6 junio, 2020

El rol del alcalde frente a la construcción de la malla vial y el espacio público del centro histórico de Valledupar

Cuando se tiene la condición de miembro de la Junta Directiva de una entidad como el Sistema Integrado de Transporte de Valledupar, SIVA, S.A.S., como sucede con la Alcaldía del municipio de Valledupar, se debe opinar y hacer seguimiento con propiedad a cualquier tipo de contratación relacionada con la infraestructura de la ciudad, mucho más […]

Cuando se tiene la condición de miembro de la Junta Directiva de una entidad como el Sistema Integrado de Transporte de Valledupar, SIVA, S.A.S., como sucede con la Alcaldía del municipio de Valledupar, se debe opinar y hacer seguimiento con propiedad a cualquier tipo de contratación relacionada con la infraestructura de la ciudad, mucho más cuando funcionalmente hablando corresponde a la administración municipal, planear, dirigir, coordinar, evaluar y controlar la ejecución de planes, programas y proyectos de obras civiles relacionados con la construcción, rehabilitación, pavimentación y mantenimiento de vías en el municipio.

Cuando el 12 de agosto de 2019, el SIVA, celebró un contrato para la construcción de la malla vial y el espacio público del centro histórico de Valledupar, por valor de 20 mil 072 millones de pesos, por un plazo de 12 meses, era imposible que el hoy alcalde de Valledupar tuviera presente que ese sería el contrato en términos de infraestructura vial más importante que se ejecutaría en el área urbana de esta ciudad, por lo menos durante el primer año de su administración.

El mencionado contrato se convierte en una oportunidad para Valledupar, para frenar el deterioro que ha venido sufriendo su centro histórico, para mejorar la malla vial del centro de la ciudad, para superar problemas de movilidad y mejorar el comportamiento del tráfico diario de vehículos. Para superar parte de la fealdad que desde un tiempo atrás evidencia una parte del centro de nuestra ciudad.

Así exista una interventoría a este tipo de contrato referido a construcciones y obras civiles, así exista una supervisión al mismo; así se entienda que el SIVA como entidad contratante y el consorcio Pavimento Plan Centro como contratista tienen unas obligaciones que cumplir que se desprenden del clausulado del referido contrato; la administración municipal en cabeza del alcalde Castro González debe ser exigente frente a cada obligación del contrato y en nivel de detalles de la obra, bajo la premisa fundamental de que el alcalde es la primera autoridad de la ciudad.

El contrato es una oportunidad para recuperar y mejorar la malla vial y el espacio público del centro histórico de Valledupar, los miembros del consorcio Pavimento Plan Centro, deben tener presente que la ejecución de esta contratación es de vital importancia para ese sector de la ciudad.

Es en el rol de vigilancia donde el alcalde puede verificar el cumplimiento tanto del contrato de obra como del de interventoría, donde el alcalde logre verificar la debida ejecución de estas obras y la calidad de estas, la no prolongación en el tiempo y la correspondiente entrega en el plazo previsto.    

La obra es oportuna para el centro de la ciudad, es su gestión alcalde; mantenga continuamente informada a la ciudad como avanza la obra, sea especialmente riguroso con la calidad, para que se logre lo mejor y al final la ciudadanía entienda que tanta incomodidad valió la pena.