1 febrero, 2020

Municipios del Cesar, entre los más pobres del país

El informe muestra que los 25 municipios del Cesar superan el promedio nacional de pobreza multidimensional del 2018 que fue de 19,6 %, incluso la mayoría lo dobla. En este caso la medición se basó en el Censo del 2018 posicionando a Pueblo Bello, con 74,9 %, como el municipio con el índice más alto de pobreza multidimensional del Cesar.

FOTO/ARCHIVO.

El Dane dio a conocer dio a conocer un revelador informe sobre la pobreza multidimensional por municipios calculada a partir de la información del Censo Nacional de Población y Vivienda, CNPV, del año 2018.

El informe muestra que los 25 municipios del Cesar superan el promedio nacional de pobreza multidimensional del 2018 que fue de 19,6 %, incluso la mayoría lo dobla. En este caso la medición se basó en el Censo del 2018 posicionando a Pueblo Bello, con 74,9 %, como el municipio con el índice más alto de pobreza multidimensional del Cesar. En oposición, Valledupar con 30,5 % obtuvo el menor índice de pobreza.

Lee también: Pobreza, agua y transición económica, retos del próximo gobernador del Cesar

¿Qué es la pobreza multidimensional? El método directo para la medición de la pobreza evalúa los resultados de satisfacción o no privación que tiene un individuo respecto a ciertas características que se consideran vitales como condiciones educativas del hogar, condiciones de la niñez y la juventud, salud, trabajo y condiciones de la vivienda y acceso a servicios públicos domiciliarios. A su vez, estas 5 dimensiones involucran 15 indicadores. En esta metodología se consideran en situación de pobreza los hogares que tengan privación en por lo menos el 33,3 % de los indicadores.

MALOS RESULTADOS

Junto a Pueblo Bello el podio de los municipios con mayores deficiencias o privaciones de condiciones vitales, lo completan González, con 56,6 % y Astrea con una tasa de 52,8 %. En cambio Valledupar (30,5 %) La Jagua (32,6 %), Aguachica (37,0 %) y San Alberto (31,9 %) tienen los números más bajos en la medición de pobreza multidimensional.

Agrupando las cifras de los 25 municipios, el promedio de pobreza en el Cesar fue de 41,5 % para el 2018. En 16 localidades ese porcentaje fue superior.

Pueblo Bello es el municipio con los peores índices socioeconómicos del Cesar.

SE RAJA PUEBLO BELLO

Pero el caso más preocupante es el de Pueblo Bello, que incluso aparece entre los tres municipios con los resultados más negativos en la medición de las condiciones de la niñez y la juventud.

Según esta dimensión que integra los indicadores de inasistencia escolar, rezago escolar, barreras de acceso a servicios para el cuidado de la primera infancia y trabajo infantil, Pueblo Bello es el segundo municipio del país, con un 22,9 %, donde los niños y jóvenes tienen más privaciones en materia escolar. El primer lugar lo ocupa Cubará, Boyacá, con 23,3 %.

Te puede interesar: «Casi medio millón de cesarenses vive en la pobreza»: el gran desafío

ALTO ANALFABETISMO

Uno de los índices usados por el Dane para determinar si un hogar es pobre o no, es la medición de la capacidad de escribir y leer, esto es, analfabetismo. Como la pobreza se mide por privaciones, una persona se considera privada si pertenece a un hogar en el que hay, al menos, una persona de 15 años y más que no sabe leer y escribir.

Al igual que en la mayoría de los índices, con un 34,4 % Pueblo Bello es el municipio con la tasa de analfabetismo más alta. Los otros municipios con índices altos son Río de Oro (28,7 %), La Gloria (25,1 %), Pelaya (26,8 %) y Chimichagua (25,8 %).

En ese punto, Valledupar es el municipio con menos cantidad de analfabetas, según el Dane. Ese lugar lo completan San Alberto y La Jagua de Ibirico.

LÍMITES EDUCATIVOS

Aunque el país ha avanzado en materia de universalidades para la educación superior, sea profesional, técnica o tecnóloga, aún hay limitantes para algunas poblaciones. Por ejemplo, investigadores señalan que en Colombia solo el 10 % de los jóvenes de estrato uno llegan a la universidad.

En materia de logro educativo, una persona se considera privada si pertenece a un hogar donde la educación promedio de las personas mayores de 15 años no supera los 9 años de educación. En este caso, en Pueblo Bello el 74,4 % de la población no superó los nueve años educativos, lo que indica que no alcanzaron ni a obtener el título de secundaria.

En otros 13 municipios la tasa de personas con bajo nivel escolar supera el 60 %. En este punto el mejor rankeado es Valledupar.

Un punto clave en materia de pobreza es el acceso a servicios públicos. FOTO/JOAQUÍN RAMÍREZ

NACEN SIN PAZ

Nacer y pasar la niñez en el municipio La Paz implica un alto riesgo de trabajar antes de cumplir los doce años. Esa es una de las conclusiones del informe de pobreza multidimensional donde se ubica al municipio del norte del departamento como la zona donde hay más hogares donde niños entre los 12 y los 17 años están trabajando. En la otra orilla, Gamarra y Pailitas tienen los menores índices de trabajo infantil.

No dejes de leer: La pobreza creció en Valledupar: Dane

HACINAMIENTO

En las definiciones del Dane una persona se considera que vive en hacinamiento si pertenece a un hogar donde hay tres o más personas por cuarto. En Pueblo Bello el 34,2 % de la población censada vive en hogares donde duermen tres o más personas por habitación.

Otro municipio con resultado negativo en materia de hacinamiento es Bosconia donde el 29,4 % de la población vive en hacinamiento, según el Dane. En Becerril, Pailitas, Aguachica, El Copey las condiciones son similares.

CRISIS DE SALUBRIDAD

Para medir la pobreza es clave determinar el goce de servicios públicos, pero no solo energía y agua. El Dane clasifica que una persona sufre de inadecuada eliminación de excretas si pertenece a un hogar que no cuenta con servicio público de alcantarillado. En el caso de los hogares rurales, cuentan con inodoro sin conexión, letrina, bajamar o no tienen servicio sanitario.

Este es un tema central en la lucha contra las enfermedades, sobre todo, en la primera infancia, por eso, resultan preocupantes los resultados en los municipios de Pueblo Bello, Becerril, Chimichagua, Astrea, Tamalameque y Gamarra.

En estos seis municipios, casi las terceras partes de sus habitantes no cuentan con un servicio público de alcantarillado donde depositar de forma correcta los residuos del cuerpo. En la mayoría de casos los depósitos se hacen de forma artesanal sin cumplir las normas artesanales.

Igual que en las anteriores mediciones, Pueblo Bello lidera el triste ranking con más de la mitad de la población (52,2 %) sin las condiciones adecuadas para botar sus desechos. En ese punto todos los municipios tienen una población mayor al 10 % sin alcantarillado público.

POR: DEIVIS CARO / EL PILÓN
defancaro1392@gmail.com