27 septiembre, 2018

Encarcelan a mujer que confesó haber matado a su novio

Osmeidy Navarro durante la audiencia concentrada en el Palacio de Justicia de la capital del Cesar no aceptó los cargos imputados, al alegar que fue en defensa propia.

El Juzgado Segundo Penal Municipal con funciones de Control de Garantías cobijó con medida de aseguramiento en centro carcelario a Osmeidy Yuranis Navarro Anaya, la joven que presumiblemente asesinó con arma blanca a su compañero sentimental en el barrio El Pupo de Valledupar.

El togado durante la diligencia tuvo en cuenta las consideraciones de la Fiscalía Local 35 URI, que manifestó que de ser Navarro dejada en libertad correrían el riesgo de que no comparezca durante el desarrollo del proceso en su contra en el Palacio de Justicia.

Asimismo en audiencia concentrada, el ente acusador indicó que existen materiales probatorios contundentes sobre la responsabilidad de la implicada que no aceptó en la mañana de ayer los cargos imputados por el delito de homicidio.

“La infracción en el momento está probada con suficientes elementos recogidos por la policía judicial que realizó los actos urgentes. En un formato de campo se reseña una entrevista de la madrastra de la víctima que narra que se encontraba en la puerta de su casa en ese sector cuando escuchó bulla en uno de los apartamentos de arriendo de su cuñada que son administrados por el esposo. Se acercó y encontró a Camilo Romero en el suelo con sangre, preguntándole a la mujer en ese momento que le hizo, la cual responde que lo apuñaló. Entonces llegan los vecinos y lo montan en una moto para llevarlo al hospital donde luego fallece”, mencionó la fiscal.

Según la investigación, Camilo Enrique Romero Polo, de 26 años de edad, residía en el apartamento ubicado en la calle 16C con número 30 – 25 del popular barrio, donde acostumbraba a quedarse con la joven de 23 años, sin embargo, ese día en horas de la mañana esta procedió apuñalarlo en la región torácica.

La declaración de la sindicada a las autoridades cuenta que ella estaba el pasado martes acostada con él en la habitación y al levantarse para irse a su residencia en el sector Brisas de La Popa Romero Polo comenzó a hacerle reclamos estrujándola por los brazos y cabello que ocasionó que se molestara y procediera a defenderse con el objeto corto punzante.

Al respecto, la fiscal explicó que a Navarro le elaboraron los respectivos exámenes para analizar rastros de violencia en su cuerpo y no encontraron evidencias que sustentara lo expresado en indagatoria, por lo que presumiblemente no sería viable la teoría que el acto criminal se deba a defensa propia.