27 enero, 2019

“No me tiembla la mano para exigir a un contratista”

La administración viene adelantando jornadas de aseo y ornato en todos los parques de la ciudad para generar sentido de pertenencia e identidad, a la vez que sirven para realizar el seguimiento contractual de las obras.

Así se refirió el secretario de Obras de Valledupar sobre los llamados de atención que hace a los contratistas de los proyecetos en los que se encuentran falencias. El último, motivado por quejas sobre el parque La Natividad.

Después de la denuncia de un ciudadano sobre algunas inconsistencias en la obra del parque La Natividad, ubicado en el barrio Novalito, el secretario de Obras de Valledupar, Juan Pablo Morón Riveira, explicó cómo se ha dado manejo al tema y se refirió al seguimiento que tienen estos proyectos.

¿Qué sucedió con el parque de La Natividad?
En redes sociales pasaron un vídeo evidenciando unos detalles sobre todo en el juego infantil, no recuerdo muy bien, pero decían que había unos tornillos expuestos, algo partido; revisaron por debajo de los elementos y no sé qué encontrarían. Creo que ese no es el problema del tema porque como contesté e insistí en redes nosotros desde la administración municipal y yo como supervisor natural de todos los contratos que se ejecutan en la Secretaría de Obras Públicas hacemos seguimiento no solo al principio para entregar la obra sino después, hacemos seguimiento pos contractual.

Sobre las condiciones del parque Novalito, cuya imagen apareció en la noticia que denunciaba las falencias en el parque de La Natividad, el secretario de Obras, aclaró que ya son de conocimiento las necesidades de mantenimiento que presenta y que la Gobernación del Cesar está diseñando una intervención.

¿De qué manera lo efectúan?
Insisto en que no me tiembla la mano para exigir a un contratista después que haya entregado, alguna reparación porque eso puede pasar. Además los contratistas tienen constituidas a favor del municipio unas pólizas de estabilidad. Entonces, cuando en algún momento se evidencia alguna necesidad de reparación, yo mismo por escrito a través de un informe lo solicito y además, dependiendo de la respuesta del contratista, pasamos copia a las aseguradoras.

¿Sucedió en este caso?
Sucedió. El parque se inauguró en noviembre, apenas inauguramos hicimos un informe pidiendo unas necesidades de ajustes que no quiere decir que la obra hubiera quedado mal ni que hubiéramos empleado materiales de mala calidad sino que son cosas que pasan como en cualquier obra. Pasamos un informe al contratista en noviembre, el 28 de noviembre, unos días después de inaugurado el parque y pasamos un nuevo informe el 12 de diciembre y otro el 14 de enero, que fue previo a la denuncia.

¿Se tocaban esos temas?

Se tocaban esos y otros, porque había unas necesidades en unos pisos que de hecho ya el contratista arregló. Cuando el video lo pasaron estábamos justamente recibiendo ya las reparaciones del contratista frente a lo que ya nosotros habíamos evidenciado y lógicamente a partir del video de pronto hubo otras cosas que las reforzamos en el seguimiento que hicimos.

No nos molestan que hayan ese tipo de quejas, cuando nos las presentan revisamos, cuando hay razón insistimos, cuando no, decimos que no hay razón. Creo que también estamos en libertad de decirlo, pero sí quiero que quede claro que insistimos mucho en el tema de la calidad, no solamente entregar a tiempo sino también luego hacemos visitas.

¿Han encontrado otros detalles o falencias en algunos otros escenarios?
Sí, puede pasar. No puntualizo en cual porque puede ser un tema generalizado, pero aclaro que hace parte del proceso de seguimiento y ha habido casos en los que por estabilidad ha sido necesario cambiar una parte, arreglar un piso, de pronto algún desgaste prematuro. No ha sido lo constante, pero puntualmente así como somos minuciosos para recibirlos, somos minuciosos también después.

No debe tener entonces la comunidad la idea de que reciben obras que no están al ciento por ciento…
Así es, pongo un caso puntual, pasa por ejemplo con un pavimento. Recibimos un pavimento, durante la ejecución somos minuciosos con la compactación del terreno, con la calidad del concreto, pero en los pavimentos un tiempo después puede que se presente una fisura y no son causas atribuibles a mala calidad de la obra, sino a que de pronto cuando se fundió la temperatura estaba muy alta. Entonces, le decimos al contratista por escrito, lo evidenciamos, va, comprueba que no sea por vandalismo o mal uso sino algo técnico, y lo arreglan. Eso pasa. También hemos requerido a contratistas por casos de calidad, no lo hacen, entonces requerimos a la aseguradora que requiere al contratista y ahí sí atiende.

¿Por qué da la impresión de que quedan cosas pendientes, como en el caso del Casimiro Maestre donde no había alumbrado público en el parque?
Particularmente en el Casimiro no fue que se entregó sin alumbrado, el contrato lo incluía, sino que en un momento, entiendo, lo que dijeron fue que algunos vándalos habían bajado las cañuelas del alumbrado. Eso pasó en un momento, lo arreglaron y como que en la misma noche, como lo bajaron y se arregló, parece que se volvió a disparar y quedó unas horas oscuro, pero ya eso lo arreglaron. De hecho en La Natividad la concesión de Alumbrado Público lo hizo, nos llegaron reportes de que algunas lámparas no servían y avisamos enseguida y lo arreglaron.

Hay un aspecto sensible con el tema de los cobros, porque hay comunidades contentas con sus parques, pero a la vez refutan el hecho de que deban pagar por el uso de los mismos…

La idea es que si bien los espacios son públicos, también requieren unos gastos y costos de operación. Lo que sí hace Indupal particularmente, que es quien regula porque yo como secretario de Obras Públicas no tengo injerencia en eso, es cobrar unas tarifas inferiores a lo que puede cobrar un operador privado, pero son unos costos ínfimos. La comunidad debe saber que son gastos que lo importante es que no van a un bolsillo sin fondo sino que son recursos que se reinvierten para el mantenimiento de los escenarios.

Por ejemplo, la grama sintética requiere un mantenimiento periódico y eso cuesta. La idea es que la comunidad también intervenga y a veces cuando a la comunidad le cuesta, aunque sea poco, lo cuidan más algo que hay que motivar.

Por Daniela rincones julio / EL PILÓN
daniela.rincones@elpilon.com.co

Siguenos como @El_Pilon