9 junio, 2020

¿Cuáles son los efectos de la extracción de carbón a cielo abierto en el Cesar?

Como efectos no positivos de la minería se desvían ríos, se presenta deforestación y afectación por partículas al aire. Del otro lado se destaca que solo una empresa como Drummond genera más de 10 mil empleos directos, lo que adicionalmente resulta en aproximadamente 40 mil empleos indirectos.

Las compañías Drummond y Prodeco expusieron sus planes de compensación ambiental y ventajas de la minería en la región.

FOTO/ Joaquín Ramírez/EL PILÓN

El desarrollo de la actividad carbonífera en el Cesar presenta dimensiones sin precedentes en la historia del país, puesto que el volumen de carbón extraído y exportado supera al de La Guajira con proyecciones de duplicarla en los próximos años.

Así lo asegura el secretario de Minas del departamento, Manuel Mejía, explicando que las tierras concesionadas para la actividad minera en predios de La Jagua de Ibirico, El Paso, Chiriguaná, Becerril y Agustín Codazzi suman 250.000 hectáreas antiguamente con otros usos, en especial agropecuarios.

Lee también: “Dennos la oportunidad de administrar nuestras fuentes naturales”: secretario de Minas del Cesar

RÍOS DE CARBÓN

La desviación de ríos de su cauce natural a canales artificiales para intervenir las áreas adyacentes a estos hace parte de los mayores impactos negativos generados sobre los recursos naturales y los menos estudiados en el país.

Manuel Mejía, cabeza de la sectorial de minas en el departamento, disertó sobre temas ambientales relacionado a compensaciones y externalidades negativas de las empresas mineras. FOTO: Cortesía.

De acuerdo con Mejía, lo sucedido en el río Calenturitas, que posterior a su desvío además de mantener una turbiedad de manera permanente, afectando la riqueza íctica (o de peces) del agua, junto a una agresiva deforestación en la parte alta de la cuenca, se ha generado un taponamiento desbordando sus aguas y afectando cantidades de áreas de cultivo de fincas aledañas, pasando su cauce a un arroyo llamado Caimancito.

MINERÍA Y DEFORESTACIÓN

El secretario de Minas de la región rememoró que para el año 2018 los frentes mineros de carbón en el departamento del Cesar habían descapotado para diferentes actividades 6.302 hectáreas, fácilmente identificables en las imágenes de satélite, indicando además que la intervención de la minería de carbón a cielo abierto es agresiva ya que desprovee de hábitat a mucha fauna y elimina especies de flora.

La compensación forestal a pesar de considerarse una oportunidad de desarrollo regional llega posteriormente a la devastación (muy posteriormente) cerrando la actividad minera, además de débiles líneas bases científicas de los estudios ambientales que soportan las licencias, dejando una brecha importante de conocimiento de nuestros ecosistemas que posteriormente es destruido”, argumentó el líder de la actividad minera en la región.

No dejes de leer: La doble crisis del Cesar: coronavirus y carbón. Ideas para actuar

A través de una misiva, voceros de la empresa Drummond aseguraron que cuando la compañía llegó al departamento del Cesar en los 80 y firmó contratos de concesión de minería de carbón en el centro del Cesar, en esa zona existían unas grandes extensiones de tierra pertenecientes a tres particulares, en las cuales había unos hatos de ganado que generaban menos de 50 empleos informales.

En la actualidad Drummond genera más de 10 mil empleos directos, lo que adicionalmente resulta en aproximadamente 40 mil empleos indirectos”, subrayaron.

Sobre la gestión ambiental, anotaron que la han interpretado y asumido con una actitud responsable, orientada a la sostenibilidad con una visión integral que involucra prevenir, mitigar, controlar y compensar apropiadamente los impactos.

Es así como priorizamos la gestión del agua como parte de la estrategia de protección, conservación y recuperación de la biodiversidad y sus servicios eco-sistémicos”, aseguró la empresa minera.

MINERÍA EN EL AIRE

Un eje minero de carbón, llamado así el territorio ocupado desde La Jagua de Ibirico hasta El Paso, pasando por Boquerón, Plan Bonito (extinto), El Hatillo, La Loma y el Cruce, poblaciones rurales, corregimiento y veredas, dedicadas históricamente a la cría de ganado bovino en su gran mayoría y en general a actividades del campo, pasó a ser una región con altos niveles de contaminación, declarada “área fuente de contaminación”.

