4 mayo, 2019

La pobreza creció en Valledupar: Dane

Aunque no fue un crecimiento significativo, la capital del Cesar es la cuarta ciudad más pobre del país en esa gráfica, solo por detrás de Quibdó con el 48,3, Riohacha con el 47,5 % y Cúcuta con el 47,5 %.

En 2018, la línea de pobreza a nivel nacional fue de $257.433. 

ARCHIVO

Los resultados de la última medición del Dane muestran que la pobreza monetaria creció en Valledupar durante el 2018. Aunque no fue un crecimiento significativo, la capital del Cesar es la cuarta ciudad más pobre del país en esa gráfica, solo por detrás de Quibdó con el 48,3 % Riohacha, con el 47,5 %, y Cúcuta con el 47,5 %. Fuera de Quibdó, tanto Riohacha como Cúcuta y Valledupar son ciudades fronterizas donde han aterrizado miles de migrantes venezolanos, muchos en condiciones de pobreza.

En el 2017, el 33,4 % de los vallenatos se consideraban en pobreza monetaria; en el 2018 esa cifra subió al 34, 4 %. En el mismo informe, el Dane explica que esta cifra se construye de la división de los ingresos per cápita por los integrantes de una casa, más la comparación del costo monetario de una canasta de alimentos. En ese sentido, la línea de pobreza es el costo per cápita mínimo de una canasta básica de bienes y servicios (alimentarios y no alimentarios) en un área geográfica determinada.

En 2018, la línea de pobreza a nivel nacional fue de $257.433, que equivale a un crecimiento de 2,7 % respecto a la línea de 2017 ubicada en $250.620. De acuerdo con lo anterior, si un hogar está compuesto por cuatro personas será clasificado como pobre si el ingreso total del hogar está por debajo de $1.029.732. Alrededor del 34,4 % de los hogares vallenatos tiene ingresos menores a esta línea.

El Dane aclara que la pobreza puede medirse de manera directa e indirecta. Este boletín presenta los resultados de la medición de pobreza monetaria, en otras palabras, la medición de la pobreza indirecta. Por una parte, la medición directa evalúa los resultados de satisfacción (o no privación) que tiene un individuo respecto a características que se consideran vitales como salud, educación, empleo, entre otras. Por la otra, la medición indirecta evalúa la capacidad de adquisición de bienes y servicios que tienen los hogares.

A nivel nacional, en 2018, el porcentaje de personas clasificadas como pobres respecto al total de la población nacional fue 27,0 %. En 2018, las ciudades que experimentaron el mayor aumento en su incidencia de la pobreza monetaria fueron Pasto, donde pasó de 20,2 % a 25,4 % y Cúcuta, donde la pobreza monetaria aumentó de 33,5 % a 36,2 %.

Las ciudades que sobresalieron por la reducción de la pobreza monetaria fueron Manizales, donde decreció de 13,8 % a 11,9 %, y Villavicencio, donde cayó de 19,5 % a 18,1 %.

DESCENDIÓ LA POBREZA MONETARIA EXTREMA

La línea de pobreza extrema es el costo per cápita mensual mínimo necesario para adquirir únicamente una canasta de bienes alimentarios. A nivel nacional, en el 2018 el porcentaje de personas clasificadas como pobres extremas respecto al total de la población nacional fue del 7,2 %.
Así, en Valledupar pasó la pobreza extrema de 7,5 % en 2017, a una tasa de 7,1 % de pobreza extrema monetaria en 2018. Una décima debajo del promedio.

En 2018, las ciudades que experimentaron el mayor aumento en su incidencia de la pobreza monetaria extrema fueron Cúcuta, donde pasó de 5,3 % a 7,0 % y Pasto, donde la pobreza monetaria extrema aumentó de 2,9 % a 4,2 %. Las ciudades que sobresalieron por la reducción de la pobreza monetaria extrema fueron Sincelejo, donde decreció de 4,3 % a 2,9 %, y Santa Marta, donde cayó de 7,4 % a 6,2 %.

Por: DEIVIS CARO DAZA/ EL PILÓN
defancaro1392@gmail.com