22 noviembre, 2019

Marcha se desarrolló con éxito, pero no terminó en paz en Valledupar

La protesta de los vallenatos, aunque desarrollada con normalidad, fue opacada al final una alteración del orden público en la plaza Alfonso López cuando un grupo de jóvenes estalló artefactos de pólvora, situación que fue respondida por el Escuadrón Móvil Antidisturbios, Esmad.

El disturbio de la marcha se presentó en medio de las alocuciones finales en la plaza Alfonso López.

FOTO/JOAQUÍN RAMÍREZ.

La marcha de este 21 de noviembre fue destacada en 16 municipios del Cesar. No solo Valledupar hizo su aporte con una jornada multitudinaria, pues según informaciones presentadas por el secretario de Gobierno Departamental, Carlos Andrés ‘Cale’ Cotes, las marchas en el departamento se dieron en 16 municipios (Aguachica, Codazzi, Chiriguaná, La Jagua de Ibirico, Bosconia, El Copey, Pailitas, El Paso, La Gloria, Curumaní, Pelaya, Becerril, Río de Oro, San Alberto, Astrea y Valledupar), donde solo se registró un bloqueo en la calle principal de Aguachica por unos estudiantes que duró poco tiempo por la intervención oportuna de la Policía.

Entrego un balance positivo de las marchas del Cesar, puesto que en términos generales se dio de manera tranquila, solo hubo dos hechos: un bloqueo en Aguachica por poco tiempo y un pequeño enfrentamiento entre manifestantes encapuchados y no encapuchados en Valledupar”, indicó.

Lee también: Los famosos que apoyaron la marcha del #21N

La marcha inicio en la glorieta de El Obelisco y culminó en la plaza Alfonso López. FOTO/JOAQUÍN RAMÍREZ

PERCEPCIÓN DE LA MANIFESTACIÓN

Para el presidente del Sindicato del Servicio Nacional de Aprendizaje, Sena, José Díaz Parodi: “Fue una marcha civilista, pacifica, social y llena de la alegría con la que se deben reclamar los derechos, sin resentimientos, pero sí con la contundencia del pueblo colombiano cansado de los errores de un gobierno que no da pie con bola, que precariza cada vez más los derechos y beneficios de la población colombiana”.

Además expresó las razones que lo motivaron a vincularse a la protesta. “Apoyamos la marcha por el ‘paquetazo de Duque’ en reforma pensional y reforma laboral, así como de los proyectos de ley que hoy cursan en el Congreso de la República, especialmente el proyecto 166-067 que pretende una Superintendencia de Servicios e ir quitando la autonomía administrativa y financiera para mermar los recursos y en el futuro quitar la gratuidad de la única entidad de formación profesional en Colombia”.

La líder indígena arhuaca Leonor Zalabata calificó la marcha como “un acto de la sociedad civil cansada de la violencia y actos en contra de la paz, lo cual se evidencia con la muerte de líderes sociales y pueblos indígenas como se dio en el Cauca”.

Zalabata agregó: “Decimos ¡no más! a las amenazas de recursos naturales con la minería. Aquí ratificamos que es importante mantener el diálogo de la sociedad civil con las instituciones estatales; hemos venido manifestando nuestras posiciones de rechazo a algunas políticas. El pueblo colombiano lucha por la paz, por lo que las marchas tienen que ser pacíficas, no descarto la incursión de personas violentas, pero la gente que salió a la marcha no va en esa tónica”.

En las afueras de la Gobernación del Cesar hicieron presencias grupos culturales, que le dieron colorido a la marcha. FOTO/JOAQUÍN RAMÍREZ.

El presidente de Asonal Judicial, seccional Cesar, Elbert Alberto Mendoza Jiménez, describió la marcha así: “Estuvo muy numerosa y tranquila. No permitimos violencia ni vías de hecho, la idea es manifestarnos frente a sucesos que perjudican al trabajador colombiano. El mensaje es para el Gobierno nacional, para el Consejo Nacional de Judicatura y para el fiscal general de la nación que la justicia está en crisis. Marchamos por nuestros derechos, para demostrarle al Gobierno y a la ciudadanía de la problemática que se nos avecina (falta de personal en las instituciones, la pensión cada vez es más difícil, problemas en el sector salud y sueldos muy bajos)”.

Lee también: Cómo será la marcha 21N en el Cesar y Valledupar

La líder social amenazada, Alba Cecilia Caro Baena, aseguró: “La marcha ha sido un gran logro de todas las organizaciones que participamos, entendiendo que hay que salir a protestar. Pedimos un cambio; esto es un abrebocas porque el pueblo colombiano no está dispuesto a aguantar más de esto. Hubo una semana de propaganda en contra de este paro, donde decían que íbamos a acabar con las instalaciones públicas y demostramos que el pueblo colombiano habla con decencia, amparados en el derecho a la protesta establecida en la Constitución Colombiana. Marchamos por la indolencia del gobierno, por los líderes asesinados y heridos, por los 18 niños masacrados en el Cauca, por nuestros hijos porque queremos que cuando crezcan tenga educación gratuita”.

EL LUNAR DE LA JORNADA

Aunque el inicio y desarrollo de la marcha del paro nacional protagonizada por trabajadores públicos, estudiantes, indígenas, afrodescendientes y comunidad en general de los vallenatos, identificada en redes sociales como marcha #21N, se dio de manera tranquila, su final en la plaza Alfonso López fue empañado con una escaramuza de un grupo de jóvenes que estallaron artefactos de pólvora, situación que fue respondida por el Escuadrón Móvil Antidisturbios, Esmad, con gases lacrimógenos y represión.

