Publicidad
Categorías
Categorías
Principal - 20 marzo, 2019

Los retos del futuro laboral de los excombatientes

Desde un comienzo los reincorporados de las Farc han insistido en trabajar en colectivos iniciativas de emprendimiento, relacionadas principalmente con el turismo y la agricultura, pero no todos querrán emprender y deberán enfrentar el mercado laboral.

El principal potencial de la Farc es su inclinación agrícola, además de sus convicciones de trabajar en colectividad. 

Foto: ONU
El principal potencial de la Farc es su inclinación agrícola, además de sus convicciones de trabajar en colectividad. Foto: ONU

Por: DEIVIS CARO DAZA/ EL PILÓN
[email protected]

Sin duda el mayor reto del postconflicto en Colombia es y será la reinserción social y laboral de los excombatientes y sus familias. En la guerra, el sustento representaba otra batalla, que diariamente enfrentaban los alzados en armas. Ahora, los excombatientes como cualquier ciudadano deberán enfrentarse a un mercado laboral como el cesarense en el que las oportunidades no sobran.

En ese trayecto de dos años desde que los excombatientes permanecen en el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación, ETCR, de Tierra Grata, jurisdicción de Manaure, cambiaron las armas por capacitaciones y conocimientos técnicos, por ejemplo, de cómo hacer empresa y ser productivos.

En ese tránsito, que recién empieza, van de la mano con el Servicio Nacional de aprendizaje, Sena, y la Agencia para la Reincorporación y la Normalización, ARN. Ambas instituciones hacen presencia en el ETCR buscando allanar el paso para que las personas en proceso de reincorporación sigan dependiendo de sus productos.

Foto/ONU

FUNCIONES DE FORMACIÓN Y ACOMPAÑAMIENTO

El Sena se ha encargado de conocer las potencialidades de los excombatientes y tecnificar sus capacidades, principalmente en el campo. Es esa vocación agrícola de la Farc el potencial que el Sena ha querido fortalecer. “La finalidad de ellos es convertirse en empresa y nosotros estamos ahí para enseñarles, pero no solo eso, sino cómo vender sus productos, ya lo dijo en su visita el señor presidente: cualificar su producción para comercializarla”, aseguró Ernesto Acevedo Soto, director del Sena regional Cesar.

Lea también: Las Farc y sus iniciativas productivas tienen eco en el Cesar

En total son más de 190 excombatientes capacitados por encima de las 200 horas que se dividen en unos seis meses. Desde un comienzo, la mayoría de las personas que permanecen en el proceso han mostrado el interés de entrar a los mercados laborales a través de las cooperativas, como emprendedores y no empleados.

Y así han trabajado en ideas reseñadas como la compra de 45 cabezas de ganado con la renta básica que da el Gobierno (90 % del salario mínimo), o la iniciación de proyectos de siembra de plátano hartón con la ayuda de cooperación internacional para el sistema de riego.

“Todo ha sido desarrollado con la renta básica de los excombatientes”, así define Carolina Vargas, excombatiente, el trabajo hecho por la Farc en los dos años de proceso.
Hay dos cooperativas del espacio de Tierra Grata afiliadas a las denominadas Economías Sociales del Común (Ecomún): la Cooperativa Multiactiva Tierra Grata, Tierragracoop, y la Cooperativa Multiactiva Paz del Cesar, Coompazcol.

Uno de sus proyectos consiste en rutas de turismo para explicar cómo es su vida después de la firma y cómo era durante la guerra; además, se ofrecen recorridos dentro del ETCR. Foto/ONU

Pero sin duda el proyecto estrella es la construcción de ‘Ciudadela de paz’, un proyecto de 350 soluciones de vivienda que ellos mismos construirán. En efecto, el día de ayer empezaron las clases de formación básica en construcción, clases dictadas por el Servicio nacional de aprendizaje.

Como ha reseñado EL PILÓN, en ese proceso invertirán los ocho millones de pesos que se comprometió a dar el Gobierno Nacional con la firma de los acuerdos en el 2016.

Además de la construcción, la agricultura domina dentro de las profesiones de los excombatientes. Una vez capacitados en la producción, entra a jugar la intermediación entre los pequeños productores que harían de proveedores y las grandes empresas que jugarían de compradores. A nivel regional, el Sena trabaja en tres proyectos con el Fondo emprender. ¿En qué consisten? Según su director, se le brinda una asesoría técnica para que puedan elaborar el proyecto y acceder a los recursos de financiación. “No es solo empezar, es ser sostenible en el tiempo, por eso trabajamos con los tres emprendimientos que tenemos: dos de porcicultura y uno de gallinas ponedoras. Si resultan sostenibles, al final se les condona esa deuda”, agregó el director del Sena. Es la ARN la que se encarga de organizar a la comunidad y seleccionar los grupos que iniciarán los trámites para participar en los proyectos.

