11 septiembre, 2019

La condenaron por matar a su novio en una discusión en El Pupo

Los hechos ocurrieron cuando Osmeidy Navarro decidió pasar la noche junto con su pareja, Camilo Enrique Romero, con quien sostuvo una discusión y terminó apuñalándolo.

Osmeidy Navarro asistió a la diligencia en el Palacio de Justicia. 

FOTO: SERGIO MCGREEN

A ocho años y seis meses de prisión fue condenada Osmeidy Yuranis Navarro Anaya, de 23 años de edad por asesinar a su novio, Camilo Enrique Romero Polo, en una discusión que sostuvieron en un apartamento ubicado en la calle 16C con 30 – 25 del barrio Enrique Pupo, suroccidente de Valledupar.

Así lo decidió este miércoles 11 de septiembre, el Juzgado Segundo Penal del Circuito con Funciones de Conocimiento luego que Navarro Anaya mediante un preacuerdo con la Fiscalía 17 seccional aceptará su responsabilidad por el delito de homicidio.

Precisamente, por este documento recibió una rebaja de pena porque pasó de ser autora a cómplice en los hechos investigados por la Fiscalía.

EL CRIMEN

Los hechos sucedieron el 25 de septiembre del año 2018 cuando Osmeidy Navarro Anaya decidió pasar la noche junto con su novio, Camilo Enrique Romero, con quien sostuvo una discusión y terminó apuñalándolo.

Según la investigación, un día antes, 24 de septiembre, Navarro Anaya llegó cerca de las 10:15 p.m. al apartamento donde dormía Romero para pasar la noche con él.

“Durmió allí y al día siguiente a eso de las 6:00 a.m. Navarro Anaya se levanta para irse a su casa pero Romero Polo la retiene y no la deja salir, aduciendo que necesitaba hablar con ella sobre una relación que ella mantuvo con un conocido que tenían en común. Ella le niega todo y en medio de la discusión toma un cuchillo y lo apuñala a la altura del pecho”, manifestó el togado al dar lectura a la sentencia.

El joven 26 años de edad fue llevado sin vida por su agresora al CDV del Hospital Eduardo Arredondo Daza.

En ese mismo lugar, Anaya es capturada en calidad de flagrancia y desde entonces permanece privada de la libertad en un centro carcelario de la ciudad.

LAS VÍCTMAS

Una vez leída la sentencia las partes no apelaron la decisión. Por lo que los familiares de la víctima se mostraron satisfechos con haber culminado el proceso judicial.

“Toca estar conforme porque lo que está hecho, hecho está. Lo que no tengo es como reparlo porque quién va a reparar a una víctima”, expresó José Romero Oñate, a la salida de los estrados judiciales.

Agregó que a la agresora no la conocían porque ignoraban que su hijo anduviera sentimentalmente con Osmeidy Yuranis Navarro.

Por Marllelys Salinas M. / EL PILÓN
marllelys.salinas@elpilon.com.co