20 mayo, 2020

¿Está en riesgo de inundación la margen derecha del río Guatapurí?

Biólogos, ingenieros, habitantes y los entes oficiales dieron sus puntos de vista ante la situación que se ha generado con relación a las primeras lluvias del año y el aumento del caudal del río.

FOTO/JOAQUÍN RAMÍREZ.

El Plan de Ordenamiento Territorial, POT, que se actualizó por última vez en el año 2015, y el estudio realizado por Findeter junto al Banco Interamericano de Desarrollo, dieron como conclusión que la margen derecha del río Guatapurí está en constante riesgo de inundación. 

Lee también: El histórico fracaso de las reubicaciones de la margen derecha del río Guatapurí

La vulnerabilidad a la cual están expuestas estas personas se pudo apreciar con lo sucedido el pasado 18 de mayo, donde el río amenazó con inundar las casas aledañas de las invasiones instaladas detrás del Centro Histórico de Valledupar.

El río Guatapurí sigue recuperando su caudal, pero también aumenta la zozobra para las familias que habitan cerca a su cauce. FOTO/JOAQUÍN RAMÍREZ.

Los aumentos en el caudal del río son monitoreados por la Oficina de Gestión del Riesgo en el Cesar, así lo dio a conocer la coordinadora María José Páez, manifestando que “a través de una estación automática del IDEAM, ubicada en el puente Chemesquemena, muestra si hay aumentos rápidos en el caudal”.

Para tratar de mitigar el riesgo de inundación, la Corporación Autónoma del Cesar, Corpocesar, construyó un Jarillón (muro de contención), sin embrago, algunas personas han roto parte de la estructura para depositar escombros en la parte seca del afluente hídrico.

No dejes de leer: ¿Llegó el final del río Guatapurí?

Para el arquitecto José Naguith, el comportamiento de las lluvias ha variado con el paso de los años, lo que ha hecho que las tareas de monitoreos sean complicadas debido a que el cambio en el clima no permite determinar, como en años anteriores, las fechas de lluvia, por tal motivo se ven algunas fallas en las entregas de reportes meteorológicos por parte del IDEAM.

Para los años venideros habrá que estudiar de otra manera el comportamiento de las lluvias, será necesario que el IDEAM realice un análisis a profundidad para determinar cuál será el comportamiento de las precipitaciones para este mes de mayo y para junio”, señaló el arquitecto José Naguith.

La margen derecha del río Guatapurí ha sido uno de los puntos más afectados, pero que
sigue siendo habitado por familias que se asientan cada vez más cerca del afluente.
FOTO: CORTESÍA.

Ante esta situación, el director de Corpocesar, Jhon Valle Cuello, indicó que la entidad estará trabajando sobre el tema, pero también acotó que el río Guatapurí no tendría el mismo comportamiento, esto debido a que las lluvias no son las mismas desde hace varias temporadas, entendiendo que para el mes de abril era un hecho contar con precipitaciones, sin embargo, las de este año se han presentado a mediados de mayo.

Esta situación nos obliga a estar preparados, ni solamente este año donde el cambio ha sido abrupto, debemos estar listos en los años venideros para tener mejores soluciones ante estas problemáticas”, dijo Valle Cuello.

LA ACEQUIA LOS MAYALES

La acequia Los Mayales es un punto acuífero, que, según los biólogos, no tiene la capacidad de soportar una creciente del río Guatapurí. Habitantes aledaños a la acequia señalaron que “las veces que se han visto en riesgo ha sido por el desbordamiento de la acequia”.

Este punto acuífero es uno de los que más genera riesgos debido a su extensión, por lo que sería la causante de grandes afectaciones en un caso hipotético de desbordamiento en el río Guatapurí.

Es necesario realizar un plan de recuperación y conservación para poder identificar cuáles son los puntos críticos donde se encuentran los sedimentos; se necesitaría un estudio en la cobertura vegetal para poder realizar proyectos de reforestación en la cuenca alta, media y baja”, señaló por su ladoel ingeniero ambiental, Luis Morales.

Te puede interesar: Contaminación del río Guatapurí en la margen derecha no cesa

El ingeniero también indicó que hace falta la realización de estudios en poro de la flora y fauna del afluente, la revisión en las estructuras de los taludes. Todo esto conllevaría a realizar un gran plan de acción integral que, según el ingeniero, no ha sido realizado y que permitiría trazar metas para la recuperación de la fuente hídrica, principalmente las zonas aledañas que han sido invadidas.

Pero mientras los planes de acción y conservación del río Guatapurí no llegan, los habitantes de la margen derecha siguen siendo cistinas del miedo y la zozobra por no tener a donde ir, lo que ha convertido sus noches de tranquilidad en vigilias forzosas, sobre todo en épocas de lluvia.

Wendy Rodríguez, habitante de la margen derecha del río, no ocultó su
preocupación por las crecientes que genera el río. FOTO: CORTESÍA.

Wendy Rodríguez, habitante de la invasión Nueve de Marzo, ha sido una de las tantas moradoras de este sector que ha sentido el terror en las madrugadas donde la fuente hídrica demuestra su fuerza.

Cuando el río se crece nos ha tocado salir a la calle, dormir en la Plaza Alfonso López o donde podamos acomodarnos porque nos da miedo volver a nuestras casas cuando afloran las épocas de lluvia. Nos ha tocado salir solo con nuestros hijos y dejar todas nuestras pertenencias. Hay casos de familias que lo han perdido prácticamente todo por la creciente del río”, dijo Rodríguez.

Lee también: “Dentro de dos años no se podrá obtener agua del río Guatapurí”: Miguel Ángel Sierra

La situación de los habitantes de estas invasiones es compleja porque en años anteriores, ante dicho riesgo,  se ha apostado por una reubicación construyendo urbanizaciones, sin embargo, regresan nuevamente a esa zona que es protegida por estar en riesgo y porque es necesaria para la preservación del río.

POR: ROBERT CADAVID/EL PILÓN