17 enero, 2019

Gobiernos del Cesar y Procuraduría enfrentados por el PAE

El 21 de febrero se adjudicará el contrato. A los 5 días, en promedio, se empieza a ofrecer el servicio.

La porción principal es el almuerzo. Para ste añoestá en promedio en 3.056 pesos de los cuales el Ministeriode Educación aporta casi la mitad.

La Procuraduría insiste en que la prestación del servicio de alimentación debe empezar desde la primera semana. Sin embargo, funcionarios aseguran que lo mejor es iniciar dos semanas después para evitar traumatismos en la segunda contratación.

Es un círculo giratorio con algunos cambios, pero cada inicio de año es la noticia: el cronograma del Programa de Alimentación Escolar, PAE, tanto en el departamento del Cesar como en todo el país. princia

La Procuraduría General de la Nación fue la primera en pronunciarse. De forma muy general hizo un llamado a gobernadores y alcaldes a realizar de manera diligente las acciones para poner en marcha el PAE desde el primer día de clases.

Desde el Ministerio Público se manifestó la preocupación por los casos del departamento del Cesar, Norte de Santander y Sucre. Pero también por la situación de su capital, Valledupar. Para el informe del 8 de enero, no se había definido cómo se efectuaría la prestación del servicio, y en casos peores, ni siquiera se había publicado los pliegos para realizar el proceso de contratación.

En síntesis, la Procuraduría manifestó preocupación porque los calendarios no daban para que la prestación del servicio inicie desde el primer día. Sin embargo, para el secretario de Educación departamental, Luis José Rodríguez Torres, las cosas son más complejas. “Pongo un ejemplo: un colegio de La Paz tiene 1.000 estudiantes. ¿Cuántos asisten la primera semana? Seguramente no más de la mitad, pero si se contrata, el proveedor va a cobrar todo, las 1.000 raciones”.

En años pasados el departamento sufrió una situación traumática. Cerca de mes y medio estuvieron los estudiantes de los colegios oficiales sin alimentación escolar por la falta de la destinación de los recursos girados del Conpes que destina el Ministerio de Educación Nacional.
Para ese año, según el Secretario departamental, el servicio se prestó desde el inicio de clases. Los primeros recursos que llegan alcanzan para alrededor de 40 a 45 días. En total son 180 días de clases que dan en un año los alumnos.

Para este año, el primer giro destinado a la secretaría de Educación departamental es de 16.549.256 millones de pesos, en promedio, eso es el 30 % del total que se destinaría este año. Tanto el secretario departamental como para los profesionales encargados de la alimentación municipal no es suficiente.

DOS O TRES SEMANAS DESPÚES EMPIEZA EL PAE Y TRANSPORTE

Es un hecho que ni en Valledupar ni en los municipios del Cesar se prestará el servicio de alimentación ni transporte escolar desde el primer día. Otro cuento es para las zonas rurales y los cabildos indígenas. Los 6 resguardos alrededor del municipio tienen una contratación directa y con sus propios lineamientos, por lo que empiezan desde el primer día de clase ofreciendo el servicio de alimentación pero no de transporte, porque ese contrato es uno solo tanto para resguardos como para la zona urbana.
Pero para los colegios de Valledupar y el Cesar ayer se publicaron los pliegos de contratación para elegir proveedor. La capital del Cesar es una Entidad Certificada por el Ministerio de Educación por lo que su servicio no depende del departamento, sin embargo, se están manejando tiempos parecidos.

Ayer inició el proceso contractual tanto en el municipio como en el departamento. Siguiendo la ley contractual, hasta el 21 de febrero (dos semanas de haber iniciado clase en la mayoría de colegios) se adjudicará el contrato a la empresa que según los lineamientos locales, como financiación, sin sanciones, presente las mejores ofertas. A los 5 días de ser adjudicado el contrato se empieza a brindar transporte y alimentación.
En los colegios que el calendario académico empieza el 28 de enero no tendrán los servicios por tres semanas; los que empiezan el 4 de febrero, los recibirán a la segunda semana de clase.

Como el Ministerio de Educación envía los recursos por plazos, los territorios firman varios contratos durante el año con los proveedores. Cada nuevo proceso de contratación inicia cuando llegan los nuevos recursos. El problema es que, en ocasiones, los recursos aterrizan cuando ya los primeros vencieron sus plazos, según los funcionarios.
Allí empieza el traumatismo. Es casi mes y medio de licitación pública para contratar el nuevo proveedor en los que la mayor parte de ese tiempo los estudiantes no ven alimentación, eso dice la experiencia.

LA ESTRATEGIA QUE NO GUSTA A LA PROCURADURÍA

Por eso, según los funcionarios, el aplazar el inicio de la prestación del servicio puede servir para reducir el tiempo que no se ofrece la alimentación por el proceso de contratación. “Son estrategias para garantizar el servicio el mayor tiempo posible. En estos momentos a nivel departamental tenemos el 85 % de la matrícula, debemos esperar que lo tengamos todo para empezar a ofrecerlo”, dijo el secretario departamental.

“Hoy se lo manifesté a la Procuraduría en una reunión. Es una imprudencia prestar el servicio desde un inicio. Históricamente la primera semana va un 60 % de los estudiantes; las clases, en realidad, empiezan en la segunda semana. Mal haríamos nosotros en decirles que preparen las 34 mil raciones que tenemos planeado para este año a partir del primer día sabiendo que no hay una asistencia masiva de los alumnos en el colegio”, declaró Rubén Romero, profesional encargado del PAE en Valledupar.

La coyuntura es que a la Procuraduría la estrategia no le gusta, por eso, en varios comunicados ha venido insistiendo a las entidades regionales que presten el servicio desde el primer día.

Antes de las reformas del 2011 y 2015, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar manejaba los recursos del PAE. Con el propósito de descentralizarlo, hace unos años los recursos pasaron a ser manejados por las gobernaciones y alcaldías. Sin embargo, como han demostrado las investigaciones realizadas por la Contraloría, los recursos del PAE se encontraron con mafias inescrupulosas en varios departamentos, entre ellos el Cesar.
Por eso, según el secretario departamental, la prudencia de no cometer ningún error disciplinario a la hora de gestionar los recursos destinados.

DEJAR TODO PARA LO ÚLTIMO NO PAGA

Son cerca de 87 mil estudiantes programados para el 2019 en Valledupar, sin embargo, a corte de mitad de enero, solo se han matriculado 47 mil estudiantes. “Cuando los rectores ingresen a trabajar encontrarán filas de padres buscando matricular a sus hijos”, declaró Rubén Romero.
Que los padres matriculen tarde es otro impedimento para contratar a tiempo: “Aunque se tengan estimaciones no se puede contratar antes de tener el número total de estudiantes a los que se les ofrecerá el servicio”.

ENREDOS JUDICIALES POR LOS RECURSOS DEL PAE
En el Cesar se presta el servicio a cerca de 150 mil estudiantes. Hace varios años, la Contraloría encontró irregularidades, por ejemplo, en la Jagua de Ibirico (Cesar), “la alcaldía pagó 2.384 millones de pesos más de lo que valía la harina, lenteja, frijol, aceite, azúcar y leche, que debían ir en los kits especiales para niños desnutridos”, se lee un libro sobre hallazgos publicado por la Contraloría. De esa investigación, el hoy senador Didier Lobo tiene una investigación, además del gobernador, Francisco Ovalle, y el ex gobernador y hoy candidato a la gobernación, Luis Alberto, por otro caso, de posible detrimento.

Por: DEIVIS CARO DAZA EL PILÓN
defancaro1392@gmail.com