13 mayo, 2020

Las constantes quejas por los malos olores de las alcantarillas en Valledupar

Pese a los trabajos que realiza la empresa, la problemática persiste en diferentes barrios de Valledupar.

FOTO: ARCHIVO.

Diferentes sectores de Valledupar se han visto afectados por la falta del fluido hídrico, que, según los denunciantes, sus peticiones han sido incluso desde antes de la emergencia sanitaria.

Lee también: Planta de tratamiento de Postobón, otro dolor de cabeza en barrio Panamá

En el barrio Bello Horizonte se han presentado problemáticas con el acueducto y la falta del líquido vital, una problemática que ha sido históricamente el pan de cada día en este sector al noroccidente de Valledupar.

Ana Josefa Lora, habitante del sector, señaló que el barrio ha sufrido de esta falencia desde hace más de 20 años, sobre todo en épocas de lluvia, tiempos en los que madrugar o esperar por varios días el regreso del fluido hídrico se convierte en una constante.

Otros de los barrios que en épocas de lluvia sufren afectaciones son Divino Niño y Cinco de Enero. Cuando las lluvias arrecian las pequeñas redes de alcantarillado son insuficientes para contener las grandes descargas de agua.

No dejes de leer: “El Tanque de Almacenamiento podría terminarse en febrero”: Ministerio de Vivienda

“La culpa no es enteramente de Emdupar, también hay que reconocer que la comunidad en ocasiones tapona las alcantarillas con basuras y otros materiales, por ende, al llegar las épocas de lluvia y no hacer la limpieza correspondiente en los conductos colapsan y las aguas negras se desbordan afeando las calles”, manifestó Sergio Romero, habitante del barrio Divino Niño.

Este año, la pandemia de la covid-19 se convirtió en una amenaza mundial, pero ante la llegada de las lluvias la situación se torna compleja, por lo que las personas que se sienten afectadas piden el apoyo en la reparación y mantenimiento del alcantarillado.

Te puede interesar: Suben a 28 los casos de coronavirus en La Guajira

Cabe reseñar que el gerente de Emdupar hizo un llamado a la calma debido a los mantenimientos en la planta de tratamiento, aunque las querellas de las comunidades no cesan por la falta del líquido vital.

Por: Robert Cadavid / EL PILÓN