El disturbio de la marcha se presentó en medio de las alocuciones finales en la plaza Alfonso López. FOTO/JOAQUÍN RAMÍREZ.

Aunque el hecho duró poco tiempo, los que estaban en el lugar sintieron momentos de tensión cuando escucharon sonidos estridentes y observaron piedras que lanzaban, generando que muchos corrieran buscando protección.

En ese momento llegó el Esmad y lanzó gases lacrimógenos que afectaron a algunos asistentes de la marcha. Posteriormente volvió la calma gracias a la mediación de miembros de Derechos Humanos de la Universidad Popular del Cesar y otros organizadores de la manifestación, quienes gritaban que no querían violencia durante la protesta.

Lee también: Durante la marcha, disturbio en la plaza Alfonso López

El secretario de Gobierno municipal, Gonzalo Arzuza Torrado, aseguró: “En general todo estuvo bien, la gente marchó de manera tranquila y pacífica. Algunas personas en la marcha se encapucharon, pero después se descubrieron el rostro. Hubo un hecho aislado en la plaza Alfonso López con la presencia de unos jóvenes encapuchados, quienes fueron rodeados de otros para que las quitaran y entre ellos se armó una pelea, por lo que intervino la Policía; fue una escaramuza que se dispersó de manera rápida”, indicó que desde la mañana estuvieron en el Puesto de Mando Unificado monitoreando la ciudad con las cámaras que hay, donde percibieron una marcha principal que salió de la glorieta El Obelisco hasta la plaza y otra que venía del Sena que se unió en la glorieta Los Músicos.

FOTO/JOAQUÍN RAMÍREZ.

PUNTOS DE VISTA

Iván Luque: El pueblo kankuamo está presente para denunciar el riesgo de exterminio físico y cultural en que se encuentran los pueblos indígenas de Colombia, especialmente de la Sierra Nevada. Queremos defender el territorio y la vida para gritar juntos salvemos el corazón del mundo de las amenazas que se ciernen sobre ella. Exigimos progresividad y no regresividad en los derechos de los pueblos indígenas”.

Rafael Núñez: Los trabajadores somos los más afectados de las reformas que tienen en la gaceta de la nación, donde van a quitar más derechos como los ya quitados en la ley 789, la ley 100 y la ley 50 cuando se nos despojó de los cargos nocturnos, feriados, del pago de las cesantías a algunos trabajadores. La juventud es la que más corre riesgo si se aprueba trabajo por horas”.

María Álvarez:Apoyo la marcha por la reforma salarial y reforma pensional que es lesiva para los profesores y demás trabajadores del estado, así como la mala atención de la Fundación Médico Preventiva”.

Antonio Murcia: Creo que la educación en Colombia merece más porque el presupuesto es poco, las posibilidades que personas de estrato 1 y 2 entren a universidades como la UPC son mínimas por sus altos costos. Deben haber soluciones económicas, facilidades para trabajar y para que los hogares produzcan lo suficiente”.

Osiris Rosado:No podemos ser ajenos a lo que le pasa a nuestro país, tenemos que ser conscientes que cada situación que sucede nos afecta directa o indirectamente, no solo como profesionales sino como personas. Las carencias que tiene nuestro país a nivel local y nacional nos tocan a todos, por lo que es el momento de levantar la voz”.

Rafael Escalona: Colombia necesita un cambio. Esta es una manera de hacer un llamado a las autoridades de Colombia que necesitamos más inversión social y más seguridad. Le decimos a la clase dirigente que ayudemos a Colombia a salir adelante sin que nos enfrentemos los unos con los otros”.

Foto/Joaquín Ramírez.

Lee también: Envían a prisión a ‘Luchito’ Peñaloza

Las medidas que rechazaban los manifestantes

-Reforma laboral, que busca reducir el salario de los jóvenes al 75 % del salario mínimo, eliminar el recargo nocturno, implementar el pago de seguridad por horas y estipular un salario mínimo dependiendo de cada región geográfica.

-Reforma pensional, que pretende privatizar Colpensiones y dar una mesada pensional por debajo del salario mínimo.

-Holding (organización económica que controla una serie de compañías)  financiero, que elimina el control del estado sobre los dineros de sus empresas privatizándolas.

-Regulación del derecho a la protesta social, que busca restringir al máximo el derecho a la protesta de todos los sectores sociales, además de criminalizar por el accionar de los vándalos infiltrados.

-Definición del salario mínimo, que pretende desconocer la mesa de concertación del salario mínimo para el 2020, imponiéndose de manera unilateral.

-Cumplimiento de exigencias. Piden el cumplimiento del proyecto sobre la compra de equipo de protección personal a los aprendices Sena, así como también equipos de cómputo multimedida, transporte, alimentación y uniformes.

-‘Tarifazo’ de servicios públicos, que pretende elevar la tarifa de los servicios públicos a todos los colombianos.

-Impunidad del estado. Se ha elevado el asesinato de manera salvaje el número de líderes sindicales, campesinos, sociales e indígenas en todo el país con una impunidad del 95 % más la indiferencia por parte del gobierno.

POR: ANNELISE BARRIGA RAMÍREZ / EL PILÓN