23 junio, 2019

Ninguna comida es chatarra

Muchas personas ignoran que tengo dos pasiones, esto que estoy haciendo (escribir) y cocinar, además de Periodista soy Chef autodidacta, modestia aparte un experto asador y chef experimental, porque me la paso tratando de descubrir y experimentar con varios sabores, por eso admiro a Anthony Bourdain (Q.E.P.D) y Andrew Zimmern quienes viajan por todo el […]

Muchas personas ignoran que tengo dos pasiones, esto que estoy haciendo (escribir) y cocinar, además de Periodista soy Chef autodidacta, modestia aparte un experto asador y chef experimental, porque me la paso tratando de descubrir y experimentar con varios sabores, por eso admiro a Anthony Bourdain (Q.E.P.D) y Andrew Zimmern quienes viajan por todo el mundo probando platos sin importar si son callejeros o son preparados en un restaurante con estrellas Michelin abordo. Hay un termino con el que se ha catalogado la comida rápida, y si bien es cierto que su gran mayoría puede hacer estragos en nuestra salud si la comemos en exceso, pienso que no se debe catalogar con el despectivo termino de comida chatarra, porque en un mundo en donde gran cantidad de gente está muriendo de hambre, ningún alimento es “chatarra”. Además de ser inquieto en las artes culinarias, soy goloso y me la paso picando, no voy a negar que me gustan los platos gourmets, pero también disfruto platos más sencillos y económicos como una buena arepa de queso, y muchas veces visito locales de comidas rápidas, y tengo amigos propietarios de varios negocios a los cuales he visto crecer, y quienes muchas veces también han tenido dificultades, por experiencia propia les digo que manejar restaurantes y negocios de comida no es tarea fácil, y el éxito radica en que el dueño este ahí, al pie del cañón. Les pongo el ejemplo de comidas rápidas Jerry, un negocio que constantemente vive repleto, y en el que permanentemente están sus dueños Henry Rojas y Margarita y muchas veces sus hijos amablemente atendiendo, da gusto la higiene con que están manejando los productos y los empleados que preparan manipulan los alimentos lo hacen con guantes y sus tapabocas puestos, es decir a medida que el negocio ha ido creciendo, los controles de calidad también, insumos certificados y de buena calidad, además de amigo soy cliente de ellos, eso sumado a la amabilidad con que atienden hacen que uno regrese. Muchos se preguntarán que hace un Chef hablando de comidas rápidas, pues simplemente como investigador culinario el tema me apasiona, y si miran bien el asunto por muy local que parezca una simple salchipapa, es un plato de origen europeo, las papas fritas son de origen francés y los embutidos son netamente europeos, específicamente de España, Italia y Francia. Miremos también un plato muy similar que manda la parada en muchos países europeos pero principalmente en Inglaterra, me refiero al famoso Fish and Chips,( papás fritas con pescado) que consiste en una plato combinado en donde el pescado se reboza en una mezcla de harina, huevo y cerveza y se acompaña con papas fritas condimentadas con sal y vinagre. Durante décadas los fish and chips han dominado el sector de la alimentación rápida en el Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda y han logrado una popularidad considerable en Canadá, Irlanda, Sudáfrica, los Estados Unidos y algunas zonas costeras de los Países Bajos y Noruega. El fish and chips tiene alguna aceptación en Dinamarca, donde el plato aparece denominado como ‘filetes de pescado’ ( en danés fiskefiletter) Siempre acompañado de papas. Al punto en quiero llegar, es que si los franceses tienen su baguette (pan francés) los mexicanos sus tortillas, los orientales su arroz, los colombianos tenemos nuestra arepa, alimento icónico en nuestro país y que tiene más de 75 variedades en Colombia y los vallenatos tenemos tres de las más sabrosas, la arepa de chicharrón, asiento o surraspa, la arepuela y la reina de todas: la arepa de queso.

@juliomceledon