Lea también: Así va la reincorporación económica en el Caribe

Pero no todos querrán ser emprendedores y algunos entrarán de forma directa al mercado laboral colombiano donde las cifras de desempleo del 2019 están en 12,8 % según el Dane. Inicialmente en la reincorporación temprana se trabajaron los temas de bancarización, afiliación salud y pensión, tema comunitario y social, entre otros.
El mismo Estado tiene vinculados excombatientes, principalmente en la Unidad de Protección, UNP, como empleados de seguridad a miembros de las desmovilizadas Farc.

A nivel nacional son más de 200 empresas que están vinculadas con la Agencia para la Reincorporación y la Normalización y otro grupo de 650 empresas del país que emplean a excombatientes, entre ellas el Grupo Éxito, que según las autoridades ha sido una de las empresas que más ha recibido como empleados a excombatientes.

En el Cesar no existen muchas empresas. Las autoridades explican que la reintegración y reincorporación son dos procesos diferentes. De la reintegración se habla desde el 2006 cuando se dio el proceso de paz con los paramilitares, los desmovilizados anteriores a la firma del Acuerdo. De ese trayecto de tiempo, la ARN tiene registro de más de 52.004 reintegrados a la vida civil.

Y la reincorporación se refiere a los procesos de la vida civil de los nuevos combatientes, que recién empiezan y que aún no cuentan con una ruta como la pasada, pero sí con varias estrategias y documentos como ‘Paz con legalidad’.

“Es muy importante que la reincorporación funcione. Es un beneficio para el futuro del país. Invertir en la paz es una forma de invertir en el futuro, porque el éxito de la reincorporación es fundamental para cerrarle el paso a la ilegalidad”, aseguró Raúl Rosende, director de Verificación de la Misión de la ONU en Colombia.

En ese proceso de reintegración, la ARN ha capacitado y ayudado a iniciar la vida laboral en empresas y organizaciones como la Fundación del Festival Vallenato; y se está gestionando para llevar excombatientes a empresas como Aseo del Norte de Valledupar. Y por supuesto, la construcción de vías es uno de los sectores donde más se ha contratado mano de obra calificada.

“En el marco de la estrategia hacemos un acompañamiento una vez la persona es contratada, tanto al empresario como a la persona que escojan para mirar su desempeño”, agregó Angélica Agamez, coordinadora de la Agencia para la Reincorporación y la Normalización, ARN, Cesar-Guajira.

Los excombatientes han sido capacitados en procesos de construcción de empresa y sectores como la construcción. FOTO: Sergio Mcgreen.

A corte del 28 de febrero, se maneja información de 59 excombatientes que han iniciado sus proyectos de rehabilitación en proyectos externos a los ETCR, ya sea porque se desmovilizaron antes o porque decidieron independizarse. A ellos técnicamente se les conoce como población externa o dispersa. Principalmente, se han enfocado en emprender en las pequeñas tiendas, negocios de ventas, construcción y por supuesto la ganadería y la agricultura. La misma ARN ha contratado excombatientes. El año pasado entraron tres a la agencia y este año va una persona.

Pero desde un inicio el Estado, según los funcionarios de la ARN, no ha querido manejar la contratación laboral de los excombatientes por su condición, sino por la cualidad de su trabajo. “En eso estamos trabajando con el Sena, para que sea mano de obra capaz de competir y ganarse puestos. No se ha hablado de una condición o categoría especial, sino unas condiciones que sobresalgan”, explicó la coordinadora de la Agencia para la Reincorporación y la Normalización.

“A ellos se les asigna un profesional que los visita dos veces al mes, con el que van trabajando temas familiares y productivos”, agregó el director del Sena.

Pero no solo se fortalecen lo que técnicamente se llaman habilidades duras, también las blandas, relacionadas con las relaciones interpersonales, las capacidades de intercambiar, de tener capacidad de liderazgo.

En conclusión, se dediquen al emprendimiento o entren como empleados, los excombatientes de la Farc tienen el reto de convertirse en mano de obra cualificada para ser protagonistas en un mercado laboral de no muchas oportunidades como lo es el colombiano.

Por ese camino, EL PILÓN realizará este jueves 21 de marzo en el Hotel Sicarare de Valledupar el foro: ‘Así va la reincorporación económica en el Caribe’, que contará con la presencia de autoridades nacionales, verificadores de la ONU, y líderes de otros territorios de reincorporación, así como los excombatientes.

