26 junio, 2020

La propuesta del gobernador para alcanzar matrícula cero en la UPC

La propuesta cobijaría a los estudiantes de los estratos 1 y 2 de la institución.

Luis Alberto Monsalvo, gobernador del Cesar. 

FOTO: CORTESÍA.

Este viernes, el gobernador del Cesar, Luis Alberto Monsalvo, publicó en sus redes sociales una propuesta para lograr la ‘matrícula cero’ para los estudiantes de los estratos 1 y 2 de la Universidad Popular del Cesar. Dicha idea recibió una serie de opiniones a favor y en contra.

Lee también: Estudiantes de la UPC piden gratuidad en las matrículas para evitar deserción

“Para matrícula cero en Universidad Popular del Cesar propongo descuento del 20 % como en otras universidades, cambio de uso de los recursos de estampilla prouniversidad girados por la Gobernación, FedesCesar y aporte de la Alcaldía de Valledupar sumado al aporte de la nación”, escribió Monsalvo, haciendo referencia a la siguiente tabla donde explicó cómo se realizarían los financiamientos para lograr disminuir el precio de la matrícula en los estudiantes de la UPC.

La explicación es la siguiente: de Sisbén 1 y 2 hay alrededor de 12.553 estudiantes en la UPC, cuya matrícula tiene un valor individual promedio de $920.501. El valor total de la matrícula para los 12.553 estudiantes sería de $11.555 millones.

Bajo ese valor, el gobernador puso sobre la mesa la idea del ‘todos ponen’. Primero, señaló que con el descuento del 20 % de la UPC se descontarían $2.311 millones, y el valor a pagar quedaría en $9.244 millones.

Allí entraría la Gobernación del Cesar a aportar $5.750 millones por la estampilla pro UPC y del fondo de FedesCesar. Sin embargo ese aporte ha sido cuestionado porque es algo similar al que se venía destinando antes de la pandemia.

No dejes de leer: Con descuentos, UPC abre inscripciones para posgrados hasta el 30 de junio

En este punto, el gobernador se defendió afirmando que desde antes de la crisis, el departamento del Cesar es de los pocos en el país que apoya a los estudiantes de universidades públicas con la destinación de un fondo para su matrícula.

Los otros recursos para cubrir el valor total del pago semestral de los estudiantes de estrato 1 y 2 los aportarían el Ministerio de Educación ($2.641 millones) y la Alcaldía de Valledupar ($852 millones). Teniendo en cuenta que la mayoría de estudiantes de la UPC provienen de la capital del departamento, el gobernador recomendó a la entidad municipal ampliar hasta $852 millones su aporte.

Tras el trino del mandatario, el excandidato a la rectoría de la UPC Rober Romero señaló que “si la Universidad Popular del Cesar entiende que se trata de evitar la peor deserción de la historia y asegurar que todos sus estudiantes puedan continuar su formación, priorizará en su presupuesto #MatrículaceroUPC ante cualquier otro gasto o inversión”.

Por su lado, el diputado Ricardo Quintero Baute mencionó que el gobernador estaba errado en su propuesta, al considerar que los recursos de las estampillas no se pueden destinar para otro uso adicional al específico que ya tienen.

1. El Gobernador se equivoca, los recursos de estampillas son de destinación específica, así lo define la Ley 1267 de 2008 en su artículo 2. Que dice: El 70 % para construcción de la ciudadela, creación de plazas docentes y capacitación, el resto 30 % se invertirán en investigación”, dijo.

Añadió: “Los recursos de la estampilla ‘Pro Universidad Popular del Cesar’ no los aporta la Gobernación, es un impuesto que pagan los contratistas y el departamento es solo un recaudador, lo único que hace es girar los recursos”.

Asimismo, el excandidato al senado, Sergio Araujo, coincidió con Quintero Baute en que los recursos de la estampilla prouniversidad no se pueden utilizar para otro fin.

Te puede interesar: El polémico matrimonio de la Clínica Laura Daniela y el hospital José David Padilla Villafañe

Respecto a eso, el gobernador dijo a EL PILÓN que al igual que muchas entidades territoriales, la Gobernación del Cesar lo hizo para entregar mercados, durante la emergencia sanitaria la UPC puede cambiar la destinación de recursos con destinación específica. En este caso, todos los fondos destinados por la estampilla a la universidad irían a financiar las matrículas de los estudiantes.