8 julio, 2020

“Nos hemos visto obligados a reevaluar la operación de nuestro negocio”: Grupo Prodeco

La compañía minera explicó en diálogo con EL PILÓN los diferentes aspectos que llevaron a tomar la decisión de abandonar la explotación del mineral en regiones determinadas del Cesar.

DCIM100MEDIA

La compañía minera Prodeco explicó en diálogo con EL PILÓN los diferentes aspectos que llevaron a tomar la decisión de abandonar la explotación del mineral en regiones determinadas del Cesar. 

Son conscientes de las implicaciones económicas que representa para la región y la propia compañía y, los aspectos que en materia social y ambiental afectarían a las comunidades por la no operación. No obstante, la decisión directiva ya está tomada.

Lee también: Prodeco suspendería actividades en Calenturitas y La Jagua

¿Por qué Prodeco toma la decisión de suspender las operaciones?

La incertidumbre derivada de la pandemia de covid-19, la rápida caída de los precios del carbón en nuestros mercados clave y la ansiedad constante de la comunidad, han resultado en un cambio material de la perspectiva económica para las operaciones mineras del Grupo Prodeco. Esta circunstancia, complementada además con decisiones judiciales que han resultado en una pérdida y demora en los permisos requeridos para el desarrollo de nuestra operación, ha significado que hayamos tenido que re-evaluar la forma en que operamos el negocio.

Hemos revisado nuestros planes de desarrollo minero, así como las estructuras de costos y procesos de apoyo del negocio, teniendo en cuenta el ambiente actual de los mercados.  Para poder implementar estos planes se requiere obtener una serie de aprobaciones por parte de entidades gubernamentales, las cuales pueden implicar la necesidad de llevar a cabo consultas con las comunidades y otros interesados, así como la solución de situaciones derivadas de determinados procesos y decisiones judiciales.

Como resultado de este proceso, Prodeco presentó a consideración de la Agencia Nacional de Minería ANM una solicitud de autorización de suspensión de actividades de las minas Calenturitas y La Jagua, de conformidad con el Artículo 54 del Código de Minas.

¿Qué repercusiones tiene esta decisión?

Prodeco considera que la suspensión temporal de las actividades mineras ayudará a proteger el valor de los activos y preservará la opción de implementar los planes revisados ​​cuando se hayan obtenido las aprobaciones apropiadas y las condiciones del mercado hayan mejorado.

¿Cuántas personas quedan sin empleo?

Hasta la fecha ningun empleado del Grupo Prodeco se ha visto afectado como consecuencia de esta decisión. Los empleados que pueden trabajar desde sus casas, continuarán bajo esta modalidad, mientras que aquellos cuyo trabajo no lo permita, continuarán en sus casas en virtud del artículo 140 del Código de Trabajo.

¿Qué sigue ahora para la empresa?

Continuaremos desarrollando todas aquellas actividades requeridas para prevenir impactos ambientales en la operación, el mantenimiento y la protección de nuestros activos, el monitoreo geotécnico, así como el embarque de carbón desde Puerto Nuevo S.A. en cumplimiento de sus obligaciones legales como puerto de servicio público. Seguiremos adelantando nuestras actividades de relacionamiento con nuestros grupos externos de interés incluidas las comunidades, los funcionarios de los gobiernos locales y nuestros proveedores. Continuamos comprometidos con nuestros proyectos de inversión en la comunidad y nuestros compromisos sociales.

No dejes de leer: “El Cesar ha generado los mayores recursos en materia minera para el país”: Silvana Habib

¿Qué tiene en mente la compañía con esta decisión?

Con esta solicitud de suspensión temporal de actividades se busca poder modificar y optimizar los planes mineros de la compañía para ajustarlos al entorno actual del mercado. Este proceso requiere la consulta y aprobación previa de varios entes externos. La solicitud de suspensión temporal de actividades nos ayudará a proteger el valor de nuestros activos, preservando la opción de implementar los planes mineros revisados y ajustados en el momento en que se reciban las aprobaciones requeridas y las condiciones del mercado hayan mejorado.