Principal
20 marzo, 2019

Los retos del futuro laboral de los excombatientes

Desde un comienzo los reincorporados de las Farc han insistido en trabajar en colectivos iniciativas de emprendimiento, relacionadas principalmente con el turismo y la agricultura, pero no todos querrán emprender y deberán enfrentar el mercado laboral.


El principal potencial de la Farc es su inclinación agrícola, además de sus convicciones de trabajar en colectividad. 

Foto: ONU
El principal potencial de la Farc es su inclinación agrícola, además de sus convicciones de trabajar en colectividad. Foto: ONU

Por: DEIVIS CARO DAZA/ EL PILÓN
[email protected]

Sin duda el mayor reto del postconflicto en Colombia es y será la reinserción social y laboral de los excombatientes y sus familias. En la guerra, el sustento representaba otra batalla, que diariamente enfrentaban los alzados en armas. Ahora, los excombatientes como cualquier ciudadano deberán enfrentarse a un mercado laboral como el cesarense en el que las oportunidades no sobran.

En ese trayecto de dos años desde que los excombatientes permanecen en el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación, ETCR, de Tierra Grata, jurisdicción de Manaure, cambiaron las armas por capacitaciones y conocimientos técnicos, por ejemplo, de cómo hacer empresa y ser productivos.

En ese tránsito, que recién empieza, van de la mano con el Servicio Nacional de aprendizaje, Sena, y la Agencia para la Reincorporación y la Normalización, ARN. Ambas instituciones hacen presencia en el ETCR buscando allanar el paso para que las personas en proceso de reincorporación sigan dependiendo de sus productos.

Foto/ONU

FUNCIONES DE FORMACIÓN Y ACOMPAÑAMIENTO

El Sena se ha encargado de conocer las potencialidades de los excombatientes y tecnificar sus capacidades, principalmente en el campo. Es esa vocación agrícola de la Farc el potencial que el Sena ha querido fortalecer. “La finalidad de ellos es convertirse en empresa y nosotros estamos ahí para enseñarles, pero no solo eso, sino cómo vender sus productos, ya lo dijo en su visita el señor presidente: cualificar su producción para comercializarla”, aseguró Ernesto Acevedo Soto, director del Sena regional Cesar.

Lea también: Las Farc y sus iniciativas productivas tienen eco en el Cesar

En total son más de 190 excombatientes capacitados por encima de las 200 horas que se dividen en unos seis meses. Desde un comienzo, la mayoría de las personas que permanecen en el proceso han mostrado el interés de entrar a los mercados laborales a través de las cooperativas, como emprendedores y no empleados.

Y así han trabajado en ideas reseñadas como la compra de 45 cabezas de ganado con la renta básica que da el Gobierno (90 % del salario mínimo), o la iniciación de proyectos de siembra de plátano hartón con la ayuda de cooperación internacional para el sistema de riego.

“Todo ha sido desarrollado con la renta básica de los excombatientes”, así define Carolina Vargas, excombatiente, el trabajo hecho por la Farc en los dos años de proceso.
Hay dos cooperativas del espacio de Tierra Grata afiliadas a las denominadas Economías Sociales del Común (Ecomún): la Cooperativa Multiactiva Tierra Grata, Tierragracoop, y la Cooperativa Multiactiva Paz del Cesar, Coompazcol.

Uno de sus proyectos consiste en rutas de turismo para explicar cómo es su vida después de la firma y cómo era durante la guerra; además, se ofrecen recorridos dentro del ETCR. Foto/ONU

Pero sin duda el proyecto estrella es la construcción de ‘Ciudadela de paz’, un proyecto de 350 soluciones de vivienda que ellos mismos construirán. En efecto, el día de ayer empezaron las clases de formación básica en construcción, clases dictadas por el Servicio nacional de aprendizaje.

Como ha reseñado EL PILÓN, en ese proceso invertirán los ocho millones de pesos que se comprometió a dar el Gobierno Nacional con la firma de los acuerdos en el 2016.

Además de la construcción, la agricultura domina dentro de las profesiones de los excombatientes. Una vez capacitados en la producción, entra a jugar la intermediación entre los pequeños productores que harían de proveedores y las grandes empresas que jugarían de compradores. A nivel regional, el Sena trabaja en tres proyectos con el Fondo emprender. ¿En qué consisten? Según su director, se le brinda una asesoría técnica para que puedan elaborar el proyecto y acceder a los recursos de financiación. “No es solo empezar, es ser sostenible en el tiempo, por eso trabajamos con los tres emprendimientos que tenemos: dos de porcicultura y uno de gallinas ponedoras. Si resultan sostenibles, al final se les condona esa deuda”, agregó el director del Sena. Es la ARN la que se encarga de organizar a la comunidad y seleccionar los grupos que iniciarán los trámites para participar en los proyectos.

