20 julio, 2021

Día de la Independencia en Valledupar: ¿Se mantiene vivo el patriotismo?

La conmemoración de los 211 años de Independencia se vivió desde algunos hogares vallenatos, donde las banderas se izaron desde muy temprano. No obstante, esta tradición parece haber perdido fuerza con el paso de los años.

Pese a la pandemia, la tradición de izar la bandera cada 20 de Julio sigue viva en algunos hogares vallenatos. 

FOTO: Joaquín Ramírez/ El Pilón.

El 20 de julio es una de las fechas más importantes y representativas en la historia de Colombia, toda vez que en el año 1810 se puso fin a la hegemonía española en el territorio nacional. Los diferentes desfiles organizados por las autoridades, que reunían a las familias en torno a esta festividad, se han tenido que dejar de lado debido a la emergencia sanitaria y las protestas sociales que se han tomado las grandes ciudades del país.

Lee también: Luto en la cocina tradicional vallenata: murió ‘La Bella’ Ustáriz

Valledupar no es ajena a esa realidad, por ello la conmemoración de los 211 años de Independencia se vivió desde algunos hogares, donde las banderas se izaron desde muy temprano. No obstante, esta tradición parece haber perdido fuerza con el paso de los años.

Según lo indicó el sociólogo e investigador José Tinoco Pereira, existen varios factores que influyen en el sentir patriótico de los ciudadanos: “La idea romántica de la patria inmarcesible que nos menciona nuestro himno nacional es  una idea tan desvirtuada, que nuestro sentido patrio es casi nulo. Hoy en día el estado colombiano atraviesa por una crisis de legitimidad total, las instituciones están en un punto de crisis prácticamente inflexible”.

En el caso puntual de la capital del Cesar, la falta de oportunidades principalmente laborales, agudizan en la ciudadanía el poco interés por conservar el fervor por las fiestas patrias. “En Valledupar no hay fuentes estables de empleo, no hay posibilidades de emprendimiento, no se está apoyando el desarrollo de labores productivas, pese a que se han hecho algunas inversiones en infraestructura urbanística. De nada sirve el cemento si no se está generando empleo. Pero si no existen posibilidades para crecer profesionalmente qué sentido patrio puedes tener”, agregó Tinoco Pereira.

Por otra parte, el sociólogo señaló que la pérdida del patriotismo tiene que ver con el sentido crítico y la sumisión de la ciudadanía ante las actuaciones del Estado. “Es una muestra de que estamos despertando. Un país que necesita sentirse más desde sus comunidades que desde sus instituciones”, concluyó.

¿Qué opinan los vallenatos?

 “Todos los años saco la bandera al frente de mi casa por tradición, aunque hoy en día eso se ha perdido, la costumbre es de las personas adultas porque los jóvenes poco le ponen atención a las fechas conmemorativas de nuestro país”, expresó Lucelys Montiel, residente del barrio Primero de Mayo.

No dejes de leer: Identifican a joven arrollado por carro en Valledupar

El taxista Edgardo Franco aseguró: “Yo este año no me preocupe por sacar la bandera, no sentí la motivación de los años anteriores cuando hacían los desfiles. La pandemia y los problemas sociales nos han limitado”.

En otro sector de la ciudad, Carlos Angarita, quien administra su propia panadería dijo: “Ya la gente no iza la bandera por patriotismo, los días festivos y representativos de nuestro país se han convertido en días de parranda. No hay respeto por los símbolos patrios”.

Por su parte, la docente Patricia López, afirmó: “Es un día de júbilo que nos recuerda uno de los acontecimientos más importantes que ha ocurrido en toda la historia. No hay que dejar que se pierda el amor por nuestra patria, hace falta inculcarlo a los niños y jóvenes”.

Aunque la conmemoración aún se conserva, algunos ciudadanos coinciden en que el amor y el respeto por los símbolos patrios se han perdido. Otros por el contrario celebran con el mismo entusiasmo año tras año el Día de la Independencia, vestidos con la camiseta de la selección nacional y la bandera ondeante en las fachadas de sus viviendas.

Por Andreina Galvez/EL PILÓN.