sustento económico la extracción de material de arrastre.

POR: ANNELISE BARRIGA RAMÍREZ / EL PILÓN
annelise.barriga@elpilon.com.co