14 septiembre, 2020

De La Gloria para el mundo: el proyecto exportador de piña ubicado al sur del Cesar

En el país se ha logrado vender la piña a centros comerciales, plazas de mercado y tiendas online. A lo anterior se suma la industria, a quienes se les vende la fruta para deshidratados y para pulpa. Por su lado, a nivel internacional, además de Canadá y Países Bajos, se busca abrir mercados en Estados Unidos, Emiratos Árabes y Asia.

FOTO/CORTESÍA.

Luego de año y medio de trabajo, el pasado mes de julio la cosecha de piña sembrada en el corregimiento de Simaña, del municipio de La Gloria, dio sus primeros frutos: 20 toneladas de piña fueron exportadas a Europa. Sin duda, un logro a destacar. Con su sede principal en Bogotá, Pineapple International S.A.S. es la encargada de administrar y dirigir las 150 hectáreas de piña cultivadas al sur del departamento.

No dejes de leer: Buscan mejorar la productividad del cultivo de caña panelera en el Cesar

Dentro de esa recolección de frutos, ahora se está trabajando para enviar una carga similar a Canadá antes de finalizar el presente mes. El producto local ha encontrado mercados internacionales y nacionales, además del uso de tecnología, gracias a  las características climáticas de la región que favorecen su producción.

Actualmente la empresa genera 75 empleos directos, contando que una hectárea necesita de 0.5 personas.  Como la idea es terminar el año con más de 175 hectáreas, serían más de 100 los empleos generados.  Y el objetivo es alcanzar 220 hectáreas de piña sembradas en los próximos dos años.

La idea es producir este año 4 millones de kilógramos; en el 2021 produciremos 7 millones y del 2022 en adelante 12 millones al año”, comentaron desde la empresa. De lo anterior, el 50 % se vendería en el mercado nacional y el otro 50 % se exportaría.

En el país se ha logrado vender la piña a centros comerciales, plazas de mercado de Bogotá, Medellín y la costa Caribe, y tiendas online. A lo anterior se suma la industria,  a quienes se les vende la fruta para deshidratados y para pulpa. 

Por su lado, a nivel internacional, además de Canadá y los Países Bajos, se busca abrir mercados en Estados Unidos, Emiratos Árabes y Asia, aunque para llegar a los últimos dos,  es necesario surtir temas logísticos porque  el transporte de la piña podría demorar hasta 30 días. El mayor desafío es encontrar las formas que el producto preserve la calidad.

La empresa viene trabajando en la producción de piña oro miel, que es la que se consigue en supermercados. Es así que en la visita que hice hace dos meses como secretario de Agricultura encontramos que estaba casi todo listo para la exportación, pero tenían pendiente  una certificación con el ICA (Instituto Colombiano Agropecuario). Con el director del ICA regional del Cesar, Luis Armando Castro, hicimos la gestión, planteamos la importancia de este proyecto y logramos que se obtuviera ese permiso para la exportación”, señaló el gobernador (e) del Cesar, Wilson Solano.

No dejes de leer: Buscan mejorar la productividad del cultivo de caña panelera en el Cesar

PROCESO Y BENEFICIOS DEL CESAR

Según explicaron profesionales de la organización, el cultivo de la piña tiene un ciclo de 15 meses, donde lo primero que se hace es la adecuación, preparación y siembra, APS. Esta primera fase puede tomar alrededor de 3 semanas. Una vez se tiene adecuada la tierra se hace la siembra. En el proyecto del sur del Cesar se están sembrando en promedio 65.000 plantas por hectárea.

Luego de la división y cierre de los bloques empieza a contar el ciclo vegetativo, que es el crecimiento de la planta. Se deben sembrar plantas de 400 gramos y se debe llevar a un peso de 3.4 a 3.6 kilógramos. Una vez cumplen este peso se hace una inducción. Este es el proceso requerido para que le nazca la  flor a la planta.

En el Cesar, gracias a las condiciones climáticas, los tiempos de producción se pueden controlar. En otras palabras, no sufren la floración natural,  esto es cuando las plantas se inducen solas porque hay un cambio mayor de temperatura de 10 grados entre el día y la noche. Como en la zona del departamento no se sufren esos cambios, el agricultor maneja los tiempos de siembra y recolección del fruto.

A lo anterior se suman las horas luz del día: entre más horas de sol mayor grado de azúcar tiene la piña. Lo anterior, en la agricultura se conoce como grados brix. El azúcar que se logra en la piña sembrada en el Cesar es alto por las horas luz día que hay en la zona, señalaron los profesionales.

En ese sentido, una de las dos exigencias más importante del mercado internacional son los grados brix, que debe estar por encima de 13° para que sea una piña aceptada.  El  segundo requerimiento, sostienen los empresarios,  es la acidez  que debe estar entre 0.4 y 0.7 % para que sea deseada en el mercado internacional.

Ante esas buenas condiciones locales, el gobernador (e) señaló que se está gestionando ante el Viceministerio de Agricultura para crear un clúster de la piña en esa zona del departamento.Tendríamos en este caso, un gran aliado. Queremos lograr que pequeños y medianos productores incursionen en este producto con el acompañamiento técnico de la empresa. Con eso podríamos generar empleo y  aumentar la exportación de productos del campo”, señaló el mandatario.

Lee también: Solo Astrea y Becerril han formulado Planes Agropecuarios Municipales

SEGUNDA COSECHA

Para la segunda cosecha, los administradores tienen dos opciones. La primera es hacer semilleros: de las mismas plantas tener unos hijos, que se llaman colinos, con los cuales se puede resembrar la finca. Esto duraría unos 10 meses.

Y la segunda opción, que podría ser la elegida,  consiste en la cosecha de la misma planta, la cual se poda, y después vuelve a salir una piña en un proceso de 12.5 meses. Sería una diferencia de 3 meses respecto a la primera cosecha. Sin embargo, cabe destacar, la diferencia es que en la primera cosecha hay una proyección de  95 toneladas por hectáreas  y en la segunda es de 75 toneladas, sostuvieron los administradores.

Por: Deivis Caro/EL PILÓN