20 noviembre, 2020

Las debilidades de la salud en la zona rural de Valledupar

De los 25 corregimientos del municipio de Valledupar, solo 11 tienen médico permanente. Los médicos y enfermeras de estas localidades son egresados que realizan su servicio social obligatorio (más conocido como año rural).

En su gran mayoría los puestos de salud del área rural carecen de medicamentos y demás insumos para la atención de los pacientes. 

FOTO/JOAQUÍN RAMÍREZ.

Deficiencia en el número de personal médico en los puestos de salud, en el suministro de medicamentos, en campañas de prevención y promoción de salud para la atención de la salud mental, embarazo en adolescentes y el consumo de sustancias psicoactivas son algunas de las debilidades del servicio de salud en la zona rural de Valledupar.

Lee también: ¿Por qué Valledupar no entregó completo el Plan Territorial de Salud?

Así quedó claro en un debate de control político en el Concejo Municipal, donde la corporada Thelma Gómez Strauch, solicitó a la Secretaría de Salud revisar cuál es la cobertura real de la población asegurada en los corregimientos de Valledupar.

Insistimos en un programa permanente  de prevención y promoción de salud en la zonas rurales para la atención de la salud mental, en atención con el problema de jóvenes y adolescentes en embarazo y el consumo de sustancias psicoactivas. Se requieren campañas integrales con todas las instituciones involucradas en el tema (Bienestar Familiar, Policía de Jóvenes y Adolescencia, Gestión Social, EPS, entre otros) que puedan contrarrestar este problema que viene afectando negativamente a los jóvenes  de estas localidades”, recalcó.

Por otro lado, añadió que se le debe exigir a las EPS la entrega de medicamentos de manera oportuna. Gómez Strauch acotó: “El Hospital Eduardo Arredondo, HEAD, reconoció las debilidades que se tienen en la prestación del servicio. Es importante revisar los temas de los servicios de energía y acueductos en los puesto de salud que son muy deficientes, mirar cómo colocar médicos en los centros poblados más dispersos como por ejemplo Guaimaral y Villa Germania. Igualmente se requiere una ambulancia en la zona norte de Guacoche y la otra en la zona sur en Los Venados”.

Su homologo Jorge Luis Arzuaga concluyó que el año entrante gestionarán sesiones ordinarias especiales en los corregimientos de Valledupar para hacerles una visita a la infraestructura hospitalaria, verificar las condiciones, así como las dotaciones médicas para la atención en salud de primeros auxilios. “También buscamos recoger experiencias de la ciudadanía en estos territorios para saber cuáles son las principales inquietudes y a partir de ellas construir fórmulas de solución”, señaló.

No dejes de leer: Concejales de Valledupar cuestionan el servicio de salud en zona rural

De acuerdo al concejal, plantearon la manera de tener un encuentro con las EPS para definir cómo van a dotar los dispensarios farmacéuticos en los corregimientos y evitar que las personas se tengan que trasladar a Valledupar o que las EPS generen mora en la entrega de medicamentos. Solicitaron que se estudie la posibilidad de realizar convenios administrativos con las EPS para tratar de acercar el servicio de medicina especializada en la población de la zona rural y así evitar los desplazamientos a la capital del Cesar.   

FALTA DE MÉDICOS

En el debate, el gerente del HEAD, Holmer Jiménez, manifestó que 11 corregimientos tienen médico permanente (2 en Mariangola, 1 en Los Venados,  1 en Aguas Blancas, 1 en Valencia, 1 en Patillal, 1 en Badillo, 1 en Atánquez y 3 unidades móviles).

Todos los profesionales de la salud del área rural del hospital Eduardo Arredondo Daza hacen parte de la planta de personal por cuanto son médicos y enfermeras egresados que realizan su servicio social obligatorio (año rural). Es de señalar que cada uno de estos médicos pernoctan en su lugar de trabajo y sus descansos, cuando tienen derecho a ellos, son cubiertos por uno cualquiera de los tres médicos asignados a la unidad móvil”, argumentó.

El funcionario anotó que la entidad cuenta con dos unidades móviles, una para la zona urbana con la que se realiza la atención extramural y otra para la zona rural, la cual cuenta con el siguiente recurso humano: 3 médicos rurales, 1 enfermera jefe, 1 enfermera auxiliar y 1 higienista oral. Al respecto, dijo: “Esta unidad móvil está dedicada única y exclusivamente a prestar sus servicios en la zona rural del municipio de Valledupar y más concretamente en los lugares en donde no se dispone de personal médico permanente. En donde no hay médico permanente tenemos vinculado a personal asistencial como lo son las auxiliares de enfermería para que cubran las necesidades en salud en lo que a ellas les compete”.

Frente a esto, el concejal Arzuaga señaló: “Se plantea que con los 11 médicos de planta se atienda a todos los corregimientos (los 25 con los que cuenta Valledupar), pero resulta que es un cálculo que en la práctica se hace imposible porque por ejemplo para los corregimientos del sur el médico está en Los Venados y tiene que atender a una población que se acerca casi a 10 mil habitantes, que corresponde a tres corregimientos, más un sinnúmero de veredas; y en Mariangola hay dos médicos que deben atender al corregimiento de Villa Germania más 18 veredas”.