Según el funcionario, se pasó de criar ganado a ver pasar gran cantidad de camiones cargados de carbón, adicionalmente a los vagones del tren, además de muchos buses (a todas horas de día y noche) con trabajadores de las empresas y gran diversidad de vehículos, por lo que se cuestiona ¿quién es el responsable de la contaminación por material partículado en la región?

Te puede interesar: Impactos socioeconómicos de las regalías del carbón en el Cesar

Ante esto, los voceros de Drummond agregaron que han implementado programas de monitoreo a la calidad del aire, del agua y a la vida silvestre en la operación, argumentando: “Para garantizar la eficacia de las medidas destinadas al manejo responsable del agua, hemos puesto en operación 182 estaciones de monitoreo de la calidad de las aguas superficiales y subterráneas”.

Con el fin de controlar la emisión de sustancias contaminantes en los proyectos mineros se implementan diferentes sistemas de tratamiento (plantas de tratamiento de aguas residuales, piscinas de sedimentación, trampas de grasas, sedimentadores, piscinas facultativas, de oxidación y floculación, entre otros), donde se eliminan o reducen los elementos contaminantes del agua antes de ser liberados a los cauces naturales.

MINERÍA Y REASENTAMIENTO

“La minería en el departamento ha generado más desplazamiento de poblaciones en la última década que cualquier otro factor, poblaciones como Platanal, en el municipio de Becerril, y Puente Platanal, en el municipio de El Paso, por el proyecto Descanso Norte de la multinacional Drummond; la parcelación de Mechoacan, en el municipio de La Jagua, por el proyecto La Loma (Pribbenow) de Drummond; Plan Bonito, en El Paso; y por los altos niveles de contaminación de material partículado El Hatillo y Boquerón que están pendientes del reasentamiento son un ejemplo de ello”, anotó Mejía.

RELACIONES DE LA COMUNIDAD Y LA NATURALEZA

Es bien conocido que poblaciones rurales del eje minero del centro del Cesar, quienes tradicionalmente realizaban actividades de pesca, colecta de miel, frutas silvestres entre otras, han sido coartadas al acceso a los territorios que históricamente habían utilizado para estas prácticas, cambiando un acervo histórico cultural.

Por su parte, el Grupo Prodeco sustentó: “Las acciones y medidas de gestión y control socio ambiental correspondientes a las operaciones mineras en nuestra área de influencia están incorporadas en los planes de manejo ambiental PMA, específicos, aprobados y supervisados por las autoridades ambientales”.

Prodeco en 2019, según informó la empresa, destinó recursos del orden de USD $45,87 millones (16 % más que en 2018),en temas fundamentales tales como la calidad del aire, la gestión de aguas, la gestión de biodiversidad y compensaciones, la rehabilitación de tierras y la gestión de residuos sólidos.

Lee también: Alfareros de Valledupar a punto de ‘botar el bloque’

Cifras por destacar

El carbón se constituye en el segundo producto de exportación para Colombia y el primero para el departamento del Cesar, representando más del 80 % de las regalías del sector minero.

Contribuye con el 1.2 % del PIB, nacional, y el 43 % del PIB del Cesar, generando más de 130 mil empleos directos, estables y miles de millones en regalías e impuestos anuales. Drummond ha pagado en regalías, impuestos, tasas y contribuciones más de 7.000 millones de dólares; es decir, más de $136.000 millones mensuales.

Voz de Corpocesar

Al respecto, el director de Corpocesar, Jhon Valle Cuello, enfatizó que las empresas que están operando lo hacen bajo licencias legales y que la mayoría de ellas avaladas por la Agencia Nacional de Licencias Ambientales, Anla, suscribiendo a la vez un plan de compensación.

El tema fue ahondado por el subdirector general de Gestión Ambiental, Jorge Armando Maestre Jaraba, quien expresó que la minería es un renglón económico importante en el departamento, sustentando que si bien es cierto hay gran minería, también hay una minería a menor escala. La primera es aquella autorizada por la Anla y la segunda es también conocida como de subsistencia, más artesanal como la fabricación de ladrillos, en las minas ‘El Cielo’ y las ‘Las Casitas’.

 “Nosotros con la minería bien hecha o la que cumple con todos los protocolos, que respeta y cumple con sus planes de compensación, lo que hacemos es un seguimiento, que de acuerdo a la legislación ambiental se cumplan a cabalidad y con rigurosidad”, puntualizó Maestre Jaraba.

POR: ANNELISE BARRIGA RAMÍREZ/EL PILÓN annelise.barriga@elpilon.com.co