Publicidad
Informes Especiales - 3 noviembre, 2020

El paso a paso del robo de celulares: “Compradores son cómplices”

Este tipo de delito, que de antaño ha afectado la seguridad en el territorio nacional, se mantiene vigente en parte por la compra de los celulares robados para uso personal o fines comerciales.

Los dispositivos que funcionan con sistema Android son los más robados.   

FOTO: JOAQUÍN RAMÍREZ.
Los dispositivos que funcionan con sistema Android son los más robados. FOTO: JOAQUÍN RAMÍREZ.

Alrededor de 40 segundos contabilizados por una cámara de seguridad fue el tiempo que necesitaron dos sujetos armados para robar a los empleados de un establecimiento comercial ubicado al noroccidente de Valledupar.

Lee también: Así actuaban ‘Los Apóstoles’, banda desmantelada por robos en Valledupar

De acuerdo a lo registrado en el material visual, los ciudadanos estaban sentados en unas sillas en la vía pública, entretenidos conversando, mientras que los delincuentes parquearon su motocicleta en la esquina y con cautela se acercaron para despojarlos de cinco celulares.

Todo pasó muy rápido. Tras la intimidación y el hurto los sujetos se marcharon, quedando solamente grabados en la cámara.

Aunque esta es una de las conductas delictivas que más afectan la seguridad ciudadana, no solo en el departamento del Cesar, muy pocos conocen que el robo es tan solo el inicio de un entramado criminal en el que inclusive muchos ‘ciudadanos de bien’ participan o lo fomentan.

Estos robos para los delincuentes no sería tan rentable de no ser porque detrás de ellos está un millonario negocio que se disfraza de legalidad dentro del mercado y en el que participan los comerciantes, los tecnólogos de celulares, el programador y el comprador.

EL PROCESO DEL CELULAR

El dispositivo hurtado, muchas veces con violencia o a costa de la vida, pasa a un receptador que se encarga de recibirlo para someterlo a un cambio estructural. Se trata de la alteración, reprogramación y modificación en el software del celular, que es necesario para ser mercantilizado.

No dejes de leer: Acordeonero fue denunciado por golpear a su exnovia

La primera parte consiste en el famoso flasheo desarrollado para retirar inicialmente las contraseñas de bloqueo que tienen los aparatos. Un tecnólogo de celular, cuya identidad se mantiene en reserva, explicó que el proceso se resume en formatear el celular. 

Lo de liberar es diferente, y solo se puede hacer con sistemas básicos porque en algunos el software del sistema no lo permite. En el iPhone no es posible violar la seguridad de ellos, el de la contraseña (o patrón) sí es posible, pero el iPhone tiene una seguridad que una vez formateado pide una cuenta que es del dueño y es imposible saberlo y hasta no ingresar a esa cuenta no se puede entrar al menú del teléfono. Los demás sistemas la mayoría se deja, no son todos pero la mayoría se dejan”, explicó el tecnólogo. 

Lo conocido en la jerga popular como ‘liberación’ es la manipulación del IMEI, que es un código que está en los teléfonos móviles, este identifica al aparato de forma exclusiva a nivel mundial.

Según las autoridades, su modificación responde a que las víctimas de hurtos reportan los celulares mediante ese código único, haciéndose necesario que sea cambiado.  No obstante, tarde o temprano la persona que tiene el dispositivo posteriormente podría notar que se trata de uno robado. 

El jefe de la Seccional de Investigación Criminal, Sijín de Policía Cesar, teniente Julián David Rozo Pinilla, informó que la manera en que puede detectarse la modificación: “El bandido lleva el teléfono a un programador que modifica su identificación y le coloca otro número que sea legal, pero la página IMEI Colombia actualiza mínimo cada mes y dice cuáles celulares están en circulación, y al hacer esa actualización ese número que el programador hurtó para pegárselo al teléfono va otra vez adecuarse y tener su número original, por eso el que compra y no sabe, le pueden bloquear la línea y queda solo con WhatsApp, les comunican que el teléfono tiene registro de hurto”, acotó Rozo Pinilla.

Señaló, además, que esta modificación también es detectada cuando se compara el IMEI que arroja el sistema de los teléfonos mediante la clave *#06#, con el número físico descrito en la parte de atrás de la batería del celular. Ambos deben coincidir.    

Te puede interesar: Incautan 126 armas blancas y cinco armas de fuego en el Cesar

Es así que durante los operativos de control quien sea sorprendido con un móvil que esté denunciado como hurtado podría ser capturado por el delito de receptación, que de acuerdo al artículo 447 del Código de Procedimiento Penal, tiene una pena que oscila entre los 4 a 12 años de prisión, como mínima.

Los dispositivos que funcionan con sistema Android son los más robados. FOTO: JOAQUÍN RAMÍREZ.

EL NEGOCIO

Pero para que el negocio funcione los ladrones tienen claro cuáles son los celulares  que sirven para ofrecer en el mercado. Por ejemplo, los más robados en el departamento son los de marca Samsung y Huawei, entre otros que funcionan bajo el sistema operativo de Android.

En estos existen unos actores fundamentales que realmente no actúan de buena fe y son los compradores, esas personas que no les importa adquirir el celular sabiendo que está a un precio inferior del 50 % del mercado y saben que viene de una procedencia irregular, ellos hacen parte de la cadena criminal”, puntualizó Rozo Pinilla.

¿CÓMO VAMOS EN EL CESAR?

De acuerdo a la Policía Nacional, en el departamento a la fecha han denunciado el robo de 1.592 celulares, que presenta una disminución del 17 %, es decir, 335 casos menos que el año pasado.  Los robos en el 50 % de los casos son cometidos a través de la intimidación con arma de fuego.

Dos  personas en lo corrido del año perdieron la vida en la ciudad por este delito: el primero fue Edwin Enrique Redondo Pertúz, asesinado en el barrio Francisco de Paula, el pasado 29 de abril y el conductor Carlos Alberto Oviedo Porras, ultimado en el sector del 25 de Diciembre, el 5 de mayo.

Lee también: Este es el panorama de los hurtos en Valledupar

En contraposición las autoridades consideran que una manera de contrarrestar la amenaza es la supervisión a los locales comerciales y las denuncias de la comunidad. 

 Para que así se puedan desmantelar bandas como ‘Los Apóstoles’, una estructura que se dedicaba al hurto de motocicletas y celulares en Valledupar.  De igual manera, a inicios de año se radicó en el Senado de la República un proyecto de ley que busca establecer nuevas medidas para combatir el hurto de celulares en Colombia.

Por Marllelys Salinas Mercado / EL PILÓN
marllelys.salinas@elpilon.com.co