4 julio, 2021

Daniel Castillo, el artista detrás de los vitrales de la Catedral Ecce Homo de Valledupar

El escultor santandereano tiene 33 años de experiencia trabajando con el vidrio, realizando obras en varias partes del mundo. Actualmente es el representante de Colombia en el Codaworx Awards por los vitrales de la catedral de la capital del Cesar, cuyos ganadores se conocerán en agosto de este año.

En los vitrales están representados elementos de la religión católica y la cultura de Valledupar.  

FOTO: CORTESÍA.

El próximo 30 de agosto se conocerán los ganadores del premio de diseño, arte y arquitectura Codaworx Awards, en los que está nominado el artista colombiano Daniel Castillo Serrano por los vitrales que realizó en la catedral Ecce Homo de Valledupar.

Lee también: El triste adiós al compositor Jhon González

En total serán cinco ganadores del concurso, en el que se postularon 100 propuestas a nivel internacional, siendo la de Castillo la única en representación de Colombia.

En diálogo con EL PILÓN, el artista nacido en Bucaramanga, Santander, con 33 años en experiencia trabajando con vidrios, contó cómo fue el proceso de elaboración de los 800 metros cuadrados de vitrales que adornan la catedral y el significado de cada uno, refiriendo que en la obra lo primordial es que haya un “balance entre la arquitectura y el arte para que las dos cosas brillen”, debido a que en un proyecto “no hay un solo protagonista”.  

La fachada principal de la catedral tiene diez vitrales: los primeros siete son los santos sacramentos que van ascendiendo hacia una cruz y hacen una analogía con lo que fue la vida de Jesucristo hacia la cruz, y los siguientes son la Santísima Trinidad. En la fachada lateral están los vitrales del Santísimo, la capilla del santísimo, que son alas que lo custodian, está una custodia, el Inmaculado Corazón de María, hay uvas, pan y trigo, que es lo que representa en la fe católica: el cuerpo y la sangre de Cristo. Y en los seis vitrales del altar mayor traté de recoger una parte de la historia de Valledupar como lo es la leyenda vallenata”, dijo Daniel Castillo.

Añadió que antes de diseñar los vitrales tuvo que conocer la leyenda de la virgen del Rosario y la leyenda vallenata cuando los indígenas se enfrentaban a la colonia española, tardándose cerca de cuatro meses para presentar su propuesta a los encargados de la construcción de la catedral de Ecce Homo.

Esos tres meses y medio fueron como mi colegio: entré a primaria y terminé en bachillerato porque tuve que empaparme del tema y conocer el origen de la leyenda vallenata porque si no lo cancelaban de inmediato… También hay que conocer la liturgia para poder interpretar el sentir de lo que quería la Diócesis de Valledupar”, contó.

No dejes de leer: “Con Dios lo podemos lograr todo”: Silvestre Dangond a jóvenes en rehabilitación

Según Castillo, su llegada a la capital se dio luego de que unas monjas en el municipio de Manaure, donde estaba trabajando, le hablaran de la construcción de la catedral en la ciudad, que fue consagrada en 2019.

PREMIOS

Durante sus 33 años de experiencia, el escultor Daniel Castillo Serrano ha ganado varios premios, entre ellos, el mural de homenaje a las víctimas del holocausto judío en 2009. En 2010, ganó el concurso propuesto por algunos países miembros de la OEA para realizar la escultura conmemorativa de los 90 años del descubrimiento de la insulina, ‘Banting House National Historic Site of Canada Public Sculpture’, y en 2011 nuevamente obtuvo el primer puesto en otra competencia nacional de arte público en Canadá para realizar la escultura ‘Charley Fox Memorial Public Sculpture’ como homenaje a las fuerzas militares de ese país.

Castillo Serrano estudió en la Universidad Industrial de Santander, UIS, y sus obras han sido exhibidas en museos de Canadá, Inglaterra, Italia, Estados Unidos, Venezuela y Colombia, donde ha hecho gala de su trabajo en el que fusiona el vidrio con la madera, el aluminio y el acero para elaborar vitrales, lámparas, cuadros, platos, entre otras piezas.

Daniel Castillo Serrano, artista. FOTO: CORTESÍA.

Finalmente, dijo que su trabajo es algo que ha ido construyendo desde hace varios años y que le ha permitido crear distintas técnicas para trabajar el vidrio, así como su enriquecimiento cultural a través de las investigaciones que realiza para materializar sus obras.

Te puede interesar: Procuraduría abrió indagación por presuntas irregularidades en la contratación del Centro Cultural

 “Eso ha sido algo que viene de menos a más y como todo en la vida, nadie nace aprendido, y ha sido un proceso largo, pero que he dedicado al conocimiento del vidrio desarrollando varias técnicas; de hecho, en la catedral utilicé dos técnicas: propulsión y vitral, son dos técnicas relacionadas, pero diferentes en su elaboración… El vidrio ha sido mi pasión y si tuviera que vivir otra vida pidiera que fuera a través del vidrio porque es un material generoso con el que se logran cosas bellas”, finalizó.

POR: CARMEN LUCÍA MENDOZA CUELLO/ EL PILÓN.