Gerente del HEAD, Holmer Jiménez.

Aseguró que el gerente de la ESE justifica que el número de consultas se ha reducido durante este año y que los puestos de salud atienden entre tres a siete consultas diarias, “pero no tiene en cuenta que esto sucede porque la gente no confía en el sistema, porque aún acuden a esa medicina alternativa a través de automedicación. A través de la prestación del servicio las personas prefieren ir directamente a la ciudad y no acuden a los puestos de salud de su corregimiento porque encuentra que ahí no existen los equipos ni demás insumos para prestarle la atención necesaria”.

VOCES OFICIALES

Holmer Jiménez, recalcó que el HEAD por ser una institución prestadora de servicios de salud de baja complejidad, solo le corresponde hacer la atención médica y expedir la fórmula correspondiente para que sean las EPS las que suministren los medicamentos que requieran los usuarios.

Te puede interesar: “No hay una política pública de salud mental en Valledupar”: Jorge Pana

También dio a conocer que el hospital cuenta con dos ambulancias para el transporte básico de pacientes, atendiendo las emergencias que se presenten en la zona rural y las cuales se encuentran asignadas de la siguiente manera:

-Ambulancia 1, ubicada en el corregimiento de Patillal, que cubre los corregimientos de la zona norte:   Atánquez, La Mina, La Vega, Río seco, Badillo, Guacoche, Guacochito, Los Corazones, El Alto de la Vuelta, Las Raíces y El Jabo.

-Ambulancia 2, ubicada en el corregimiento de Mariangola, que abarca los corregimientos de la zona sur: Villa Germania, Guaimaral, El Perro, Caracolí, Camperucho, Los Calabazos, La Meza, Los Venados, Aguas Blancas y Valencia.

Por su parte, la secretaria de Salud, Lina de Armas, explicó las acciones que adelanta para garantizar la contratación para la instalación de dispensarios farmacéuticos en los puestos de salud rurales, así: “Se ha enviado oficios dando directrices para que las EPS coloquen puntos de atención fijos o extramurales y para que entreguen los medicamentos de manera domiciliaria, se han realizado visitas de auditoría a los dispensarios en el área urbana y rural para verificar condiciones higiénico-sanitarias y prestación del servicio”.

Lina de Armas, secretaria de Salud de Valledupar. FOTO/CORTESÍA.

Añadió que atienden peticiones, quejas y reclamos de la atención inoportuna del suministro de medicamentos y han realizado oficios al ente de control Supersalud denunciando la vulneración de derechos en salud relacionada con la inoportuna entrega de medicamentos.

OPINIONES DE LA COMUNIDAD

El encargado de Asuntos Étnicos Municipal, Argemiro Quiroz,  expresó: “Le pedimos al director del HEAD que nos oficie de esasEPSque no contratan con el hospital para que las comunidades rurales tengan claro cuáles prestan el servicio y cuáles no en los puestos de salud. La Ley es clara: existe libertad de escoger las EPS, al menos en la letra; necesitamos que en la práctica, en compañía de la Secretaría de Salud, podamos llegarle a las comunidades de corregimientos y veredas para que su bienestar mejore”.

El inspector de Patillal, Luis Eduardo Vega, indicó: “Cuando desapareció SaludVida pensábamos que la situación de salud iba a mejorar, pero seguimos en la misma porque las cuatro EPS que la reemplazaron (SaludTotal, Famisanar, Coomeva y Sanitas) no tienen atención médica, porque tienen sus IPS en Valledupar; además, no están entregando las medicinas. Conmino a los representantes de salud que lleven esta denuncia a las autoridades correspondientes porque si estas no contratan con el HEAD, que es la única que tiene la capacidad de atender en los corregimientos, los que sufrimos somos nosotros”.

Ana Rocío Jiménez, de la comunidad afrodescendiente, dio a conocer que el  Cesar es el mayor departamento con densidad población étnica después del Valle del Cauca; “realidad etnográfica que nos convoca a tener el enfoque de derecho con enfoque diferencial en todas las atenciones, en especial la de salud. Es incoherente que tengamos un trato diferencial de salud en la población indígena y no en la población afro del contexto rural. Nuestro perfil epidemiológico merece ser revisado, toda vez que tenemos enfermedades recurrentes”, aseguró.

Lee también: “El Plan Territorial de Salud está listo”: secretaria de salud de Valledupar

El inspector de Río Seco, Álvaro Vallejo, dijo: “La preocupación grande de la comunidad rural son las EPS. Hay una población importante que está sufriendo por la falta de atención, ya que no están cobijados por el HEAD, que es el que tiene el manejo de la salud en las poblaciones corregimentales. Le pido a la secretaria de Salud que reúna a los gerentes de las EPS con los inspectores para tratar de resolver esta problemática”.

POR: ANNELISE BARRIGA RAMÍREZ/EL PILÓN
annelise.barriga@elpilon.com.co