27 mayo, 2020

La covid-19 acorraló a El Copey y obligó a cerrarlo por decreto

Cinco personas positivas pero asintomáticas es el resultado de la toma de 27 muestras. El alcalde dice que lo mismo podría estar pasando en el resto del Cesar y el municipio sería la punta del iceberg.

Accesos cerrados y demás medidas restrictivas fueron violadas por la comunidad.

FOTO/CORTESÍA.

Un confinamiento general, cierre de todos los establecimientos comerciales (exceptuando mercados y bancos)  y de las entradas al municipio, pico y cédula, pico y género, entre otras medidas, decretó en las últimas horas el alcalde de El Copey, Francisco Meza Altamar, luego de que se conocieran 5 casos positivos para covid-19 mediante pruebas aleatorias en diversos sectores de la localidad.

Lee también: Alcalde de González, Cesar, confirmó que tiene coronavirus

Nadie puede entrar ni salir de El Copey con excepciones para abastecimiento, vehículos sanitarios, fuerza pública, empleados de varias compañías palmicultoras y de otros renglones del agro que estén asentados en la región. “De resto, todo el mundo debe estar en sus hogares porque hemos decretado toque de queda, ley seca para la cabecera municipal y los 3 corregimientos; nada de actividad física ni social, hemos endurecido las medidas”, dijo tajantemente el alcalde Francisco Meza Altamar.

Para el funcionario es claro que la irresponsabilidad de los coterráneos conllevó a la propagación de la pandemia, pero el hecho puede ser solo la punta del iceberg y lo que ocurre en El Copey puede estarse presentando en los restantes 24 municipios del Cesar.

“Nuestra situación es para tener en cuenta. Si en El Copey no se hubieran hecho estas 27 pruebas que arrojaron  5 casos positivos, estuviéramos pasando en ceros. Por fortuna y gracias a la decisión de esta EPS (en medio de todo lo malo) es importante rescatar que hoy podemos saber una realidad epidemiológica que atraviesa el municipio y que quizás se vive en todo el país”, advirtió.

De acuerdo al muestreo hecho para una población que supera los 45 mil habitantes, el escenario que se vaticina para la tierra copeyana no es nada alentador. “Las estadísticas nos llevan a creer que al terminar la semana por lo menos se presentarán unos 20 casos porque la gente tuvo mucho contacto con personas de municipios contaminados como Bosconia, Fundación, Ciénaga, Pueblo Viejo y Bogotá”, dijo Meza Altamar. Los casos positivos no están relacionados, pero sí con las poblaciones con las que tuvieron contacto.

No dejes de leer: Alerta en El Copey y el corredor minero por llegada de la covid-19

NO HAY LUGAR A HOSPITALIZACIÓN

Pese a que en el 2018 se inauguró el Hospital San Roque de El Copey, la realidad del municipio es que ante la pandemia creciente y los posibles escenarios de atención por complicaciones en los enfermos afectados por el nuevo coronavirus, el municipio no tiene capacidad instalada para afrontar un evento masivo adverso.

Contamos con una excelente edificación en cuanto a su infraestructura, pero la verdad las administraciones anteriores no dotaron a nuestra institución hospitalaria con los equipos adecuados de avanzada. Tenemos unos equipos médicos muy incipientes y no tenemos hoy ningún soporte para atender una complejidad como la que se nos viene; yo creo, y lo digo sin pretender generar alarma, pero nosotros pensamos que el pico va a superar los 100 casos en nuestro municipio”, reveló el mandatario local.

La pandemia se salió de control a juicio del alcalde de El Copey y la terrorífica realidad es que no hay Unidades de Cuidados Intensivos UCI, para atender a quienes así lo requieran. Y es que el mandatario hace un análisis y cree que si tuvieran que atender personan que necesiten UCI habría que trasladarlas, aunque por ahora lograron  dotar el centro con 10 camas nuevas para hospitalización transitoria, no cuentan con los equipos para suministrarle oxígeno a la población que allí llegue.

La tasa de contagio en El Copey es del 20 % lo que incluso llevaría a que toda la red hospitalaria del Cesar, pública o privada también colapsaría.

Te puede interesar: “No hubo positivos por covid-19 en las calles”: Lina De Armas

Tendríamos que remitirlos a hospitales e IPS de tercer nivel y de mayor complejidad porque los casos aquí van a ser por grandes cantidades, por eso hago un llamado al Gobierno departamental, al Gobierno nacional para que nos ayuden a hacer un cerco porque esto se va a convertir en una calamidad que conlleva a un problema de emergencia y salud pública”, precisó.

LA GENTE SE SALIÓ DE CONTROL

Más de 60 personas integraron inicialmente el movimiento cívico pro control ciudadano contra la covid-19, desde que inició el confinamiento en marzo se hizo un trabajo que se vio resquebrajado por la propia comunidad.

“Nosotros nos encargábamos de las labores de desinfección y control de entradas y salidas con el apoyo de la fuerza pública, pero con el paso de los días nos encontramos comunidades muy renuentes y en ocasiones fuimos agredidos en un barrio hasta donde llegamos porque tuvimos noticias que la gente estaba como si nada, emparrandados, fuera de sus casas y sin tapabocas”.

Eso desmotivó al grupo y hoy los resultados son esos 5 casos positivos, aseveró Manuel Daza, creador del movimiento cívico de contención.

Hoy El Copey es un municipio aterrorizado. “Tenemos mucho miedo. Nadie esperaba esas cifras tan alarmantes; la gente violó todos los protocolos de seguridad dentro del municipio incluso atacando a la propia Fuerza Pública cuando los requerían. Sí hubo gente que obedeció y la mayoría no”, precisó el concejal Luis Fernando Guarnizo.

Lee también: Detectan por primera vez covid-19 en leche materna

Muchas personas entraron al municipio de manera subrepticia y no hicieron cuarentena. Así lo relata el personero municipal, Jorge Luis Barrios, quien aseguró que se enteraron que llegaban en horas de la noche procedentes de Cundinamarca y otros sectores y nunca hicieron la cuarentena.

Además, agregó que otro aspecto que acrecentó el contagio es que El Copey es parada obligada de los muleros y muchas personas utilizaron ese medio de transporte para llegar al municipio sin saber a quién traían al lado.  “Eso nos trajo la pandemia”, puntualizó el personero municipal.  

POR: JOSÉ URBANO CÉSPEDES/EL PILÓN