Lea también: Así va la reincorporación económica en el Caribe

Pero no todos querrán ser emprendedores y algunos entrarán de forma directa al mercado laboral colombiano donde las cifras de desempleo del 2019 están en 12,8 % según el Dane. Inicialmente en la reincorporación temprana se trabajaron los temas de bancarización, afiliación salud y pensión, tema comunitario y social, entre otros.
El mismo Estado tiene vinculados excombatientes, principalmente en la Unidad de Protección, UNP, como empleados de seguridad a miembros de las desmovilizadas Farc.

A nivel nacional son más de 200 empresas que están vinculadas con la Agencia para la Reincorporación y la Normalización y otro grupo de 650 empresas del país que emplean a excombatientes, entre ellas el Grupo Éxito, que según las autoridades ha sido una de las empresas que más ha recibido como empleados a excombatientes.

En el Cesar no existen muchas empresas. Las autoridades explican que la reintegración y reincorporación son dos procesos diferentes. De la reintegración se habla desde el 2006 cuando se dio el proceso de paz con los paramilitares, los desmovilizados anteriores a la firma del Acuerdo. De ese trayecto de tiempo, la ARN tiene registro de más de 52.004 reintegrados a la vida civil.

Y la reincorporación se refiere a los procesos de la vida civil de los nuevos combatientes, que recién empiezan y que aún no cuentan con una ruta como la pasada, pero sí con varias estrategias y documentos como ‘Paz con legalidad’.

“Es muy importante que la reincorporación funcione. Es un beneficio para el futuro del país. Invertir en la paz es una forma de invertir en el futuro, porque el éxito de la reincorporación es fundamental para cerrarle el paso a la ilegalidad”, aseguró Raúl Rosende, director de Verificación de la Misión de la ONU en Colombia.

En ese proceso de reintegración, la ARN ha capacitado y ayudado a iniciar la vida laboral en empresas y organizaciones como la Fundación del Festival Vallenato; y se está gestionando para llevar excombatientes a empresas como Aseo del Norte de Valledupar. Y por supuesto, la construcción de vías es uno de los sectores donde más se ha contratado mano de obra calificada.

“En el marco de la estrategia hacemos un acompañamiento una vez la persona es contratada, tanto al empresario como a la persona que escojan para mirar su desempeño”, agregó Angélica Agamez, coordinadora de la Agencia para la Reincorporación y la Normalización, ARN, Cesar-Guajira.

Los excombatientes han sido capacitados en procesos de construcción de empresa y sectores como la construcción. FOTO: Sergio Mcgreen.

A corte del 28 de febrero, se maneja información de 59 excombatientes que han iniciado sus proyectos de rehabilitación en proyectos externos a los ETCR, ya sea porque se desmovilizaron antes o porque decidieron independizarse. A ellos técnicamente se les conoce como población externa o dispersa. Principalmente, se han enfocado en emprender en las pequeñas tiendas, negocios de ventas, construcción y por supuesto la ganadería y la agricultura. La misma ARN ha contratado excombatientes. El año pasado entraron tres a la agencia y este año va una persona.

Pero desde un inicio el Estado, según los funcionarios de la ARN, no ha querido manejar la contratación laboral de los excombatientes por su condición, sino por la cualidad de su trabajo. “En eso estamos trabajando con el Sena, para que sea mano de obra capaz de competir y ganarse puestos. No se ha hablado de una condición o categoría especial, sino unas condiciones que sobresalgan”, explicó la coordinadora de la Agencia para la Reincorporación y la Normalización.

“A ellos se les asigna un profesional que los visita dos veces al mes, con el que van trabajando temas familiares y productivos”, agregó el director del Sena.

Pero no solo se fortalecen lo que técnicamente se llaman habilidades duras, también las blandas, relacionadas con las relaciones interpersonales, las capacidades de intercambiar, de tener capacidad de liderazgo.

En conclusión, se dediquen al emprendimiento o entren como empleados, los excombatientes de la Farc tienen el reto de convertirse en mano de obra cualificada para ser protagonistas en un mercado laboral de no muchas oportunidades como lo es el colombiano.

Por ese camino, EL PILÓN realizará este jueves 21 de marzo en el Hotel Sicarare de Valledupar el foro: ‘Así va la reincorporación económica en el Caribe’, que contará con la presencia de autoridades nacionales, verificadores de la ONU, y líderes de otros territorios de reincorporación, así como los excombatientes.