28 mayo, 2020

Alfareros de Valledupar a punto de ‘botar el bloque’

Más de 200 personas dependen de la fabricación de ladrillos en las veredas El Cielo y las Casitas. No hay mercado para comercializar el producto. Las grandes constructoras no les compran porque consideran desventajoso el producto. Los humildes productores lanzan un S.O.S a las autoridades.

La humildad de los alfareros de Valledupar es proporcional a la difícil situación que viven por la ausencia de mercado.

FOTO/CORTESÍA.

Prácticamente amurallados se encuentran los alfareros de las veredas El Cielo y Las Casitas en jurisdicción del municipio de Valledupar, por la inmensa acumulación del ladrillo su producto por excelencia, debido a que es muy poco lo que pueden vender por los efectos de la crisis generada por la covid-19.

Lee también: Se destruyeron tres ladrilleras ilegales en Valledupar

Si en condiciones normales ya tenían problemas porque el ladrillo tradicional que producen tiene una desventaja ante el ‘n10’ o bloque preferido por las grandes constructoras de Valledupar, la llegada de la pandemia que los dejó encerrados sin opción de venderlos agravó aún más la situación.

Mayerli Manjarres Lara, quien representa legalmente a Coomulaval, Cooperativa Multiactiva de Alfareros del Cesar, describe la deprimida situación del gremio. “Ahora mismo las familias que están en el pueblo (vereda El Cielo) hacen lo que pueden.  Y no tienen de otra sino malvender al transportador que llega”. Se refiere a las pequeñas ventas que eventualmente hacen los alfareros a los pocos camiones que ingresan a la mina.

Por el confinamiento decretado y que se extenderá hasta junio según dio a conocer al cierre el Gobierno nacional, nadie podía entrar o salir de El Cielo y los compradores que se transportan en los tradicionales camiones ‘ladrilleros’ tampoco podían circular, sumado a que el sector de la construcción solo hasta hace más de 15 días obtuvo autorización para operación gradual y que la remodelación o construcción independiente de viviendas no ha sido autorizado, el panorama económico de los alfarero es aún más deprimente.

No dejes de leer: Funcionario del CTI mató a dos presuntos asaltantes en el Dangond

Esta misma situación ocurre en Las Casitas (junto con El Cielo únicas minas alfareras constituidas legalmente como pequeña minería ante la Agencia Nacional de Minería ANM),  son más de 200 personas las que subsistimos por este trabajo. Tenemos el barro, el agua, y la voluntad, pero necesitamos que el departamento y el municipio nos ayuden con buenos contratos y a adquirir la máquina extrusora para producir ese ladrillo competente; en nuestra condición actual estamos en capacidad de fabricar más de 150 mil ladrillos o los que se requieran pero necesitamos el apoyo”, expresó Mayerli Manjarres.

: Que les den oportunidades para ser competitivos en el mercado, piden los ladrilleros de El Cielo y Las Casitas. FOTO/CORTESÍA.

Al respecto el secretario de Minas y Energía del Cesar, Manuel Mejía, indicó que siempre han estado apoyando a este sector en la organización como gremio y cumplimiento de las exigencias legales, pero que la secretaría dejó de ser autoridad en 2012 y hoy todo está en manos de la ANM. “la agencia ha centralizado todo, una sola vez al año hacen una visita lo que amerita que las secretarías de minas vuelvan a tener ese control y autoridad porque lo único que podemos hacer es acompañarlos y asesorarlos. Con ellos acabamos de diseñarles el protocolo de bioseguridad para que puedan operar”, destacó el funcionario.

El Secretario de Minas y Energía del Cesar manifiesta que otro problema es el mercado, como lo confirma la representante legal de Coomulaval. “Nosotros tenemos más de 100 mil ladrillos esperando para ser vendidos, al Cielo entran entre 5 y 10 carros y compran entre 5 mil y 10 mil ladrillos, por eso la situación es complicada”, precisó.

Te puede interesar: Herida letal sobre las finanzas del Cesar: ¿habrá recuperación?

La situación de las familias de la vereda El Cielo es preocupante, están desabastecidos, de las más de 200 personas del caserío solo un 50 % recibió ayuda humanitaria representadas en mercados, ello los llevó a protestar hace varias semanas al salir a la vía Valledupar-Bosconia para hacerse sentir y que la administración municipal o el departamento del Cesar les tendiera la mano.

POR: JOSÉ URBANO CÉSPEDES