23 mayo, 2020

La vida y muerte de Aramis Arenas, el líder social de Becerril

El hombre de 51 años de edad ahora hace parte de la indecorosa lista de líderes sociales asesinados en el territorio nacional. El crimen fue rechazado por los organismos nacionales e internacionales que velan por los derechos humanos.

Aramis Arenas, quería convertir a Estados Unidos en atractivo turístico. 

FOTO/CORTESÍA.

Durante más de 10 años las manos con las que tantas veces Aramis Arenas Bayona labró la tierra fueron las mismas con las que esmeradamente trabajó en ideales a favor de la comunidad del corregimiento de Estados Unidos, del municipio de Becerril, Cesar, donde fungió como presidente de Junta de Acción Comunal. 

Lee también: Las hipótesis que rodean el asesinato del líder social en Becerril

Aunque no era una figura pública del departamento, Arenas Bayona se ganó el reconocimiento del pueblo por su labor social, esa misma que quedó en la memoria de sus amigos, familiares y conocidos, luego que los violentos acabaran con su vida en cercanía de la finca El Paraíso de la vereda Canadá.

Era una mañana del 19 de mayo. Parecía un día normal. El hombre de 51 años de edad se levantó a buscar una yegua  donde su hermano para regresar e iniciar sus habituales labores, pero en el camino  halló la muerte.

Su cuerpo sin vida fue encontrado a unos 20 metros con un impacto de bala en la cabeza, por el ordeñador y la mujer con la que convivía, quienes se extrañaron que demorara tanto en regresar.

El crimen prontamente hizo eco en las asociaciones comunitarias, las autoridades y organizaciones vigilantes del cumplimiento de los Derechos Humanos, porque su suerte no fue distinta a las que viven cientos de líderes sociales en el territorio nacional.

No dejes de leer: Asesinan a líder social en Becerril: ONU rechazó el crimen

Conocimos a Aramis y sentimos en él la fuerza del líder que inspiraba entusiasmo con un profundo compromiso con todos los hombres y mujeres de las veredas, que él con generosidad acompañaba”, manifestó el padre Francisco de Roux, director de la Comisión de la Verdad.

LAS LUCHAS

Desde el 2016 que Aramis Arenas asumió la presidencia de la Junta de Acción Comunal, emprendió una ardua labor por posicionar el corregimiento de Estados Unidos como un sector turístico para los propios y visitantes del departamento.

“Tenía muy buen concepto de él, era una persona trabajadora, amable. En su finca El Paraíso estaba realizando unas adecuaciones para que fuera sitio turístico del corregimiento en la vereda Canadá, entonces eso habla de una persona proactiva con su comunidad”,  dijo Andrés Alfonso Portillo, personero de Becerril.

De acuerdo a La Mesa Departamental de Derechos Humanos y Territorios del Cesar, el líder también centró sus esfuerzos en defensa de la autonomía de los territorios y defendió a los campesinos de la Serranía del Perijá.

Según una familiar, también apoyó a muchas organizaciones para brindar conocimientos sobre cómo implementar un proyecto de productos de lácteos.

Te puede interesar: Adolescente murió en accidente de tránsito en Valledupar

Pero las aspiraciones de Aramis no quedaban ahí y trataron de transcender al campo político. En las elecciones del mes de octubre del año 2019 fue aspirante al Concejo del  municipio por el partido Conservador.

LOS INICIOS

Su ímpetu de trabajo comunitario proviene de familia porque los Arenas son reconocidos por su tradición campesina en Estados Unidos  desde que llegaron en 1984.

Sin embargo, al igual que la mayoría de las familias de la región sufrieron los estragos de la guerra y varias veces tuvieron que desplazarse.

Aramis Arenas lo hizo en el año 2009 tras pasar un tiempo en el vecino país de Venezuela.  Aunque nació en San Vicente de Chucurí, Norte de Santander, sus raíces estaban en Becerril, sitio donde fue educado.

“TENÍA AMENAZAS  QUE NO FUERON ATENDIDAS”

Para la familia el asesinato no fue inesperado porque Aramis tenía amenazas que eran de conocimiento de las autoridades.

“Su muerte no nos sorprendió porque estaba amenazado y todos teníamos conocimiento, el Estado tenía conocimiento pero hizo caso omiso”, afirmó una pariente que pidió reserva de identidad. 

Al respecto, el personero municipal, Andrés Portillo consideró que  las intimidaciones no fueron desatendidas sino que simplemente la protección por parte del Estado cumple un proceso que a veces es demorado.

El funcionario consideró que los retos del país es precisamente materializar oportunamente los derechos que le asisten a las comunidades.

Hay que ser rigurosos en la aplicación de la ley y ser un poco más flexible en los temas legales, en el sentido de direccionar esa protección. Creo que las cosas están muy bien hechas en el papel pero nos falta más fuerza para materializarla”, acotó Portillo.

Las amenazas estaban relacionadas a una denuncia que interpuso Arenas en el año 2018 contra tres sujetos que asaltaron en su predio.

Los delincuentes fueron capturados en el mes de febrero de 2018. Sin embargo, posteriormente uno, quien supuestamente fue integrante del ELN, quedó en libertad.

Lee también: Categoría Cumbia/Vallenato continúa en los Grammy Latinos

EL PILÓN conoció que en el mes de junio de 2019 fue ultimado con arma de fuego en un cultivo de palma en zona rural de La Jagua de Ibirico.

El cadáver fue encontrado con cuatro disparos por los habitantes cercanos de la vereda Las Estrellas, quienes dieron aviso a las autoridades para que atendieran el caso.

Por eso, una de las hipótesis que manejan las autoridades está concernida  en el presente caso.

“NO HAY QUE PERDER LAS ESPERANZAS”

La muerte de Aramis Arenas fue rechazada por distintas organizaciones como la ONU, el Programa de Desarrollo y Paz del Cesar,  la Mesa Departamental de Derechos Humanos y Territorios del Cesar, senadores y la comunidad.

“Los invitamos a no perder la esperanza, le pedimos al Estado que este crimen por ningún motivo quede impune y ofrecemos como Comisión de la Verdad, la disposición para trabajar por la verdad histórica, social y ética, para que en un inmenso rechazo social no permita que se tolere lo intolerable”, puntualizó el religioso Francisco de Roux.