31 mayo, 2021

Vías del Cesar fueron despejadas luego de largas horas de bloqueo

Transportadores y viajeros denunciaron que las protestas están provocando actos delincuenciales y pérdidas económicas a los pequeños comerciantes de las zonas en donde se realizan los plantones.

Las vías bloqueadas de San Alberto y Curumaní estaban despejadas al cierre de esta edición.

Los bloqueos en el municipio de San Alberto y Curumaní terminaron este lunes debido a que los manifestantes decidieron retirarse temporalmente de las vías que obstruían para esperar los nuevos lineamientos del Comité Nacional de Paro.  

De acuerdo con Arcenio Espitan, líder sindical del municipio de San Alberto, la vía Panamericana que fue bloqueada desde las 3:30 a.m., el pasado viernes se encuentra despejada. Comentó que los campesinos, estudiantes y sindicalistas que estaban en el lugar se desplazaron a sus respectivos hogares para esperar las determinaciones del Comité Nacional. 

Acotó que la protesta continúa, pero que por el momento decidieron irse del lugar porque no son completamente autónomos para seguir asentandos en las vías sin tener en consideración los acuerdos a los que llegue la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, con el Gobierno nacional. 

“No dejaremos de protestar por nuestros derechos y por mejores políticas gubernamentales que le brinden beneficios al municipio de San Alberto. Son muchas las necesidades en educación, salud, vivienda y saneamiento básico que tiene el territorio y eso es lo que nos impulsa a seguir manifestándonos en la vía para que escuchen nuestras peticiones”, comentó Espitan. 

Lea también: Cerrejón reanudó operaciones férreas después de más de 20 días bloqueo

Agregó que están a la espera de una mesa de diálogo con el gobernador del Cesar, Luis Alberto Monsalvo, para que las solicitudes de los campesinos y la comunidad del municipio las conozca de primera mano y se realicen compromisos “verdaderos” para el mejoramiento de la calidad de vida de los ciudadanos de ese territorio. 

CURUMANÍ 

Así mismo, el campesino de Curumaní, Gabriel Guerra, señaló que los más de 700 campesinos de esa zona y del Catatumbo, Norte de Santander, asentados a los alrededores del puente Animito en la Troncal de Oriente, se fueron a las veredas y parcelas en donde viven luego de una asamblea que reunió aproximadamente a 800 campesinos. 

“Los demás compañeros se fueron a sus casas porque en la asamblea que se hizo entre el 29 y 30 de mayo se socializaron muchas propuestas para el mejoramiento de las condiciones laborales del campesinado, las cuales serán dirigidas al Gobierno nacional. Estamos a la espera de que posiblemente se realice una asamblea en Bogotá”, comentó Guerra. 

Aseveró que los campesinos que volvieron a sus hogares lo hicieron con el propósito de exponerles dichas propuestas a los demás trabajadores del campo que no pudieron protestar en los últimos días. 

LOS TRANSPORTADORES Y EL COMERCIO “RESPIRAN”

El despeje de la vía Panamericana del municipio de San Alberto es una “buena noticia” para los camioneros y transportadores que provienen del departamento del Santander. Así lo dio a conocer Camilo Parra, miembro del la Asociación Colombiana de Camioneros, ACC, que aseveró que cinco compañeros de trabajo fueron víctimas de robos en las largas colas que se presentaron en la carretera en los últimos días. 

No deje de leer: El ‘desprecio’ de las administraciones locales hacia los arquitectos e ingenieros del Cesar

“A varios compañeros los abordaron en los camiones y cerca de ellos para robarlos. Como la fila era muy larga los últimos quedaban muy expuestos y retirados, entonces los delincuentes se aprovecharon de ellos. Tengo conocidos a los que les robaron las carteras, relojes, dinero y otros objetos personales”, señaló Parra. 

No solo los transportadores se han visto afectados por presuntos infiltrados que se colaron en el bloqueo. También los pequeños comerciantes de tiendas de abastos tuvieron que cerrar sus locales ante la presencia de “gente sospechosa” y la falta de compradores, según Robinsón Márquez. 

“Yo tuve que cerrar mi tienda porque muchos maleantes venían desde la vía Panamericana en moto o en bicicletas para aprovechar el desorden que se formaba en el casco urbano de San Alberto para atracar en los establecimientos”, argumentó. 

Aseveró que muchos transportadores, que durante años al llegar al municipio se abastecían de comida y objetos personales, dejaron de hacerlo por el bloqueo y esto le ocasionó tanto a él como a otros comerciantes pérdidas económicas.

Por: Namieh Baute Barrios / EL PILÓN 

@namiibb